spot_img

La publicación agraria líder

jueves, octubre 6, 2022
spot_img
InicioEditorialEl agua al servicio de las personas

El agua al servicio de las personas

La actualidad del campo pasa por el agua, porque el temporal de la semana anterior nos dejó la que necesitábamos para la colza y el cereal. Pero también porque es mucho lo que queda por trabajar en relación con otra agua, la del regadío, tan necesaria para la agricultura competitiva que todos deseamos. La que genera valor añadido y permite fijar población en el medio rural.

Hay mucho que trabajar en aguas superficiales. Castilla y León necesita aumentar su capacidad de regulación. En román paladino: ser capaz de embalsar más. Tener más regadíos y modernizar los existentes para generar más riqueza y para aprovechar mejor los recursos. A nadie se le escapa que los próximos años pueden ser más secos y que se debe avanzar hacia una gestión más eficiente y sostenible de cada gota.

También, y especialmente, hay que avanzar mucho en relación con los acuíferos, que suponen el 30% de nuestro regadío. Hay un problema serio con las aguas subterráneas, un problema de escasez, de contaminación, de diálogo y entendimiento. Como en todos los ámbitos de la vida, los problemas se solucionan con voluntad y actitud, más que con leyes y códigos.

Por eso el pasado 19 de noviembre celebrábamos el I Congreso de Regadíos de Aguas Subterráneas, de la mano de la Diputación de Valladolid, con más de 300 agricultores reunidos para una puesta en común necesaria.

Muchos tomaron la palabra, y quizá fuera el consejero Jesús Julio Carnero quien mejor sintetizó el espíritu del debate: la CHD debe ser capaz de entender lo que dice el medio rural, porque el agua es vida y debe estar al servicio de los agricultores y ganaderos. De los ciudadanos.

Se trata de un recurso que debe tener la adecuada regulación, sí, y por eso se habló mucho de la constitución de CUAS y de un Plan Hidrológico que no atiende las demandas de Castilla y León. En el caso de las aguas subterráneas, ni siquiera garantiza que se mantenga la actividad.

En el campo se habla de otras cuestiones, y por eso lo reflejan las páginas de CAMPO. Como el precio de los fertilizantes y del resto de insumos, que está poniendo a sectores como la horticultura al borde del precipicio. O como el Programa de Actuación para abonar en las llamadas zonas vulnerables, que muy pronto verá la luz.

Muchos frentes abiertos y una actualidad que no se detiene. El año que viene seguiremos recorriendo juntos ese camino.


Este texto se publicó como editorial del número 92 de CAMPO, el 5 de diciembre de 2021

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img