spot_img

La publicación agraria líder

domingo, junio 26, 2022
spot_img
InicioFertilizaciónEstamos a tiempo de impulsar el desarrollo del cereal con nitrosulfato amónico

Estamos a tiempo de impulsar el desarrollo del cereal con nitrosulfato amónico

El cereal se está desarrollando gracias a las temperaturas suaves de las últimas semanas y ya está en fase de ahijamiento, uno de los momentos de máxima necesidad de nitrógeno disponible. Es ahora cuando se está definiendo el número de ‘hijos’ que tendrá la planta.

“El agricultor de Castilla y León tiene el dilema de qué aplica primero, si abono o fitosanitarios, porque ambos son muy necesarios”, apunta José Ángel Cortijo, de Fertiberia.

José Ángel Cortijo. Fertiberia
José Ángel Cortijo. Fertiberia

La realidad es que resulta difícil predecir cuándo se podrá entrar a aplicar, aunque es bien sabido que dependerá de la textura de cada suelo. También hay que tener en cuenta que hemos llegado al mes de marzo, con unos días más largos y una capacidad para secarse que el suelo no tiene en lo más crudo del invierno.

Para Cortijo, aquel agricultor que pueda entrar a abonar debe exigir que el producto contenga un porcentaje elevado de parte nítrica.

En pleno siglo XXI, y tras muchos años de intensa labor divulgativa, “constatamos que aún existe un gran desconocimiento sobre la composición del fertilizante y sobre las propiedades de cada una de las formas en que se puede presentar el nitrógeno: ureica, nítrica o amoniacal”, subraya el responsable de Fertiberia.

Las precipitaciones de este invierno han llevado a que los suelos presenten serias carencias de nitrógeno y azufre. Por eso en las fechas en las que vamos entrando sería importante impulsar el crecimiento de los cultivos con un nitrosulfato amónico, que tiene una parte nítrica y que, por tanto, será directamente disponible.

En el sector hay voces que dicen que ya es tarde para aplicar un nitrosulfato, “pero se trata de un lugar común, una idea que va calando sin apoyarse en una base científica. De ahí que se esté cometiendo el error de sustituir ese nitrosulfato amónico por productos que no son directamente disponibles para la planta”, advierte.

La consecuencia es que estamos en el momento de que la planta se alimente, “pero con decisiones erróneas como esas el cultivo tardará aún más en acceder a los nutrientes que necesita”.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img