spot_img

La publicación agraria líder

miércoles, agosto 17, 2022
spot_img
InicioFertilizaciónEl precio del fertilizante, "una víctima más" de la incertidumbre

El precio del fertilizante, “una víctima más” de la incertidumbre

Henar García del Olmo, secretaria general de la Asociación Comercial Española de Fertilizantes (Acefer), ofrece algunas pistas sobre lo que puede esperarnos a medio plazo

Ricardo Ortega

El campo de Castilla y León se jugará el todo por el todo cuando finalice el verano y haya que pensar en nuevas siembras y nuevo abonado. La clave va a residir en los gastos de producción, un capítulo en el que tienen mucho que decir fabricantes y comercializadores de fertilizantes.

Henar García del Olmo, secretaria general de la Asociación Comercial Española de Fertilizantes (Acefer), ofrece algunas pistas sobre lo que puede esperarnos a medio plazo.

-Nos encontramos en un escenario de costes disparados para el agricultor, de forma muy destacada en el caso de los fertilizantes. ¿Qué razones hay para que se dé esta situación?

-Vivimos una situación muy diferente a la vivida los últimos años. El problema comienza tras la pandemia. Al reactivarse la economía mundial, la demanda creció y la oferta mundial se encontraba más ralentizada. A esto se le unió el comienzo de una crisis energética con un importante aumento de los costes energía, gas, luz, etc.

Los fertilizantes nitrogenados se producen en procesos industriales directamente relacionados con la energía, como es el gas natural, por lo que, si aumenta el precio del gas natural, aumentará el precio de los fertilizantes nitrogenados.

Por otro lado, el sector de los fertilizantes es un sector que se mueve a nivel global, los fertilizantes son ‘commodities’, y lo que ocurre en cualquier parte del mundo afecta directamente a este mercado.

-¿Cómo han influido los movimientos internacionales?

-Hemos vivido algunas situaciones que han influido directamente en el precio de las materias primas y más concretamente de los fertilizantes, como es la parada de exportaciones de fertilizantes por parte de China, hace ya meses, que se ha reducido un 60% en el primer trimestre del año. En India ha sucedido lo mismo, y esto ha afectado directamente al comercio internacional.

La guerra en Ucrania ha afectado igualmente de manera importante a los fertilizantes, ya que, como comentábamos, es un sector que se mueve a nivel global, y en cuanto algún componente se sale de la ecuación afecta a todo el conjunto.

En las últimas semanas se ha vivido también una crisis con Argelia, que también afecta a los fertilizantes, y si agrupamos todas estas situaciones, indudablemente, vemos una notable repercusión para el sector, que está suponiendo una gran incertidumbre para todos los agentes económicos, y por supuesto para el agricultor.  

-¿Es previsible que los costes se mantengan, o incluso se incrementen, de aquí a que comience la campaña de abonado de fondo?

-Normalmente, en la época estival los precios de los fertilizantes suelen reducirse ligeramente. La previsión es que los precios se mantengan o desciendan ligeramente en las próximas semanas, pero la incertidumbre que hemos comentado anteriormente nos obliga a ser cautos, ya que son situaciones ajenas al sector.

-¿Qué elementos o nutrientes tienen una perspectiva peor?

-Es evidente que uno de los principales problemas del mundo en este momento es el coste de la energía y ello influye de manera directa en los fertilizantes nitrogenados.

Por ello estos abonos son los que más preocupan: si la energía baja, bajarán los nitrogenados seguidamente y al tiempo fosfato y potasa.

El mundo que hemos vivido se ha basado en una energía barata o al menos asumible por los consumidores

Los actuales precios del petróleo, gas y electricidad están afectando especialmente a Europa, África, Latinoamérica y parte de Asia, no así a países productores de petróleo y gas como EEUU, Rusia o países árabes.

Este desequilibrio debe terminarse de una manera razonable con intercambios y cooperación, ya que las otras perspectivas nos llevan al descenso de producción de alimentos, hambrunas (véase lo sucedido en Sri Lanka) y conflictos mundiales que nadie en su sano juicio puede desear.

-¿Qué acciones están desarrollando los socios de Acefer para que el agricultor español realice un abonado con la máxima eficiencia?

-Desde hace ya años los socios de Acefer cuentan con un departamento de asesoramiento a agricultores. El sector de los fertilizantes en concreto y la agricultura en general, es un sector muy tecnificado y que avanza a grandes pasos en lo que a tecnología se refiere, pese a que la sociedad no visualice estos avances y esta tecnología directamente en el supermercado, pero, volviendo al asesoramiento, cada vez se tienen más en cuenta las necesidades nutricionales de los cultivos y el momento idóneo para el abonado.

-¿Hay alternativas?

-Cabe destacar que las situaciones comentadas están haciendo que algunas materias primas escaseen, y tengan que utilizarse otras materias primas con el fin de fabricar fertilizantes con los nutrientes necesarios para el campo.

La previsión de almacenamiento de fertilizantes para cuando el agricultor lo precise también es importante. Todo esto es labor de nuestros socios, quienes trabajan para que la actividad de abonado de los cultivos se lleve a cabo de la mejor y más eficiente forma posible, pese a las circunstancias mundiales que afectan al sector.

-¿Qué recomiendan al agricultor para afrontar el próximo año agrícola?

-El agricultor cada vez está más profesionalizado, tiene tecnologías que le permiten conocer en tiempo real el precio del gas, y de materias primas. También tiene herramientas para conocer la previsión climática de su zona.

No obstante, la incertidumbre no es solo para los comercializadores y distribuidores de fertilizantes, sino también para el agricultor que se mueve en este círculo. Habrá que ser paciente, ir observando los cambios que se van sucediendo, y ser prudentes en el sentido de acopiar lo necesario, sin correr riesgos pero asegurando una productividad.

Se puede reducir la fertilización (es la única forma hoy de reducir el coste de producción) una campaña o dos, pero enseguida la fertilidad del suelo empezará a disminuir.

-¿Dejar de abonar o abonar menos es una alternativa?

-La tierra es un reservorio de nutrientes y dependiendo de los cultivos podrá haber mayor o menor cantidad de nutrientes en el suelo tras la cosecha.

Es cierto que quizás una reducción del abonado durante una campaña se aprecia de manera leve en lo que a producciones se refiere, pero hay que ser conscientes de que los nutrientes que la planta vaya absorbiendo, si no se reincorporan, el siguiente cultivo puede notarlos, mostrando unos rendimientos más bajos con el paso del tiempo.

Junto con la tecnología ya a disposición de todos, recomendamos realizar análisis de suelos y conocer los nutrientes y características de los suelos para una planificación correcta de nuestro cultivo.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img