spot_img
La publicación agraria líder
lunes, enero 24, 2022
spot_img
InicioAguaEl riego moderno pasa por tener acceso a toda la información y...

El riego moderno pasa por tener acceso a toda la información y saber cómo y cuándo utilizarla

Los regantes reclaman que sigan adelante las modernizaciones y que se incremente la capacidad de embalse de la cuenca del Duero. La gestión del agua es más eficiente cada día

La situación de los embalses, mayoritariamente por encima del 80% de su capacidad, augura una campaña totalmente normal para satisfacer las necesidades de riego de todos los cultivos en Castilla y León. En cuanto a las dotaciones aprobadas en cada sistema de explotación, la Comisión de Desembalse de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) ratificó casi todas las propuestas presentadas por las comunidades de regantes en las diferentes juntas de explotación. Todos contentos. “Si la campaña viniese excesivamente seca podríamos tener la necesidad de revisar algunos de estos valores”, señala Ángel González, presidente de Ferduero y vicepresidente primero de Fenacore.

A pesar del gran potencial agrario que tiene Castilla y León, la Cuenca del Duero es la menos regulada de todas las españolas, ya que los embalses destinados a usos como el regadío tan solo tienen posibilidad de almacenar el 31% de sus recursos naturales. Por este motivo, Ferduero hizo un convenio de colaboración con el Itacyl y un contrato con la Universidad de Burgos para llevar a cabo el estudio de ‘Posibilidades de aumento de recursos hídricos en Castilla y León’. En él se muestran diferentes alternativas encaminadas a conseguir una regulación cercana al 50% de todos los recursos: balsas laterales, pequeños embalses de cabecera, recrecimientos de presas existentes y otros.

“Lo que queremos es que esas obras se vayan incorporando a los diferentes planes hidrológicos, en los correspondientes planes de medidas. Y que, lo que figure en ellos con consignación presupuestaria, que se cumpla. No como ha ocurrido en los planes anteriores, que apenas se ha ejecutado el 22% de las obras previstas relacionada con el regadío”, se queja Ángel González.

Compra a futuros

Desde la eliminación de las tarifas especiales de riego, en 2008, en Ferduero calculan que la factura eléctrica ha sufrido un incremento de un 120%. Así, las comunidades de regantes están explorando la opción de instalar fuentes de energías renovables, principalmente fotovoltaica, para autoconsumo y con posibilidad de verter a red con el fin de no depender tanto de las empresas eléctricas.

La nueva regulación eléctrica va a suponer un “incremento significativo” en los costes de la agricultura de regadío, que cuantifican en una horquilla ubicada entre los 25 a 35 euros por hectárea, motivado por las modificaciones en los costes, los períodos horarios y las penalizaciones. “Esto afecta a la rentabilidad ya muy ajustada por las inversiones en las que la agricultura está inmersa en la actualidad, mientras que los precios de los productos siguen estancados”, denuncia González.riego-goteo-Gonzalo

Las comunidades integradas en el grupo de compra conjunta coordinado por la asociación Ferduero llevan varios años utilizando la opción de compra de energía a futuros (OMIP) “con buenos resultados”. Se marcan franjas de precios que se consideran interesantes y una vez que esos valores aparecen en los cierres diarios, compran porcentajes de energía a futuro por trimestre o año, y el resto sigue sujeto al mercado diario.

Además, para la asociación de comunidades de regantes es “fundamental” culminar la modernización de todos los regadíos de la cuenca, así como acabar con la transformación de las nuevas zonas regables. El objetivo es “optimizar la eficiencia en la gestión del agua, disminuir los arrastres y con ello la contaminación, así como obtener una mejora en las producciones, tener mayor flexibilidad en la alternancia de cultivos y mejorar la calidad de vida de los agricultores”.

Sigue habiendo más de 100.000 hectáreas susceptibles de ser modernizadas en Castilla y León, 80.000 de las cuales ya la tienen aprobada a la espera de consignación presupuestaria y llevarla a cabo. Además, el riego modernizado está sometido a un proceso continuo de tecnificación que mejorará su eficiencia en el uso del agua, aplicación y dosificación de abonados y fitosanitarios.

canal de riego fenacore

Tecnología

Con las nuevas tecnologías y las aplicaciones que dispone ahora el regante es fácil tener todos los parámetros de sus riegos bajo control y en tiempo real, lo que les da “mucha tranquilidad. Pueden detectar muy rápido cualquier problema que pueda surgir en sus instalaciones de riego, tipo roturas u otras incidencias que en otras circunstancias les supondrían retrasos y daños en la cosecha”, desvela Paco Fernández, gerente de iRiego, empresa especializada en la gestión de regadíos modernizados.

