La publicación agraria líder
martes, noviembre 30, 2021
spot_img
InicioFormaciónLa inteligencia artificial, camino hacia la eficiencia de una industria alimentaria más...

La inteligencia artificial, camino hacia la eficiencia de una industria alimentaria más sostenible

La inteligencia artificial (IA) permite producir de forma ágil y flexible, mejorar la planificación, analizar datos y predecir el comportamiento de un consumidor cada vez más digital, entre otras ventajas. Pero, es necesario digitalizar de punta a punta la industria. Además, aún existen barreras para ello: la brecha digital, la resistencia inicial al cambio o el desconocimiento de muchas nuevas tecnologías son algunas referidas en la mesa redonda virtual ‘Inteligencia Artificial’ adelantando la industria al futuro”, organizada esta mañana por Ainia.

Moderada por la directora general de Ainia, Cristina del Campo, han intervenido la directora de Innovación de Aldelís, Susana Martínez; el director Financiero del Grupo Perichán, Santiago Rodríguez, y el director de innovación de Vicky Foods, Joaquín del Río. Empresas pertenecientes a AINIA Network.ordenador nuevas tecnologías

La aceleración y el cambio que se ha producido en la sociedad y en el mercado con la irrupción de las tecnologías digitales en general, y la inteligencia artificial en particular, supone un reto enorme para la directora de Ainia, Cristina del Campo, quien ha destacado “para las empresas, es absolutamente necesario adoptar una posición y una estrategia al respecto”. En este sentido, “cada vez se están capilarizando más los avances tecnológicos, lo que unido también a que los fondos de recuperación europeos van a ser el impulso a la digitalización de las empresas, se traduce en una oportunidad única para todas las organizaciones, y de forma específica, para el sector agroalimentario, ha subrayado.

Del Campo ha añadido “la IA es una de las disciplinas que más puede influir en la rápida transición hacía una economía nueva y una nueva sociedad por su carácter interdisciplinar, así como por su capacidad de acelerar soluciones económicas globales que permitan acercar el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la Agenda 2030”.

La inteligencia artificial y la digitalización del proceso productivo, tiene como reto disponer de procesos cada vez más flexibles. Para la directora de Innovación de Aldelís, Susana Martínez, la digitalización y herramientas como la IA nos ayudan a ser más sostenibles desde un punto de vista económico y medioambiental. Desde la sostenibilidad económica, la IA en determinados procesos nos permite aprovechar la economía de escala pero, además, generar de forma ágil y flexible productos especializados que nos pide el mercado. Por otro lado, “la IA nos está ayudando a ser una industria mucho más responsable, y alineada con los objetivos de desarrollo sostenible, facilitando así el cumpliendo de los objetivos que se plantean en la Agenda 2030”, ha apuntado.

Para el director Financiero del Grupo Perichán, Santiago Rodríguez, “las empresas tenemos multitud de datos, la cuestión está en cuáles interesan, cuáles no, y cómo combinan entre si.  La IA nos está permitiendo obtener datos antes y adaptarnos a lo que nos pide el mercado”. El directivo lo ha ejemplificado con la crisis provocada por el COVID, que ha supuesto una rápida adaptación al mercado.

En el caso concreto del Grupo Perichán, la IA está ayudando en la planificación de cultivos de recolección, para adaptarse a la fecha que el cliente quiere el producto. Un producto que hay que plantarlo, criar la semilla, desarrollar el proceso de invernadero, etc. “Toda esta cadena se ha ido organizado con la experiencia, ahora tendremos sistemas que nos puedan ayudar en la planificación”, ha subrayado Santiago Rodríguez.

El director de innovación de Vicky Foods, Joaquín del Río, ha añadido: “la IA es una herramienta muy potente, permite analizar datos y establecer relaciones entre ellos, así como entre distintas variables que puedan afectar a un proceso”. Su aplicación hacia fuera de la empresa se dirige al análisis de tendencias.

Del Río ha puesto como ejemplo la oleada del aceite de palma que nadie se esperaba: “analizar una tendencia de ese estilo y adelantarse a ese cambio puede ser la diferencia entre sobrevivir y no sobrevivir”.

Por otro lado, para el directivo la IA está ofreciendo ayudas muy potentes sobre los procesos productivos, “nos permite ver cosas que el ojo humano no ve o no puede ver. Su aplicación para hacernos más eficientes, corregir procesos en tiempo real, incluso, predecir si el producto va o no ser apto, son algunos ejemplos que ha expuesto. “Se trata de una herramienta muy potente para casos muy concretos, y con capacidad de actuar sobre ellos”, ha indicado.

