spot_img

La publicación agraria líder

sábado, febrero 4, 2023
spot_img
InicioGanaderíaCómo ser un pastor trashumante en el siglo XXI

Cómo ser un pastor trashumante en el siglo XXI

En los tiempos que corren ser trashumante puede considerarse una rebelión contra el sistema. Si es así, el pastor vallisoletano Rubén Jiménez Alonso y sus ovejas son toda una revolución

Daniel González //

Rubén, vecino de El Carpio (Valladolid), era buen estudiante, pero tuvo claro desde siempre que quería seguir con la tradición de su familia: la trashumancia. Hijo y nieto de pastor, y padre de tres hijos, a sus 39 años cuenta con un rebaño de 3.500 ovejas que le hacen trabajar de sol a sol, del amanecer al atardecer. “Es un oficio que te tiene que gustar, porque significa mucho sacrificio”, subraya.

El carpeño trabaja todos los días del año, viajando con sus ovejas allá donde los pastos son mejores según la estación del año. Llueva, nieve o haga calor, las miles de ovejas de Rubén necesitan comer y beber. Esto es la trashumancia, un arduo trabajo que pocos están dispuestos a hacer y que el pastor refleja en una anécdota: “En un día lluvioso un amigo me sugirió salir a tomar algo ya que, para él, no se podía trabajar en el campo. A lo cual yo le respondí: tú en los días lluviosos comes y bebes, ¿verdad?, pues mis ovejas también”.

Rubén Jiménez Alonso y su rebaño

Un oficio más actual de lo que se puede pensar

Rubén sabe cuál es su pasión, y no duda en ir a contracorriente y dar continuidad a una tradición milenaria en peligro de extinción. Es el único trashumante de El Carpio y uno de los tres pastores que quedan en el pueblo. Los largos recorridos a pie, el tener que andar siempre detrás de las ovejas, y las largas jornadas de trabajo pueden parecer poco atractivas en los tiempos actuales. Pero eso no le echa para atrás. Todo lo contrario, pues no duda en utilizar sus ovejas para dar solución a los problemas surgidos precisamente por la disminución de rebaños trashumantes en España.

Rubén sabe cuál es su pasión, y no duda en ir a contracorriente y dar continuidad a una tradición milenaria

Y es que este oficio cuenta con grandes beneficios para el ecosistema. La trashumancia es la ganadería más extensiva de las extensivas, y con su rotación a lo largo y ancho del territorio, los rebaños diseminan semillas y fertilizan el suelo. También mejoran la biodiversidad, permiten el mantenimiento de la cubierta vegetal, y ejercen un control del desarrollo de matorrales para prevenir los incendios forestales.

Ovejas bombero para prevenir incendios

Después de uno de los veranos más secos y calurosos de la serie histórica, han sido los fuegos los protagonistas de los informativos de este verano. Un total de 51 grandes incendios que han calcinado más monte que nunca, cerca de 250.000 hectáreas, y que han devorado todas las estadísticas anteriores.

Unas cifras negativas que han puesto en el punto de mira una tendencia que ha ido ganado popularidad en la última década: las ovejas bombero. Y, en esto, Rubén tiene mucho que contar. Con su rebaño lleva años desbrozando las dehesas de Boadilla del Monte, en la Comunidad de Madrid. Con ello se reduce la carga de combustible, controlando el desarrollo del matorral en las áreas de cortafuegos, y así disminuye el riesgo de incendios y se facilitan las tareas de extinción.

Con el pastoreo, se reduce la carga de combustible, controlando el desarrollo del matorral en las áreas de cortafuegos

Ovejas bombero con las que Rubén quiere destacar un oficio que, aunque parezca desactualizado, puede colarse en el boletín informativo diario y posicionarse como el futuro en la lucha contra unos incendios forestales que, con el cambio climático, los expertos creen “irán a más”.

La agrivoltaica, unión de ganado tradicional y energía solar

Además de las ovejas bombero, otro término que ha surgido recientemente es la agrivoltaica, una actividad que busca fusionar algo tan tradicional, como el pastoreo, con la más novedosa energía solar, de tal forma que se beneficien mutuamente la una de la otra.

Y aquí, de nuevo, Rubén tiene mucho que ver. Él forma parte de un proyecto lanzado por la empresa Solaria para limpiar a través del pastoreo sus parques fotovoltaicos. Con el desbroce de las fincas por sus ovejas se evita la utilización de productos químicos o el desbroce con máquinas en la planta.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img