spot_img

La publicación agraria líder

lunes, junio 27, 2022
spot_img
InicioPortada APPLos modelos de integración en el cultivo de la remolacha con Azucarera:...

Los modelos de integración en el cultivo de la remolacha con Azucarera: garantía de rentabilidad con una inversión mínima

En estos tiempos tan convulsos e inciertos, y en un sector, el agrícola, tan dependiente de factores no controlables como la climatología, cada año más remolacheros optan por modelos de cultivo que ofrezcan una rentabilidad asegurada. Azucarera, a través de Agroteo, proporciona una amplia gama de opciones que cubren estas necesidades, además de ofrecer un portfolio de servicios agrícolas a través de empresas de servicios contrastadas, y que trabajan bajo la supervisión de los técnicos de Azucarera.

Uno de esos modelos es el de Cultivo Compartido, en el que el agricultor solo paga el riego. Este modelo es el más escogido por aquellos agricultores que quieren minimizar la inversión en el cultivo y la dedicación al mismo.

Para realizar una oferta bajo esta modalidad, es necesario evaluar el potencial de rendimiento de la parcela, así como los gastos estimados del cultivo a realizar en la misma (tipo de semilla necesaria, presión de malas hierbas, tipo de suelo de cara al abastecimiento, etcétera). Una vez realizada la estimación, el agricultor dispondrá de una oferta individualizada, por la que obtendrá más rentabilidad a medida que aumente el rendimiento final. Este beneficio varía entre los 500 €/hectárea (ha) mínimos y los 2.000 €/ha, incluyendo las ayudas al cultivo. De este modo, si hubiera un año agronómicamente adverso, el agricultor tendría siempre una garantía de rentabilidad mínima, habiendo realizado igualmente una inversión mínima en el cultivo. Además, si el remolachero así lo decide, Azucarera le subcontrata las labores que quiera realizar, con lo que va recibiendo por adelantado parte del ingreso de su cosecha.

En definitiva, el riesgo agronómico es compartido entre Agroteo, Azucarera y el Agricultor, pues se garantiza una rentabilidad razonable, minimizando la inversión y facilitando al mismo tiempo el manejo y la dedicación al cultivo.

Modelo de Cultivo Compartido con servicios a la carta

Por otro lado, en el caso de que el agricultor desee realizar más tareas del cultivo a su cargo, encargarse de la preparación del terreno para la siembra, de la misma siembra o del abonado, o de los tratamientos herbicidas, o de la sanidad del cultivo, dispondrá, como en el modelo anterior, de una oferta personalizada que recoge cada circunstancia particular. En este modelo de Cultivo Compartido con servicios a la carta se ofrece un mínimo de ingresos fijo independiente del rendimiento y adicional a las ayudas al cultivo y unos ingresos variables que aumentan con el rendimiento final obtenido. Como es lógico, los ingresos garantizados irán aumentando a medida que el agricultor corra con más gastos por su cuenta.

Para la realización de las tareas del cultivo que el agricultor delega en Azucarera y Agroteo, se cuenta con una amplia red de empresas de servicios locales de total garantía en la calidad de sus trabajos. La proximidad al cultivo de estas empresas es básica para garantizar agilidad y disponibilidad para realizar las labores en su momento. Además, mediante calibraciones de maquinaria y supervisión de las labores en el momento de su realización, los Técnicos de Azucarera aseguran la calidad en su ejecución.

Modelo de Ingreso Asegurado

Dirigido a aquellos agricultores que prefieren realizar el máximo de las tareas del cultivo por su cuenta, el Modelo de Ingreso asegurado ofrece una garantía de ingresos mayor, ya que el remolachero realiza todas las actividades del cultivo salvo la semilla y el arranque y la carga de la remolacha, que son asumidos por Azucarera.

Al igual que el modelo de Cultivo Compartido, se garantizan unos ingresos mínimos, independientemente de la producción, pero en este caso superan los 2.000 €/ha (1.800 €/ha si la variedad a sembrar es resistente a herbicidas ALS), incluyendo las ayudas al cultivo, más el complemento íntegro del azúcar. Estos ingresos aumentan con el rendimiento final obtenido, de manera que, por ejemplo, si la producción es de 100 t tipo/ha, el agricultor obtendría alrededor de 2.500 €/ha (2.300 €/ha si la variedad a sembrar es resistente a herbicidas ALS), incluyendo las ayudas al cultivo, más el complemento íntegro del azúcar €/ha.

Además del coste de la semilla, el arranque y la carga, Azucarera también corre con el gasto del seguro, de las posibles resiembras del cultivo, del coste del transporte del descuento y de la cuota de AIMCRA, aparte, como siembre, del transporte de la remolacha hasta cualquiera de las fábricas de Azucarera en la zona Norte.

El volumen tan relevante de agricultores que se acogen a los modelos de integración, más de 5.000 ha en la zona Norte para la próxima campaña 21-22, permite a Azucarera y Agroteo realizar una gestión de compras conjunta, coordinada y planificada. De este modo, el agricultor que se acoge a estos modelos, se beneficia de los precios más competitivos en fertilizantes, semilla, productos fitosanitarios o servicios agrícolas, como la siembra y la cosecha. Otro modelo demandado por los agricultores es el llamado de Coste Real, en el que el agricultor cobra la remolacha según el modelo estándar de precio base + complemento del azúcar, siendo la gestión de compras de los insumos y labores que desee por cuenta de Azucarera y Agroteo, así como el pago de los mismos por adelantado. Estos productos y servicios son comprados a los precios negociados para el resto de superficie bajo modelos de integración, con lo que el agricultor se beneficia íntegramente de los ahorros conseguidos, y serán descontados en las liquidaciones de remolacha tras entregar su cosecha.

En resumen, Azucarera, a través de Agroteo, ofrece un amplio abanico de opciones que combinan mayor o mejor dedicación al cultivo con una garantía de rentabilidad con la mínima inversión el su desarrollo.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img