spot_img

La publicación agraria líder

jueves, agosto 11, 2022
spot_img
InicioFertilización“Las últimas lluvias han hecho que el año empiece de nuevo”

“Las últimas lluvias han hecho que el año empiece de nuevo”

A falta de levantar acta de las consecuencias de las heladas, está claro que las lluvias de marzo y principios de abril han dado la vuelta a un panorama que se empezaba a contemplar con pesimismo

Este mes de marzo lo ha cambiado todo y el campo de Castilla y León ya no se parece al de hace un mes. Solo en ese mes han caído entre 40 y 85 litros por metro cuadrado, en función de las zonas.

Incluso las parcelas que estaban más ‘tocadas’ han ido recuperando y se ve a las plantas con fuerza. El cereal se va recuperando de la parada ocasionada por el invierno tan seco.

José Ángel Cortijo. Fertiberia
José Ángel Cortijo. Fertiberia

“Agua, temperatura y abono lo cambian todo”, resume el responsable agronómico de Fertiberia para el noroeste de España, José Ángel Cortijo.

Así van los cultivos

La leguminosa está teniendo una magnífica nascencia y la remolacha más temprana no ha necesitado riegos de apoyo. El cereal tiene agua y temperatura, y ahora la gran pregunta es si el agricultor ha abonado lo suficiente como para llevar el cultivo a su máximo potencial, sobre todo un año como este, en el que sabe que su grano tendrá un precio muy atractivo.

En ese sentido, ha podido constatar que muchos agricultores se quedaron cortos a la hora de aportar nutrientes, habida cuenta de que el tiempo no acompañaba. “Esa prudencia tenía todo el sentido hace un mes, del mismo modo que ahora lo que tiene sentido es corregir la escasez de nutrientes por medio de las coberteras y, de este modo, adaptarse al potencial productivo”, recalca.

Seguridad alimentaria

El primer mandamiento para el agricultor es ir a la máxima rentabilidad y este año, a los precios actuales, ese objetivo coincide con el de obtener la máxima producción”, apunta.

De hecho, “el agricultor de Castilla y León está muy concienciado de su responsabilidad a la hora de producir alimentos; de su papel con vistas a la seguridad alimentaria”, ya que lo que se obtenga aquí no será necesario traerlo de países lejanos y en ocasiones sumidos en conflictos.

“Son tiempos de conflicto y los españoles saben que, cuando la cosa se pone mal, la leguminosa es un refugio porque con un kilo de legumbre come una familia durante varios días”, advierte.

¿Y las siembras?

El agricultor está costumbrado a planificar sus decisiones, “pero en un año de incertidumbre como este se van adoptando las decisiones a última hora”.

“Estamos ante un momento histórico que ha coincidido con un año imprevisible en lo meteorológico”, reitera Cortijo.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img