spot_img

La publicación agraria líder

jueves, agosto 11, 2022
spot_img
InicioCerealEl cambio climático ya pasa factura al campo: cada año se pierde...

El cambio climático ya pasa factura al campo: cada año se pierde el 6% del valor de la producción

Una subida de las temperaturas de 2°C hasta 2050 incrementaría de forma exponencial el importe de la “factura climática”, según COAG. Reduciría un 20% de la superficie de viñedo de alta calidad y un 15% los rendimiento en trigo en el centro peninsular

El cambio climático ya pasa factura al campo español: cada año se pierde el 6% del valor de la producción, más de 550 millones de euros. Así se desprende del primer gran estudio divulgativo en torno a la evolución del clima y sus impactos en nuestros viñedos, olivares, campos de cereal y dehesas, presentado por COAG.

Bajo el título ‘Empieza la cuenta atrás. Impactos del cambio climático en la agricultura española’, el responsable del Departamento de Riesgos Agrarios de COAG y autor del estudio, Pablo Resco, ha presentado los resultados más relevantes de sus años de investigación en torno a la literatura científica ligada a los efectos en el campo español del calentamiento del planeta.

Décadas de emisiones de gases de efecto invernadero han hecho que los efectos del cambio climático sean ya visibles. De hecho, se prevé que la temperatura media global aumente entre 1,5 y 2ºC para mediados de siglo, de acuerdo con los dos escenarios climáticos futuros.

Un sector tan importante en España como el agroalimentario sería de los más perjudicados por su elevada dependencia del clima. En este sentido, en las conclusiones del estudio se resalta que:

En general, un calentamiento global de 1,5°C se traduciría en una bajada apreciable de los rendimientos y de la calidad de la producción en las zonas actuales de cultivo, pero más especialmente en las zonas más calurosas y áridas del sur peninsular.

El estudio presentado por COAG estima que se podría llegar a perder más un 10% de la superficie apta para los vinos de calidad en toda España; también podría llegar bajar en torno al 8% los rendimientos del trigo en la península.

Las mayores pérdidas irían asociadas al incremento del estrés hídrico en los cultivos debido al aumento de la evapotranspiración, por el aumento de las temperaturas, y al descenso de las precipitaciones. Este descenso iría acompañado de una mayor frecuencia de sequías, hasta 5 y 10 veces más alta si se superan los 1,5 o 2°C.

Además, las lluvias serían más intensas, lo que generaría erosión, y se concentrarían en épocas como el otoño, por lo que el agua sería menos aprovechable por los cultivos. Estos daños se podrían incrementar aún más por la mayor incidencia de plagas y enfermedades, que en el caso del trigo podría llegar a aumentar en un 60% las pérdidas actuales con un incremento de 2°C, pero sobre todo por el conjunto de adversidades climáticas.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img