La publicación agraria líder
martes, noviembre 30, 2021
spot_img
InicioPortada APPLas tormentas del viernes apenas alivian la necesidad de agua en los...

Las tormentas del viernes apenas alivian la necesidad de agua en los cultivos de Castilla y León

Los cultivos de Castilla y León empiezan a pedir agua con cada vez más insistencia. Quizá sean los cereales quienes más lo necesitan, pero los que se están sembrando estos días, como patata y remolacha, también reclaman lluvia. Y los que se sembrarán pronto, como el girasol, la echan de menos para que el terreno tenga tempero. Así, las precipitaciones de este pasado viernes no han servido de mucho.

Las tormentas apenas han servido de alivio. Entre que ha caído poco, ha sido en poco tiempo, que ha hecho viento y temperaturas altas, apenas ha podido mojarse el suelo. Según los pluviómetros de la Agencia Estatal de Meteorología, en la capital de Burgos no cayó ni una gota, mientras que en Segovia recogieron 17,6 litros por metro cuadrado. Asimismo, fueron 11,8 en Zamora, 9,8 en Salamanca, 9,6 en Ávila, 7,2 en Valladolid, 5 en Soria, 4,8 en Aranda de Duero (Burgos), 2,2 en Carrión de los Condes (Palencia) y 1,1 en Virgen del Camino (León).

“Hace falta que caigan entre 25 y 30 litros con urgencia”, pide Miguel Jiménez, agricultor en El Carpio (Valladolid). En sus huertas precipitó alrededor de 8 litros. La tormenta fue mayor hacia Olmedo, donde solo fue más generosa en otros tres o cuatro litros.

“Al día siguiente –por el sábado- estaba ya todo seco”, lamenta. Achaca Jiménez a que haya cundido tan poco al aire del norte. “Metías los dedos y no había humedad en cuanto profundizabas algo”, explica. “Se nota hasta en lo que riegas que hace falta agua. Ves como verdea enseguida de regar”, añade

Coincide en la necesidad de que llueva el presidente de la cooperativa Valle Esgueva, Honorato Calleja. También en que lo del jueves no es la solución. “Fue muy desigual. En algunos sitios, en el pueblo de Castronuevo de Esgueva, cayeron 20 litros, pero en el páramo solo fueron cuatro… Según dónde pilló la nube…”, cuenta. A las tierras flojas les urge la humedad.

La esperanza es que las previsiones de lluvia para el fin de semana se hagan realidad para que los cultivos sigan hacia delante sin sufrir más.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img