spot_img

La publicación agraria líder

domingo, junio 26, 2022
spot_img
InicioPortada APPAzucarera y Acor publican su recomendación de variedades de remolacha para esta...

Azucarera y Acor publican su recomendación de variedades de remolacha para esta campaña

Las dos entidades especifican la resistencia y tolerancia a las principales amenazas para el cultivo. Ambas parten con el objetivo de incrementar la superficie de siembra y fían su resultado a la complicidad entre agricultor, equipo técnico e industria

Ya falta menos para el inicio de una campaña de siembras que se plantea con buen número de incógnitas. El precio del azúcar es una de ellas, pero también cómo se repartirán la superficie los diferentes cultivos de regadío, con una patata que muchos sitúan en un retroceso táctico.

Azucarera ha dado a conocer su propia recomendación de variedades, trece opciones organizadas en función de la resistencia o tolerancia a las principales amenazas sanitarias de la mitad norte peninsular, como rizomanía, nematodos o rhizoctonia.

También dedica un capítulo a las variedades Conviso Smart, y en todos los casos se especifica el comportamiento que la planta ensayada ha tenido en relación con cercospora, hoja enferma y pudrición.

Agroteo, la sociedad formada por agricultores remolacheros y la propia Azucarera, proporciona algunas pautas para seleccionar la variedad más adecuada a cada parcela. Además del asesoramiento que supone este estudio, la compañía bonifica al socio con 10 euros por unidad adicionales en determinadas variedades seleccionadas por sus buenos resultados en rendimiento y polarización.

“Uno de los puntos clave para tener éxito en el resultado final es elegir la variedad óptima para cada parcela”, apuntan desde Agroteo. La genética, año a año, se supera logrando adaptarse para ayudar a obtener mejores resultados, además de poder hacer frente a los diferentes problemas que pueden aparecer en cada una de las zonas.

Tres pasos para elegir la variedad más adecuada

Para esta campaña, en la selección de semillas, además de los resultados de los campos de Aimcra, se han tenido en cuenta los buenos resultados obtenidos en las parcelas de los propios agricultores.

Hay tres pasos importantes para elegir la variedad más adecuada a cada parcela:

1. Identificar los riesgos que puede tener la parcela para que la remolacha se desarrolle correctamente:

  • a. Nematodos: se debe elegir una variedad tolerante a nematodos si se tiene este problema en la parcela.
  • b. Cercospora: debemos usar variedades con alta resistencia a la enfermedad y llevar a cabo un tratamiento adecuado en especial en las siguientes zonas con alta incidencia:
    • • Toro: Vegas del Río Duero, Canal de Castilla
    • Miranda: Rioja, Navarra, Llanada Alavesa y Valles Alaveses, El Valle del Duero en Aranda de Duero y Soria, Vegas del Arlanza
    • La Bañeza: Vegas del Río Órbigo, Río Tuerto, Río Esla, Canal de Arriola, Páramo Medio y Páramo Bajo.
  • c. Rhizoctonia: debemos usar las variedades especificadas solo en las zonas con riesgo y en las parcelas donde haya antecedentes graves de esta enfermedad. Para paliar los daños, combinaremos el uso de la variedad junto con medidas agronómicas de rotación. Las zonas más problemáticas son:
    • Toro: Salamanca en la Zona de Canales.
    • La Bañeza: Páramo alto, medio y bajo, Vegas del Río Órbigo.
  • d. Herbicidas residuales en el cultivo anterior o parcela problemática en el control de malas hierbas: te recomendamos elegir una variedad Smart.

2. En ausencia de riesgos elegir una variedad de rizomanía.

3. Dar más importancia a las variedades que sabemos que responden bien en nuestra parcela.

Para asegurar el éxito en la producción, pero seguir probando variedades más prometedoras que cada año aparecen nuevas en el mercado, desde Azucarera se recomienda introducirlas de manera paulatina y ocupar como máximo el 15% de la superficie con estas nuevas variedades.

Tolerancia a herbicidas ALS

Cada vez va siendo más habitual encontrar variedades de remolacha tolerantes a los herbicidas inhibidores de la síntesis de aminoácidos, de la enzima cloroplástica acetolactato sintetasa concretamente, conocido como ‘ALS’.

Estas variedades obtenidas por ingeniería genética sin utilizar transgénicos ni modificaciones genéticas creadas o inducidas, ha permitido -por cruzamientos de diferentes variedades de remolacha- obtener una planta resistente a un herbicida sistémico, facilitando notablemente el control de malas hierbas en parcelas complicadas o con resistencia a otros herbicidas.

Esta nueva tecnología ya la comercializan dos empresas, KWS y SesVanderHave. Está estudiado que el control de las malas hierbas es esencial para lograr un rendimiento elevado.

Un descontrol de malas hierbas puede suponer una reducción del 50 al 95% de la producción (como han demostrado los estudios elaborados por Petersen en 2003 y por Oerke & Dehne, en 2004). De ahí la importancia de mantener una parcela limpia.

Actualmente estas variedades son comercializadas bajo el conocido nombre Conviso Smart, y hacen posible la introducción de dos nuevas materias activas para el control de malas hierbas en remolacha, Foramsulfuron y Tiencabazon-metil, comercializadas bajo el nombre del herbicida Conviso One, aplicable desde cotiledones hasta 8 hojas, con efecto de contacto y residual.

