La publicación agraria líder
lunes, noviembre 29, 2021
spot_img
InicioAgricultura ecológica¿El futuro de la agricultura ecológica? La llave la tiene el consumidor

¿El futuro de la agricultura ecológica? La llave la tiene el consumidor

“El tener cerrado parte del sector Horeca en determinadas fechas puede que haya influido en un descenso del consumo de carne ecológica, patatas, leche, legumbres, hortalizas… pero al final muchas pequeñas ganaderías e industrias tienen canales de comercialización más directos, venden en tiendas o cooperativas pequeñas y también se han adaptado rápido al canal de ventas online”, señala Juan Luis Fradejas, del Departamento de Ingeniería Agroambiental de INEA.

España tiene en su opinión mucho camino por recorrer, “pero en la parte agronómica y de comercialización se está avanzando mucho. Estamos demostrando que podemos y sabemos producir en estos sistemas pero faltan más apoyos y percibimos que se demanda formación”.

¿La solución está en las ayudas? Para el investigador, “las ayudas agroambientales que tenemos están muy bien y tienen que existir para que un agricultor o ganadero apueste por este sistema. Al principio, cuando estás en periodo de conversión no es fácil producir, y no es fácil ser rentable porque son estos años de transición en los que los suelos no están adaptados y nos dan una respuesta de baja producción y baja calidad que, unida a las ventas en canales convencionales, hace bajar la rentabilidad de la explotación”.

Otro aspecto importante es que estas ayudas a veces están mal diseñadas, “puesto que una vez que tienes un contrato agroambiental en vigor, no puedes incrementarlo en número de hectáreas si tienes esa posibilidad, teniendo que esperar a que finalice el primer contrato firmado. Aclaramos: sí se puede ampliar la explotación ecológica, pero las hectáreas que se amplíen no cobrarán ayuda y eso hace que muchos productores, si pueden, no se planteen crecer hasta nueva orden”.

Menores costes de producción

Las producciones en ecológico son más bajas respecto a la agricultura convencional, “es cierto, pero también hay que valorar que el coste energético del producto final ecológico es mucho menor, ya que para producir no utilizamos fertilizantes de síntesis química ni tampoco herbicidas, insecticidas ni fungicidas.

Nos basamos en producir a base de incrementar la actividad microbiana del suelo, cuidándolo lo máximo posible y moviendo el suelo lo menos posible para tener un cultivo sano de adventicias, gestionando unas rotaciones y cultivos asociados y adecuados”, recalca el profesor de INEA. También existen técnicas mecánicas de escarda que minimizan el impacto de labrar y favorece tener un desarrollo del cultivo en óptimas condiciones.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img