Principales barreras para hacer realidad la fábrica digitalizada

Para el director Financiero del Grupo Perichán, Santiago Rodríguez, “en un sector como el nuestro, con mucha mano de obra, tanto en recolección como en campo, existe aún bastante resistencia a la incorporación de nuevas tecnologías. La empresa tiene que hacer un esfuerzo importante para su incorporación”. Por otro lado, según Rodríguez, “existen nuevas tecnologías que no conocemos o conocemos poco. Tenemos que apoyarnos en centros especializados o partners para el desarrollo de proyectos”.

En el entorno exterior, el campo con hectáreas de invernadero y cultivo intensivo, es mucho más difícil incorporar tecnología. El director Financiero del Grupo Perichán se ha referido a zonas que todavía no tienen mucha cobertura, sin fibra,  o no disponen de 4G. “Todavía existe la brecha digital en distintas zonas rurales. Queda muchísimo por hacer también en otras aplicaciones tecnológicas como: la robótica, los modelos predictivos con la producción o la sensórica”, ha apuntado.

El director de innovación de Vicky Foods, Joaquín del Río, ha indicado tres factores que actúan como principales barreras. En primer lugar, se ha referido a la necesidad de conocer bien el proceso en el que trabajamos: “cuando digitalizas tienes que comportarte como si estuvieras aprendiendo desde cero, muchas de las variables que realmente afectan al producto no las ves o no las tienes”. En segundo lugar, se ha referido a la obsolescencia analógica: “ante esto, hay que automatizarlo todo, sacando todos los datos posibles”. En este sentido, la digitalización es una ventaja absoluta, ha añadido.

El tercer factor apuntado es la resistencia al cambio. Cree que hay una curva de aprendizaje mental en la organización. Cuando intentas digitalizar inviertes mucho tiempo y recursos, en esta etapa aún existe resistencia a los cambios, pero después, cuando se van viendo los resultados, sí que hay un cambio de tendencia: son los propios usuarios del proceso los que ya van demandando que se les instalé en unas determinadas herramientas gracias a las cuales puedes automatizar mucho más el proceso.

Por su parte, directora de Innovación de Aldelís, Susana Martínez, comparte la visión de digitalizar la industria de punta a punta: “no se puede concebir la digitalización como propiedad de un determinado departamento o área”. Se ha referido también a la existencia de un freno en el factor humano: “muchas veces no se entiende o se percibe incluso como una amenaza en determinados puestos de trabajo, en lugar de concebirlo como una ayuda y un apoyo para ser mucho más profesional, si cabe”. El plan de digitalización deber ser un plan integrador, todos los departamentos deben estar comprometidos. “Desde el punto de vista del equipo, saber que se participa en un proyecto de digitalización y que, además, está contribuyendo al planeta, está siendo un gancho que nos une a todos”, ha indicado.

Martínez, ha coincidido en que la brecha digital es un problema, y lo ha concretado en la brecha de género digital. En su opinión: “una barrera existente es la incorporación de perfiles para cumplir con este objetivo de igualdad de género en el ámbito de la digitalización”.

La IA desde la innovación de producto y su relación con el mercado

Con relación a este enfoque, el director Financiero del Grupo Perichán, Santiago Rodríguez, ha incidido en la necesidad de elegir el dato que aporte valor, el que es útil: “si está bien explotado te va a dar un feeback más rápido para saber cómo tienes que modificar el producto o cómo vas a llegar más al cliente”. El Grupo Perichán está intentando instalar sistemas que combinen los pedidos con las líneas de producción, y casi que se conecten, que “hablen” entre ellas.

Por su parte, el director de innovación de Vicky Foods, Joaquín del Río, ha apunta la necesidad de anticiparnos a los cambios del mercado, que está cambiando a ritmos vertiginosos con transformaciones muy profundas: cuánto daríamos todos por anticiparnos a esos cambios, se ha preguntado. “Estamos explotando y analizando datos de nuevos productos, ingredientes, etiquetados, cambios en distribución, en hábitos de consumo  para saber un poco o empezar a olisquear por dónde van los cambios de consumidor que exige que las empresas cambien a más velocidad”.

Del Río ha indicado que, en el proceso de digitalización, existe un límite también en nuestros proveedores: “podemos estar muy digitalizados, pero si mi proveedor no lo está, puede tener un problema seguramente, ya que no vamos a compartir la misma información o al mismo ritmo”. El directivo cree que esto es un reto para todos.

Por último, la directora de Innovación de Aldelís, Susana Martínez, se ha referido a la pandemia producida por el COVID-19. Ha producido un cambio en los patrones de comportamiento del que no existen precedentes: “los sistema de IA se tienen que volver a entrenar. La pandemia, nos han enseñado que el consumidor, cada vez más digital, cambiaba cada día. Un reto que lo abordamos con herramientas “big data” que hemos desarrollado, y que nos ayuda a tener un perfilado casi en tiempo real de lo que el consumidor quiere o le gustaría encontrarse en el mercado”. La predicción es un gran reto, ha concluido.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img