spot_img

La publicación agraria líder

jueves, agosto 11, 2022
spot_img
InicioGanaderíaLos productores de pollos piden revisar los contratos de integración ante unos...

Los productores de pollos piden revisar los contratos de integración ante unos costes “desorbitados”

Emparedadas entre unos gastos disparados y unas integradoras que mantienen las condiciones, muchas granjas se ven abocadas al cierre. "Su margen se ha estrechado tanto que ha desaparecido", denuncia Fernando Esteban, de Cogeces del Monte (Valladolid)

Ricardo Ortega

El gas ha incrementado su precio un 130% y la luz ha crecido en un 400%, al mismo tiempo que los piensos se han disparado por la escalada en los precios del cereal. Esta subida “desorbitada” de costes ha situado a centenares de granjas de pollos al borde del abismo, ya que sus titulares no tienen ninguna posibilidad de repercutirla a sus clientes, las integradoras.

“Los márgenes se han estrechado tanto que han desaparecido, y los que más sufren la situación son los jóvenes recién incorporados, que aún están pagando las naves”, recalca Fernando Esteban, ganadero de Cogeces del Monte (Valladolid).

El escenario creado desde hace un año por la escalada de costes, con el colofón de la invasión de Ucrania, solo permite dos salidas a estos empresarios: una ayuda pública puntual, que duraría solo lo que dure esta situación, o una nueva negociación de contratos con las integradoras.

Fernando Esteban se inclina por la segunda opción. Se trataría de mejorar el margen del productor, pero también de establecer unas exigencias mínimas para que en el futuro las condiciones no vuelvan a ponerse en contra de las granjas.

“Para ello sería necesario que mejorar el margen comercial del propio integrador”, algo que no le permiten supermercados y grandes superficies, “que siguen utilizando el precio de la carne de pollo como reclamo”. Reducen su ganancia en este producto para atraer al consumidor, que llenará la cesta de la compra con otros que dejan un margen mayor, denuncia Esteban.

Su explotación de Cogeces nació en 1980 y ha ido ampliándose, además de modernizando sus instalaciones. En la actualidad produce unos 400.000 pollos al año, con unos costes que han pasado de más de 35.000 euros a 100.000. “Ese incremento supone un euro más por pollo y año”, recalca. Para poder mantener la rentabilidad necesitaría ganar entre 8 y 10 céntimos más por kilo de carne, lo que se traduce en unos 18-20 céntimos por animal.

Un sector sin ayudas de la PAC

Subraya Esteban que el sector avícola nunca ha recibido ayudas directas de la PAC, como sí hacen otros tipos de ganadería, “cuando en realidad tenemos las mismas necesidades de modernizar la actividad y de mantener un nivel de ingresos”.

Las ayudas que sí pueden recibir las explotaciones son las del PDR, “que suponen un impulso importante a la incorporación y a la modernización”.

Tampoco entiende que se “criminalice” al sector, que sabe hacer las cosas bien y cumple toda la normativa en materia de sanidad y bienestar animal. “No entiendo el concepto de macrogranja. En mi pueblo solo existen granjas normales, sacadas adelante por familias”, recalca.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img