spot_img

La publicación agraria líder

miércoles, agosto 17, 2022
spot_img
InicioPatataLa patata de Castilla y León se orienta hacia las variedades tardías,...

La patata de Castilla y León se orienta hacia las variedades tardías, con arranque escalonado y lejos del pánico por los precios

La comunidad se asoma a una campaña sin solapamientos y sin estrés. Hay menos patata de lavado y su hueco lo ocupan las variedades tardías. Tras un periodo de duda existencial, el tubérculo solo ha disminuido su superficie en un 5%

Ricardo Ortega

Los tiempos de confusión no han podido con el cultivo de la patata, seña de identidad y producción estrella en muchas comarcas de Castilla y León.

Los costes disparados, las dudas sobre el agua disponible y la desazón generalizada no han echado atrás al productor de patata, acostumbrado a nadar a contracorriente y que ha vuelto a apostar por el tubérculo, con una disminución de apenas el 5% de la superficie.

Son 16.451 hectáreas de cultivo en Castilla y León, repartidas en 12.531 parcelas. El 27% de la superficie se encuentra en la provincia de Valladolid, mientras que el 24% se encuentra en Salamanca. Un 12% corresponde a Burgos y un 11% está en Segovia.

Un cultivo algo retrasado

El desarrollo del cultivo está menos desarrollado que otros años; algunos agricultores calculan que ese retraso es de dos semanas.

En cuanto a los ciclos, la patata temprana ocupa una superficie similar a otros años. En cambio, las de ciclo medio, que vienen a corresponder a las variedades de lavado, han disminuido de forma significativa, según la Interprofesional de la Patata de Castilla y León. En buena medida, esa superficie ha sido absorbida por la patata tardía.

¿Qué tal ha ido el sur?

En la primera semana de julio finaliza la cosecha en todo el sur peninsular, desde Málaga y Sevilla hasta el Campo de Cartagena, en un escenario de venta relativamente cómodo, puesto que no hay producto en los almacenes. Producciones medias-buenas en la patata de lavado andaluza, con descenso de rendimientos en la de industria.

A lo largo del mes de julio les llegará el turno a Albacete y a la patata temprana de Castilla y León, sin prisa pero sin la presión de una campaña solapada con otras zonas.

Por fin, una siembra escalonada

Se respira calma porque, por fin, la siembra ha sido escalonada. Como recuerdan desde la Interprofesional, la mayoría de la siembra temprana se realizó entre finales de febrero y marzo.

Los tanques rusos entraban en Ucrania el 24 de febrero y para la segunda semana de marzo había un parón importante en las siembras, ante la fuerte subida de los costes de producción. Se respiraba incertidumbre y muchos agricultores barruntaban la opción de los cultivos alternativos, algo insólito en Castilla y León.

Llegaron las lluvias, que impidieron cualquier plantación, y a partir de abril se realizó una siembra escalonada que finalizaba a finales de mayo.

¿Cómo va el desarrollo del cultivo?

Esa siembra organizada, por escalas, tiene su reflejo en el mapa que manejan en la Interprofesional. La semana pasada, el 27% de la superficie de patata declarada era suelo desnudo, con un cultivo sin sembrar o sin brotes lo suficientemente altos como para ser diferenciados.

En el 50% de la superficie se percibía un cultivo implantado, ya brotado y distinguible respecto a pequeñas hierbas, pero sin el vigor suficiente como para cubrir la superficie.

El 18% ya era cultivo en desarrollo, con un crecimiento vegetativo importante, capaz de cerrar surcos.

Por zonas, en Salamanca, Valladolid y Zamora el cultivo en desarrollo es más abundante que en el resto de provincias.

Un productor de Nueva Villa de las Torres (Valladolid) inicia este fin de semana el arranque de la patata temprana.

¿Y los precios?

Este escenario es el que permite pensar en un arranque escalonado, que puede situar al agricultor ante una campaña interesante en relación al precio.

Habrá consumo, nacional y de quienes nos visiten. El repunte de casos de Covid no ha impedido que las reservas turísticas estén por las nubes.

Habrá turistas en España, sobre todo europeos y norteamericanos, que demandarán una patata que forma parte de su dieta. La clave, una vez más, estará en el sector hostelero.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img