spot_img

La publicación agraria líder

jueves, octubre 6, 2022
spot_img
InicioPortada APPLa huelga del transporte anunciada para diciembre puede afectar seriamente a sectores...

La huelga del transporte anunciada para diciembre puede afectar seriamente a sectores como el remolachero

La economía española contiene la respiración ante la huelga del transporte prevista entre el 19 y el 24 de diciembre, convocada por el Comité Nacional de Transportes por Carretera (CNTC).

Mientras la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, ha asegurado que el Gobierno aún tiene margen para llegar a un acuerdo con los transportistas, lo que evitaría los paros y movilizaciones, algunos sectores especialmente sensibles siguen la convocatoria con preocupación.

En la cooperativa Acor destacan que el paro se produciría en plena campaña de molturación, lo que podría afectar de forma severa a los costes de obtención del azúcar.

Si no se desconvoca la huelga, la fábrica de Olmedo debería acumular raíz para funcionar de forma autónoma durante varios días, ya que la opción contraria, la de detener la planta, “afectaría de forma muy seria a los costes de producción, máxime si tenemos en cuenta el precio que ha alcanzado la energía”, subraya Lourdes Escudero, empresaria de transportes de Nava de Roa.

“Estamos comprometidos con optimizar el proceso de obtención del azúcar y lo peor que podría pasarnos sería un paro de estas características o una nueva Filomena”, en referencia a la borrasca que paralizó buena parte de España entre el 6 y el 11 de enero de este año. De producirse, estas incidencias “perjudicarían el objetivo de seguir mejorando el precio que recibe el agricultor” por la remolacha.

Mientras tanto, para el presidente de Agroteo, Obdulio Barba, aún es pronto para calibrar cómo pueden afectar los paros. La entidad integrada por agricultores remolacheros y por Azucarera celebrará un Consejo de Administración el miércoles 24 de noviembre, donde se analizará la situación.

La mayor parte de los transportistas que llevan la remolacha hasta las molturadoras de Azucarera son autónomos y pequeños empresarios. La tarifa que cobran por esta tarea se acordó antes del inicio de la campaña, de modo que deberán respetarla, si bien para Barba “es evidente que el coste del transporte acabará subiendo”.

De hecho, “hace ya tiempo que los profesionales del transporte de la zona se vienen quejando del aumento de sus costes”. Eso sí, “hasta ahora el camionero que trabaja con nosotros disfrutaba de la tranquilidad de tener el cobro garantizado”.

Rubén Bueno, de la cooperativa salmantina Tierra Charra-Alta Moraña, apunta que la huelga del transporte podría afectar a la comercialización del grano, aunque los problemas logísticos comenzaron hace tiempo.

“En la cooperativa ya se nota la escasez de transporte para la llegada de abono”. Hay complicaciones y retrasos cada vez que se pide un camión de producto, “aunque quedan dos semanas de campaña para el abonado de fondo y la cooperativa cuenta con reservas suficientes”.

“Cosa diferente es qué sucederá desde ahora hasta las coberteras de primavera, pero soy optimista y no creo que haya escasez; tenemos margen para ir llenando los almacenes”, destaca.

En su opinión, el agricultor sigue abonando en función de las necesidades del cultivo, sin escatimar por culpa de los precios. “Estamos dejándonos 300 euros por hectárea en la fertilización; habrá que esperar a vender el grano y cobrarlo para saber si es una campaña rentable”, recalca.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img