spot_img
La publicación agraria líder
jueves, enero 27, 2022
spot_img
InicioGanaderíaUn libro de texto de Castilla y León "difama a la ganadería",...

Un libro de texto de Castilla y León «difama a la ganadería», según COAG

El coordinador general de COAG Castilla y León, Aurelio Pérez, ha presentado esta mañana en el registro de la Consejería de Educación un documento que solicita a dicho organismo que “admita este escrito y, en su virtud, inicie el mecanismo que normativamente corresponda para evaluar el contenido del libro de texto bilingüe de 4º de Primaria, “Natural Sciences ByMe” de Ediciones Bilingües SL que adjuntamos, y determine si la unidad didáctica que trata sobre la ganadería reúne los requisitos de objetividad y neutralidad para ser considerado adecuado para su uso en los centros educativos de nuestra Comunidad Autónoma”.

COAG Castilla y León descubrió que el libro de texto bilingüe de Ciencias Naturales de 4º de Primaria que calumnia a los ganaderos se está utilizando en los colegios de Castilla y León. Aunque la Consejería de Educación no tenía constancia de ello. Y dado que el libro en cuestión, que se imparte a alumnos de 8 y 9 años, incluye afirmaciones gruesas contra las labores ganaderas y no recoge ninguno de los diversos informes producidos por los más dispares organismos que desmienten tales afirmaciones, COAG Castilla y León se ve obligado a poner el asunto en manos de la autoridad competente con la esperanza de que se haga justicia.

Un portavoz del departamento de Educación ya informó a COAG en su día de que el departamento estaba abierto a que un grupo de expertos analizara el libro y emitiera las consideraciones que el texto le suscitara.

Y es que a los ganaderos les ha tocado la china: el lobo, la ministra Teresa Ribera, el Real Madrid con su promoción de la carne vegetal, el cierre de los canales de distribución alimentaria por la pandemia, parece que todo se conjura contra ellos. Hasta el filántropo Bill Gates anda recomendando el consumo de carne de laboratorio para reducir las emisiones del ganado, a pesar de que hay estudios fiables que niegan que el ganado sea gravemente contaminante. Y ya se están estudiando en organismos comunitarios normativas de difícil cumplimiento relativas a la cría de animales en intensivo, que la harían inviable porque anularían completamente su rentabilidad.

Y se abre un nuevo frente: ahora los colegios explican a sus alumnos que la ganadería contamina, rompe la biodiversidad y envenena a los consumidores.
El libro de texto bilingüe sostiene sin rubor que la ganadería es uno de los principales factores de deforestación, que origina un alto nivel de contaminación atmosférica o que los ganaderos atiborran de antibióticos al ganado que puede afectar a la salud de los consumidores.

Y estos documentos tienen su recorrido. La página web de la editorial dice que “en la actualidad, más de 68.000 profesores de 14.000 centros educativos enseñan con productos Macmillan (matriz de Ediciones Bilingües), llegando a más de 2,5 millones de estudiantes. Desde 1987, hemos publicado más de 2.200 libros digitales y de texto en España, incluyendo 600 títulos de literatura infantil y juvenil desde 2007”.
Las afirmaciones contundentes que exhibe el libro de texto se hacen a pesar de la existencia de estudios o de contrastadas prácticas ganaderas que muestran lo contrario. La fermentación entérica, que se genera en el estómago de los rumiantes (vacas, búfalos, ovejas y cabras) produce gas metano que estos animales, en contra de lo que se cree, no expulsan mediante flatulencias, sino mediante exhalaciones. Pues bien, estos gases de efecto invernadero, solo suponen el 5 por ciento de todas las emisiones, una cantidad insignificante. El resto es responsabilidad de los humanos, informa la revista Verne, del grupo Prisa. Un ejemplo: si usted viaja en avión a Roma contamina más que si come carne durante un año. Conclusión: los rumiantes no contaminan.

A pesar de ello, el editado manual de texto explica: “la cría de ganado causa problemas medioambientales, como las altas emisiones de metano que van a la atmósfera”, recoge la web club-caza.com.

Además, la Sociedad Española de Médicos de Familia, en su guía titulada “La importancia de la carne de vacuno en España”, defiende que «el consumo de vacuno está en nuestra cultura y no debe excluirse porque tiene nutrientes esenciales para nuestro organismo, sobre todo vitaminas y hierro». El manual de Ediciones Bilingües, sostiene sin embargo que “los granjeros dan a los animales antibióticos para protegerlos y mantenerlos sanos. Estos antibióticos pueden acabar en la comida y en la bebida” de los consumidores.

Y lo mismo sucede con el apocalipsis que el libro de cuarto de primaria avanza con relación a la pérdida de la biodiversidad que supuestamente ocasiona la ganadería. Es sabido que los ganaderos son los jardineros de la naturaleza y garantizan la sostenibilidad del entorno rural. El pastoreo previene los incendios, la poda sanea los árboles centenarios, que no existirían de no existir la ganadería. Hay un razonamiento de Perogrullo: nadie necesita tanto la naturaleza como el ganadero ¿Por qué iba a degradarla?

Además, el modelo que defiende COAG Castilla y León consiste en ganadería basada en el modelo social, es decir, el desarrollado por explotaciones familiares y profesionales. Una ganadería sostenible, integrada en el medio, que estructura y vertebra el territorio, y que genera riqueza y empleo contribuyendo al mantenimiento del tejido social, productivo y medioambiental, y contraponiendo a los modelos que nos han llevado a la España vaciada. “Nosotros también nos desgañitamos denunciando proyectos como la macrogranja de Noviercas”, aduce COAG.

Y este modelo, no sólo respeta la biodiversidad, sino que contribuye a su mantenimiento. Basten tres ejemplos. Son las explotaciones familiares las que garantizan las producciones de calidad (Denominaciones de Origen, Indicaciones Geográficas protegidas, etc.) reconocidas a partir de razas autóctonas, muchas veces en peligro de extinción. Por otro lado, la ganadería extensiva garantiza la amplia biodiversidad a ella vinculada (cabría pensar como paradigma en las tradicionales cañadas reales o los sistemas adehesados, o todas esas zonas donde la acción de la ganadería garantiza la existencia de pastos de los que también se benefician especies salvajes, o de esos carnívoros y carroñeros que cada día se desayunan con reses). Y, por último, son la mejor garantía de prevención de incendios en terrenos forestales o anejos a estos.

Ediciones Bilingües SL ha asegurado a COAG: “Lamentamos haber dado lugar a malas interpretaciones ya que procuramos tratar los contenidos con toda la objetividad y neutralidad que nos es posible. En este caso, el contenido fue trabajado por el equipo editorial, consultando, entre otras fuentes (nombra varias fuentes).
No obstante, tomamos nota de la observación para efectuar una revisión de este contenido de cara a próximas reediciones y quedamos abiertos a recibir cualquier documento o informe que podamos sumar a nuestras fuentes de consulta”.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img