spot_img

La publicación agraria líder

viernes, enero 27, 2023
spot_img
InicioAguaLos contratos de luz para el regante cuadriplican los precios de 2021

Los contratos de luz para el regante cuadriplican los precios de 2021

El tope del gas estará vigente hasta mayo de 2023. Lo que suceda a partir de esa fecha es una incógnita. Nadie ha impedido que los costes de las comunidades de regantes, en aguas superficiales, se incrementaran el 600%

Ricardo Ortega

El sistema ideado para reducir la factura eléctrica ha tenido un efecto muy limitado, de unos 30 euros por megavatio, y no ha impedido que la factura de las comunidades de regantes se incrementara el 600% durante la última campaña de riego, según Fenacore.

Javier Cuadrado, responsable del punto de atención al cliente de Iberdrola en Medina del Campo, destaca que el tope del gas está vigente hasta mayo de 2023. Lo que suceda a partir de esa fecha es una incógnita, “aunque lo previsible es que la factura se encarezca”.

La electricidad se genera en buena medida a partir de gas natural, “y su precio sigue siendo muy alto”, recuerda. La consecuencia de esta situación es que muchos regantes se están dado de baja de la red eléctrica, con la intención de no consumir energía eléctrica durante un tiempo, quizá años.

Compañías que no firman contratos

Lo cierto es que el sector ha salido de 2022 a trancas y barrancas, pero encara la próxima campaña de riego con el vértigo de no contar con ese mínimo apoyo del tope del gas, y con unas compañías eléctricas que se resisten a firmar contratos, dada la incertidumbre reinante, con lo que empujan al agricultor hacia el mercado libre.

José Francisco Fernández, técnico de la Comisión de Energía de Ferduero, anticipa una difícil travesía del desierto para el regante y el ganadero en 2023, mientras que el periodo 2024-2027 será en principio más estable y previsible, con precios más bajos que los actuales. Eso sí, sin regresar a los precios del escenario anterior.

Ahora mismo los contratos para 2023 cuadriplican los precios vigentes el año pasado, mientras que para 2024 están un 100% más caros que entonces.

Será una situación más favorable puesto que, como apunta el técnico de Ferduero, “es preferible tener un precio elevado, pero saber a qué atenerte, que la incertidumbre”. Por eso las grandes comunidades de regantes se centran en ir cerrando la contratación para las campañas de riego de 2024 y siguientes.

Una cuota a la electricidad

Para compensar el tope del gas, la fórmula ideada por el Gobierno ha sido la de poner una cuota al precio de la electricidad, que se publica a diario en portales especializados. Lo que paga el usuario es el resultado de sumar la energía consumida, con el precio que le sea de aplicación, más esa cuota.

Para Francisco Fernández, esta medida supone un ahorro para el consumidor, aunque no tan importante como se pretendía, “y beneficia más al pequeño consumidor que al grande”. Más allá del mencionado ahorro de 30 euros por megavatio “no cabe mayor regulación, ya que la evolución del mercado es a escala europea”.

En su opinión, más allá de las medidas adoptadas por España o por la UE, sería necesario ir a un cambio de modelo para fijar el precio de la energía, algo que ya ha comentado de forma informal la presidenta de la Comisión Europea”, la alemana Ursula von der Leyen, aunque alterar el sistema es algo “complejo y delicado”.

Oscilaciones en el precio

Uno de los problemas de la situación actual son las oscilaciones de precio dentro de un mismo día. Si esos cambios eran de diez euros, como mucho, hace dos años, ahora las alteraciones pueden llegar a los 150 euros. Para Fernández, el agricultor aguanta en parte gracias a que sus precios de venta están elevados, “pero no le compensa”.

Al mismo tiempo, el ganadero está emparedado entre los precios altos de sus insumos y el precio elevado de la energía, con lo que no existe un equilibrio entre sectores, que puede llevar a la quiebra del sistema.

Por el momento, esta crisis energética está beneficiando a las grandes eléctricas, que además de distribuir energía la generan. Ello les permite disponer de un margen mayor, de modo que realizan ofertas más competitivas y van ganando cuota de mercado, apunta el técnico de Ferduero.

¿Cómo será el futuro?

La agresión rusa contra Ucrania se puso en marcha el 24 de febrero y nadie sabe cómo evolucionará, ni cuál será su final. Pero está claro que la Unión Europea ya ha iniciado una nueva andadura para depender menos del gas ruso.

El nuevo gas llegará desde el otro lado del Atlántico o desde el norte de África, pero será más caro que el de Putin, y ello irá en contra de otro de los grandes objetivos, que es el de reducir la inflación. No solo los hogares pagan más por el gas y por la energía, sino que todos los procesos productivos se han encarecido, lo que necesariamente repercute en el bolsillo del consumidor.

¿Reducir el IVA?

La Federación Nacional de Comunidades de Regantes de España, Fenacore, alerta de las dificultades para pagar los recibos de la luz y de posibles cortes de suministro, por lo que urge a aplicar un IVA del 5%.

Pide un plan de acción política que incumba a Agricultura, Miteco y Hacienda, eleve la gestión del agua a una cuestión de Estado “y garantice la ejecución de los fondos europeos”. También recuerda que el recibo se ha multiplicado por más de 10 desde 2008, cuando desaparecieron las tarifas eléctricas para el regadío.

Recibos que no se pueden pagar

La federación avisa de que varias de sus comunidades no pueden pagar los recibos de la luz (incluso después de haber hecho dos derramas extraordinarias) y de que temen cortes de suministro, lo que agravaría la crítica situación que atraviesa el campo.

En concreto, denuncia que el precio del kWh ha subido más del triple comparado con el que pagaban el año pasado.

De media, el periodo P6 (el más barato) en 2021 estaba en torno a los 5 céntimos el kilovatio/hora, cuando este año el precio en P6 está costando como mínimo más de 15-16 céntimos.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img