Nunca se debe aplicar este herbicida sobre remolacha convencional, pues detendrá la asimilación de nutrientes y aguas provocando su amarilleamiento y atrofia, advierten desde Agroteo.

Con estas variedades, más aún que con las convencionales, es muy importante retirar, si apare-ciesen, los espigados y evitar la acumulación de semillas en la parcela. Para evitarlo es importante no hacer siembras tempranas para reducir la vernalización que da pie al espigado.

Acor espera llegar a las 12.000 hectáreas

Acor inició este año la contratación de la campaña 2021-2022 el 25 de enero, “por lo que llevamos casi un mes explicando y animando a la siembra de este cultivo”, señalan desde la cooperativa.

La contratación marcha adecuadamente, “a pesar de que este año nos hemos adelantado por bastante a las siembras”. Desde finales de enero se han registrado abundantes precipitaciones (cerca de 100 litros) y la cooperativa recomienda ser paciente y realizar la siembra en las mejores condiciones posibles, ya que se está a tiempo de sembrar en fe-chas óptimas y esto resulta fundamental para un buen desarrollo del cultivo. Se espera esa ‘ventana’ de unas tres semanas de buen tiempo para poder entrar en las parcelas y realizar las labores preparatorias y la siembra.

Otros problemas para la remolacha

Además de la incidencia de las lluvias, la remolacha en Castilla y León sufre otros problemas que siguen lastrando las siembras de remolacha. Por un lado, la imposibilidad de ampliar por encima del 20% la superficie comprometida en los contratos originales con la Junta o de poder reengancharse al nuevo Programa de Desarrollo Rural (PDR) de este cultivo si se abandonó el primero.

Otro problema que afecta desde hace ya años a los agricultores de la región a la hora de lanzarse a sembrar remolacha son los retrasos en las autorizaciones y conflictos con la CHD, “que lamentablemente no terminan de solucionarse”, apuntan desde la cooperativa.

Importantes novedades

A pesar de todo ello, hay animación entre los socios, por lo que la entidad espera superar la superficie de cultivo de la campaña pasada (10.400 hectáreas) y llegar en torno a las 12.000 esta primavera.

Para ello Acor ha lanzado una contratación “simple, clara y transparente” para todos sus socios, dentro de lo que ha denominado iniciativa Remolacha 5 G, recordando todo lo que ofrece a sus socios y con dos importantes novedades para esta campaña:

1. una bonificación de la semilla por 150 €/unidad de semilla remolachera (hasta un máximo de 1,2 unidades/ha), es decir, hasta un máximo de 180 €/ha. Esta bonificación se aplica, prácticamente, a la totalidad de las variedades comerciales existentes.

2. posibilidad de solicitar un adelanto de campaña de 1.000 €/ha., de forma similar a otros años, pero sin coste financiero para el socio que asumirá íntegramente la Cooperativa.

Por tanto, al ingreso mínimo garantizado al socio de 42 €/t remolacha tipo (incluyendo las ayudas nacional y regional para 100 t/ha), hay que unir esta campaña la nueva bonificación por semilla, que se traduce en que el socio tiene garantizado percibir un mínimo de 43,8 €/t remolacha tipo, junto a la posibilidad de un anticipo de hasta 1.000 €/ha., a devolver sin coste alguno con las primeras entregas en otoño.

Respaldo técnico

Los análisis de tierra gratuitos con unas recomendaciones a través de un nuevo formato y mucho más ajustadas, y el asesoramiento técnico a lo largo de toda la campaña junto a los arranques de la remolacha a través de los módu-los organizados por la propia cooperativa, son otros de los complementos que la cooperativa pone a favor del socio a través de la Iniciativa Remolacha 5G.

La cifra de entre 12.000 y 13.000 hectáreas constituye el objetivo máximo de contratación de la cooperativa, pues considera que la molturación de entre 1,25 y 1,3 millones de toneladas anuales de remolacha para la fábrica de Olmedo constituye la cifra “óptima y ajustada” entre el potencial productivo de la fábrica, su consumo energético y la duración de la campa-ña, que debe ser de entre 125 y 130 días.

Variedades recomendadas

Los ensayos de Acor se centran este año en la tolerancia a rizomanía y nematodo de quiste. El documento especifica diferentes parámetros de la nascencia y la producción de plantas resistentes a rizomanía y nematodo de quiste. Para Acor, “las variedades que presentan de año en año las casas comerciales van acordes tanto a las exigencias del mercado como del agricultor”.

El objetivo es conseguir variedades con alta polarización y a la vez con buenos resultados en peso, “sin olvidar la importancia de la tolerancia a cercospora, debido al aumento progresivo de dicha enfermedad y a la virulencia con la que se manifiesta”.

Lo primordial es realizar un análisis de tierra de la parcela que vamos sembrar, para ver en qué estado se encuentra y detectar la presencia del ‘heterodera schachtii’, pues si lo hubiera debería decantarse por una variedad tolerante a nematodos.

También es importante tener en cuenta el histórico de la parcela, para tener constancia de la incidencia que en ella hay de enfermedades como cercospora o rizomanía agresiva. Teniendo en cuenta ese historial, “valoraremos también si hay posibilidad de aparición de rhizoctonia, en cuyo caso podría utilizarse una variedad tolerante a la enfermedad”, recuerdan desde la cooperativa.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img