Fernández deja claro que para bajar gastos es esencial “tener un sistema de riego eficiente y en buenas condiciones. Es importante tener las instalaciones con un buen mantenimiento”.

También recomienda regar en las horas más eficientes para los cultivos, donde haya un mejor aprovechamiento del agua, por ejemplo regando por las noches y en los períodos eléctricos en los que las tarifas son más bajas.

“Y cada vez es más interesante contar con un sistema de riego donde podamos visualizar datos de nuestros riegos para adaptarlo a cada cultivo, y controlar que nuestra instalación no tiene desperfectos o averías que puedan ocasionar un mayor consumo de agua y por consiguiente mayor gasto para el agricultor”, destaca el gerente de iRiego.

En Efi-Riego –empresa que proporciona servicios de asesoramiento a técnicos agrícolas y agricultores para aumentar la eficiencia- consideran que el agricultor está cada vez más concienciado de la necesidad de rentabilizar al máximo el agua.

“Es un profesional que tiene que considerar un gran número de variables para sacar adelante sus producciones y actualmente se aprecia interés en el sector por obtener la mayor cantidad de información posible para mejorar el manejo de las parcelas. Hoy en día existen gran cantidad de herramientas de digitalización que pueden aportar información útil para conseguir mejorar la eficiencia del riego, sin embargo es necesario que la información aportada por estas tecnologías le llegue de forma simple y de aplicación inmediata, debido a la enorme carga de trabajo que ya de por sí soporta el agricultor”, apunta Rosa Rodríguez, consultora agrícola en Efi-Riego.

Así, Rodríguez está convencida de que “tener información de cuándo y cuánto regar va a ser clave para aumentar la rentabilidad. Bien por ahorro de agua y sus gastos asociados, bien porque al aplicar el agua necesaria se aumenta la producción”.

Aguas subterráneas

Armando Caballero, presidente de la Asociación de Regantes de Aguas Subterráneas, ve con optimismo la campaña en su gremio. Lo que ha llovido en las últimas semanas les dará la ventaja de que no tendrán que tirar mucho de los sondeos para sacar adelante los cereales ni para asegurar la nascencia de los cultivos de verano.

Respecto a al trabajo diario en las parcelas, los regantes de aguas subterráneas implicados en la constitución de comunidades están ahora “más tranquilos” que hace un año, según resalta Caballero. La buena voluntad de la CHD supone que, mientras dure el trámite de constitución de las comunidades, van a tener más margen para hacer una planificación de cultivos normal, y eso permite que la actividad sea rentable.

El agricultor que utiliza los sondeos no está obligado a integrarse en una CUAS, pero sí le supondrá la “tranquilidad de que podrá hacer su plan de rotación de cultivos para esta campaña, y planificar todos los años”.

El lastre que sigue sin resolver para satisfacer a estos regantes es el de la factura eléctrica y del carburante para extraer e impulsar el agua. “Parece increíble. Antes teníamos una tarifa especial y ahora nos la cambian para pagar más. No hay quien lo entienda…”, se queja el presidente de la Asociación de Regantes de Aguas Subterráneas.

“El gasoil es unos años más caros que otros: estamos acostumbrados al cambio de precios de las materias primas. También se pueden poner placas solares, pero tiene que ser para regar superficies grandes para que salga rentable la inversión”, apuntilla.

Sobre que la eficiencia sea una de las directrices del día a día del regante, Caballero lo ve lógico: “El regante de aguas subterráneas es el que más lo nota”. Se refiere a que su empeño pasa porque no haya pérdidas de agua bajo antes ni después de la aplicación. “Buscamos el menor consumo posible”, reitera.

No al Plan Hidrológico

En Ferduero, a partir los documentos sometidos a información pública, critican que lo que pretende el Ministerio es “seguir poniendo en riesgo la agricultura de regadío con nuevas exigencias en la implantación de caudales ecológicos, mostrar poca implicación presupuestaria en seguir impulsando la modernización de los regadíos y nula inversión para conseguir una garantía de recurso para todos los usuarios. Así como una intención clara de modificar el régimen económico financiero para incrementar de manera desorbitada los costes al regadío.

González concluye que la posición de la asociación que preside “solo puede ser la de oponernos a la aprobación de la revisión del Plan Hidrológico de la parte española de la demarcación hidrográfica del Duero”.

 

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img