spot_img

La publicación agraria líder

miércoles, septiembre 28, 2022
spot_img
InicioEditorialLa mejor noticia, la lluvia

La mejor noticia, la lluvia

Parece mentira, pero, aunque nadie lo esperaba, ha sido el tiempo el que se ha conjurado para confirmar que “Dios aprieta, pero no ahoga”. Salvados por la campana, al menos de momento, porque es el día a día y la cuenta bancaria los que nos ponen en modo alerta ante la situación real y catastrófica a la que nos abocamos, ¿sin remedio?

La agresión rusa contra Ucrania ha puesto del revés una campaña de siembras que ya parecía diseñada de forma definitiva. La Unión Europea, en ocasiones tan alejada del medio rural en sus prioridades, se ha caído del caballo, como le sucedió a san Pablo, y ha visto la luz.

“La UE se ha caído del caballo, como le sucedió a san Pablo; la prioridad son los alimentos”

Para los líderes del viejo continente resulta que la prioridad es contar con alimentos suficientes para hacer frente a tiempos de tormenta. El campo es esa fuente de alimentos que algunos llevan, o llevamos, décadas reivindicando. Un escenario en el que se mueven profesionales responsables, preocupados por la calidad y el medio ambiente, en ocasiones vistos como perceptores de ayudas pero que solo piden una cosa: que se les comprenda y se les deje trabajar sin trabas que vayan más allá de lo razonable.

La UE permite ahora que se siembren los suelos destinados a barbecho sin que peligre la percepción del pago verde. Para muchos parece una gran noticia para el cultivo del girasol, que ya no es el hermano pobre y que resulta un producto de gran interés para la alimentación, tanto animal como humana.

“Se necesitan soluciones directas, inmediatas y efectivas. O sea, bajar los impuestos”

Lo triste es que ha hecho falta una guerra terrible para que las autoridades dejen en segundo plano la obsesión ambiental. Igual que ha sido lo único que ha movido al Gobierno a adoptar medidas para paliar un incremento de costes disparatado. CAMPO estuvo en la manifestación del 20 de marzo en Madrid, que puede marcar un antes y un después en la evolución del sector. Quienes gobiernan saben ahora que deben atinar en cada decisión.

Veremos en qué quedan las medidas anunciadas para reducir la factura del gasóleo… y de todos los combustibles. De momento no es suficiente, esperemos que más pronto que tarde se pongan soluciones directas, inmediatas y efectivas. O sea, bajar impuestos.
Seguiremos, también, muy atentos a la etapa que se abre en la Junta. Echaremos de menos y le deseamos la mejor de las suertes a Jesús Julio Carnero, a quien hay que agradecer su trabajo, responsabilidad, compromiso e implicación con todo el sector. También debemos saludar al nuevo titular de la consejería. Veremos si se confirma el nombre de Gerardo Dueñas, un profesional sin experiencia política previa, pero con un talante dialogante, serio y profesional, que conoce perfectamente el sector, porque forma parte de él.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img