spot_img

La publicación agraria líder

miércoles, agosto 17, 2022
spot_img
InicioCerealLas primeras cebadas dan 2.000 kilos por hectárea, con un peso específico...

Las primeras cebadas dan 2.000 kilos por hectárea, con un peso específico muy alejado de 60

Las máquinas ya han entrado en la Moraña y en el sur de Valladolid, con un balance provisional bastante pobre. Ni siquiera el cereal de regadío se ha librado de los golpes de calor. El trigo, muy irregular, se ha arruinado por completo en algunas parcelas

Ricardo Ortega

Las primeras cebadas se han empezado a cosechar a principios de semana en la comarca de la Moraña, en el norte de la provincia de Ávila, y también en municipios del sur de Valladolid, como El Carpio.

Se puede dar una cifra media de 2.000 kilos por hectárea, con un peso específico que ronda los 55 kilos para un volumen de 100 litros. “Muy difícilmente se llegará a los 60 o 62”, apunta Rafael Castaño, de Madrigal de las Altas Torres.

Incluso el cereal que se ha podido regar ha sucumbido a los golpes de calor, que este año están siendo inclementes.

Lo mismo sucede con otras producciones. En Madrigal se ha cosechado guisante para alimentación animal en regadío y ha dado apenas mil kilos.

El trigo tampoco pinta bien. “Los resultados son muy desiguales, con parcelas en las que no va a haber producción”, señala Rafael.

Y con un nuevo golpe de calor, con temperaturas máximas de 40 y 41°C durante al menos una semana, que va a dar un recorte brutal al trigo. “Este año ha venido todo atravesado”, lamenta.

El panorama es preocupante, con muchos agricultores que van a perder dinero por unas producciones escasas estando los costes como están. “Y veremos qué se siembra para el año que viene, porque los costes van a estar peor”, apunta el agricultor, “con un NPK a 600 euros la tonelada”.

En Horcajo de la Torre ha habido pesos específicos de 55 kilos. Luis Corona habla de una cebada “revenida”, con un grano que pesa muy poco, y con rendimientos por hectárea entre los 1.500 y los 2.500 kilos.

Pero es una información que hay que coger “con pinzas”, puesto que muchas veces se empieza la cosecha por las peores parcelas, con suelos “ardientes” en los que la planta acaba antes su ciclo, advierte este productor.

Para él, el trigo estará peor que la cebada, dado que el golpe de calor lo sorprendió granando, “y también hay que tener en cuenta los efectos de las heladas de principios de abril”, apunta.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img