spot_img

La publicación agraria líder

miércoles, agosto 17, 2022
spot_img
InicioPatataEl arranque de la patata temprana ya es general (y escalonado) en...

El arranque de la patata temprana ya es general (y escalonado) en Castilla y León

Oferta y demanda trabajan de forma coordinada, sin agobios en las entregas. El sector reconoce que el precio está bien: "Esperemos que siga así"

Ricardo Ortega

La patata temprana ya se recoge en todas las zonas productoras de Castilla y León, sin cuellos de botella y sin dramas por culpa de los precios.

En un año en el que los golpes de calor han afectado tanto a muchos cultivos, como la colza o el cereal, en el caso de la patata afectó poco. En Castilla y León el tubérculo era aún muy pequeño cuando se dieron las elevadas temperaturas de mayo, con una planta que aguantó bien.

Marco Martín, presidente de la asociación de operadores Asopocyl, destaca que el arranque está siendo escalonado, en condiciones que benefician a todas las partes.

Como en el caso de Alfredo Recio, de Valdestillas, ha cosechado cerca de 50 toneladas por hectárea de la variedad Colomba. Eran las primeras dos hectáreas de las diez que ha sembrado este año. También ha puesto Agria y Divaa.

No ha tenido problema de riego y, de hecho, la Colomba solo ha demandado agua a partir de mediados de mayo. “Nos ha beneficiado el que se trate de una patata de ciclo corto, que ‘se crece’ antes que otras”, señala.

Alfredo es partidario de diversificar las variedades y los ciclos para poder arrancar con calma. En su planificación está volver a arrancar en agosto y dejar parte de la cosecha para septiembre. El problema de la Colomba es que se debe atinar bien con la fecha de siembra y de recogida, “puesto que si te demoras coincidirá con otras variedades” y valdrá menos dinero.

La Colomba se ha recogido a mano, con cuadrillas procedentes de Andalucía. Los gastos de producción no han sido demasiado elevados en su caso, sobre todo gracias a esos riegos no muy abundantes.

Con dudas afronta la campaña Emiliano García, de Villamediana, en la palentina comarca del Cerrato. Su trabajo se desarrolla en una de las zonas más afectadas este año por la escasez de agua, “y siempre con la presión de que pueden cortarla en cualquier momento”.

Este temor es el que lleva a tomar decisiones que no serían las más correctas en otro año, como la de adelantar los riegos. Todo su esfuerzo se va a centrar en sacar adelante las ocho hectáreas de patata que ha planteado este año, “aunque habíamos planeado una superficie mucho mayor”.

Ha sembrado Hermes y Agria, que espera cosechar a últimos de septiembre “si llega el agua”.

En El Carpio (Valladolid) los primeros que plantaron Colomba ya la están cosechando, y lo están haciendo en buenas condiciones. Quien lo va a hacer en las próximas fechas es Miguel Jiménez, que ya ha quemado las parcelas en las que tiene esta variedad.

La esperanza es que el fruto de su trabajo tenga una remuneración “justa”, ya que los costes de producción se han disparado y pueden superar los 7.000 euros.

Manuel Rodríguez es presidente de la Comunidad de Regantes de la presa de la Zaya de Valle y Miñambres, en la Valduerna.

Este año ha sembrado diez hectáreas de la variedad Babylon, similar a la agria y con muy buena sanidad. El tubérculo está muy desarrollado, aunque la cosecha está prevista para primeros de octubre.

También tiene variedades más tardías, como Yona, que fue la última en sembrar. Ya ha florecido y está cerrando líneas.

El problema va a estar en el riego, del que aún queda mes y medio, lo que puede suponer otros siete aportes de agua.

Fernando Barcenilla, de Peral de Arlanza, ha puesto doce hectáreas de agria, que cosechará entre finales de septiembre y principios de octubre. Ocho de las hectáreas están contratadas a 17 céntimos con los gallegos Patatas Conde. Las otras cuatro hectáreas irán al mercado libre. “El precio de la patata está bien y espero que siga así”, apunta.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img