La publicación agraria líder
lunes, diciembre 6, 2021
spot_img
InicioCooperativasCopiso incrementa su almacenaje, construye una planta de blending y proyecta una...

Copiso incrementa su almacenaje, construye una planta de blending y proyecta una segunda fábrica de piensos

Ha construido cuatro naves más en su complejo industrial de Valcorba, con una inversión superior a los dos millones de euros. La I+D+i sigue siendo una apuesta clave de la cooperativa, como el proyecto para producir gas verde a partir de purines

 

La cooperativa Copiso ha sumado este verano 30.000 toneladas a su capacidad de almacenamiento, con la construcción de cuatro naves más en su complejo industrial de Valcorba, que ha supuesto una inversión de más de dos millones de euros.
Gracias a la red de almacenes que tiene por toda la provincia y las naves de Valcorba, la cooperativa soriana puede almacenar un total de 185.000 toneladas de cereales y materias primas.

Una capacidad que permite a Copiso no solo mejorar el servicio a los socios, sino también planificar mejor su actividad y estrategia de desarrollo y crecimiento, como ha recordado su director-gerente, Pascual López.

Los datos económicos así lo demuestran, ya que el volumen de negocio de la cooperativa y de sus empresas vinculadas fue, en el ejercicio de 2020, de 299.706.029 euros (150.405.585 euros facturó la propia cooperativa, y 149.300.444 euros las empresas participadas).

Un modelo de éxito

Las previsiones para 2021 continúan con el crecimiento de volumen de negocio, que ya ha hecho de Copiso la mayor cooperativa española de producción porcina, y un referente nacional e internacional en el sector agro-ganadero por su “exitoso” modelo cooperativista de economía circular, y de compromiso con el territorio y con el medio rural, además de con sus socios, claro”, indica Pascual López.

Las inversiones de Copiso en el ejercicio de 2020 ascendieron a ocho millones, cinco millones más que el año anterior, ya que también se pondrá en marcha -para la próxima campaña- una planta de blending (fertilizantes ‘a la carta’) en la localidad de Almazán, que supone un coste de más de 2,5 millones de euros.

La reforma del edificio de las antiguas oficinas de la Avenida de Valladolid, y otras actuaciones en distintas instalaciones comarcales y en granjas, completaron esa partida inversora.

Pero el principal proyecto a medio plazo es la construcción de una segunda fábrica de pienso, también ubicada en el complejo de Valcorba, que contará con una inversión superior a los 10 millones.

La que se puso en marcha en 2015 ya se encuentra a pleno rendimiento productivo con tres turnos de trabajo. La nueva fábrica se dedicará, sobre todo, a pienso para porcino de cebo.

Tendrá capacidad para producir entre 800 y 1.000 toneladas al día. En este momento se está en el trámite de la elaboración del proyecto.

El volumen de pienso elaborado en 2020, en la actual fábrica, fue de 260.604 toneladas, es decir, un incremento de un 1,4% respecto al ejercicio anterior.

Como se encuentra al límite de su capacidad productiva, Copiso suministró otras 136.474 toneladas de varias fábricas de apoyo, lo que hace un total de 397.078 toneladas de pienso para todo el grupo de Copiso.
El volumen de cerdos vendidos por las sociedades en las que participa Copiso sumó, en 2020, un total de 978.462 animales de cebo, un 3,5% más que el pasado año. El objetivo del millón ya está al alcance de la mano dentro del año 2021, según fuentes de la entidad.
La investigación, innovación y desarrollo (I+D+i) sigue siendo una apuesta muy presente de Copiso, que desarrolla continuamente programas en colaboración con administraciones, empresas y universidades.

Life Smart Agromobility

Uno de los proyectos más destacables en los que participa Copiso es el LIFE Smart AgroMobility. Se inició en octubre de 2020 y finalizará en 2023.

Se trata de una iniciativa “ambiciosa e interesante” que se desarrolla en la granja porcina de la localidad de Sauquillo de Boñices, en la que se instalará una pequeña planta transformadora, que utilizará la biotecnología de microalgas y el proceso llamado ‘upgrading’, para transformar un producto residual estratégico como es el purín, en un gas verde renovable, con características similares al gas natural, según Marcos García, responsable del proyecto en Copiso.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img