spot_img

La publicación agraria líder

domingo, noviembre 27, 2022
spot_img
InicioPortada APPEl diálogo entre productor e industria es vital para el sector agroalimentario

El diálogo entre productor e industria es vital para el sector agroalimentario

CAMPO CyL organiza, de la mano de la Junta de Castilla y León, Vitartis y el Banco Santander, un ciclo de 9 jornadas de trabajo que recorrerán la región acercando a los profesionales del campo y a empresas más representativas del sector.

Escuchar y dialogar. Esas han sido las dos premisas bajo las que se ha celebrado el Encuentro Agroprofesional de CAMPO CyL que se ha celebrado hoy en el Santander Work Café de Valladolid. Profesionales del campo y algunos de los viticultores más importantes de la región han compartido reflexiones en torno al presente y el futuro del sector agroalimentario vitivinícola de Castilla y León.

El encuentro con un grupo de participantes de excepción, con la presencia del director del ITACYL, Jorge Llorente; el presidente de Vitartis y CEO de Alma Carraovejas, Pedro Ruiz; el fundador y presidente de Bodegas Familiares Matarromera, Carlos Moro; la directora técnica de Bodega José Pariente y Bodega Prieto Pariente, Martina Prieto Pariente, y director técnico y adjunto a la Dirección General de Bodegas Fariña, Manu Fariña, además de cerca de una treintena de profesionales del sector, entre ellos, números viticultores.

Encuentro Agroprofesional

La otra pata del sector, el productor, estuvo representado por los agricultores y viticultores Enrique Antonio Chico, Pablo Calleja, Juan Ruiz y Marta Andrés Calleja. También asistió el alcalde de Medina del Campo y diputado provincial, Guzmán Gómez.

El sector agroalimentario representa una de las puntas de lanza de la economía de Castilla y León. En los últimos años, el agroalimentario ha ejercido como tractor de la economía de la Comunidad y ha demostrado el peso que representa en la industria agroalimentaria española. Sin olvidarnos del papel cohesionador que ejerce en el ámbito rural, con una importante presencia de empresas familiares muy vinculadas al territorio.

Productor e industria, de la mano

Este encuentro ha venido a consolidar una idea que ya rondaba por el sector: el diálogo y la innovación son la verdadera Ley de la Cadena Alimentaria.

En esta línea se ha mostrado Pedro Ruiz, CEO de Alma Carraovejas y presidente de Vitartis. “No nos podemos permitir que estemos enfrentados bodegas y viticultores a ver quién consigue más votos y más posicionamientos dentro de los consejos reguladores y a ver quién defiende mejor los intereses de cada uno. Porque el interés solo es uno y es el desarrollo de la región, el desarrollo de nuestros vinos, de nuestros campos, de nuestras familias, de nuestra economía. Tenemos que ser capaces de posicionar nuestros vinos a través la identidad de las zonas en las que nos encontramos y ser capaces de transmitirlas y comunicarlas al exterior.”

Pedro Ruiz (Vitartis) y Manu Fariña (Bodegas Fariña)

En esta misma línea se expresaba Manu Fariña. En bodegas de Toro trabajan con el mismo grupo de viticultores que cuando comenzaron la actividad, con un sistema similar al de una cooperativa. “Nosotros, todos los años, nos sentamos a hablar, acordamos los precios, tenemos nuestras tiranteces, nos damos la mano y continuamos. Creo en esa forma de trabajar hacia atrás y hacia delante”, explicaba.

Apuesta por la calidad

Otra de las conclusiones que se han extraído de este debate es la importancia de apostar por la calidad de los productos. Una calidad que debe estar presente en toda la cadena de valor: desde la producción de la uva, hasta la elaboración del vino.

“El éxito del vino en general en Castilla y León nace de que ha sido capaz de producir, comercializar y vender productos de la máxima calidad. Este valor añadido, es lo único que te permite acumular capital para poder seguir invirtiendo y seguir haciendo cosas”,expresaba Carlos Moro.

Carlos Moro (Bodegas Matarromera)

Esta idea también la ha defendido el director general del Instituto Tecnológico Agrario (ITACYL), Jorge Llorente: “Hoy la palabra más importante es cadena de valor, cadena alimentaria, pero me atrevería a decir que hay otras palabras muy importantes. El final, lo que buscamos es dar más valor añadido a nuestros productos, tener un mayor margen. Porque si conseguimos que nuestros productos tengan mayor margen y valor añadido, va a ir repercutiendo en todos los eslabones de la cadena. Eso es lo que tenemos que buscar todos.”

Pablo Calleja (viticultor)

Los jóvenes viticultores vienen a jugar un papel clave en el futuro del sector. Pablo Calleja, viticultor del Valle de Esgueva, hablaba de apostar por la identidad. Si partimos de una identidad y no la perdemos, crearemos esa cadena alimentaria e iremos generando valor añadido. Tenemos que creer en nosotros mismos, creer en nuestra tierra y en nuestro producto. Igual tenemos que hacer menos botellas, dar un poco más de importancia al viticultor, subir un poco los precios y seguir trabajando. Es así como se crean las mejores cosas del mundo”, ha señalado este joven de 25 años.

La importancia de la exportación

Diferenciarnos por la calidad nos permitirá competir mejor en los mercados internaciones, el verdadero campo de batalla de las empresas de Castilla y León. “Los competidores no son los que están a nuestro lado. Las bodegas de nuestro entorno deberían ser nuestras aliadas porque la apertura de una de ellas a nuevos mercados nos abre las puertas a las que lleguemos después”, destacaba Martina Prieto.

“Nuestro mercado es absolutamente el internacional. O salimos al exterior o será muy difícil que podamos colocar todas nuestras producciones. El mundo está necesitado de productos alimentarios. Y no solo el mercado europeo o americano, sino también el asiático. Que demanda cada vez más producto”, Carlos Moro.

Una comunicación más fluida y más formación

La jornada ha mostrado la necesidad de establecer una comunicación constante entre productor e industria. “Al agricultor no le llega la información de mercado y de tendencia”, comentaba Martina Prieto.

Martina Prieto (Bodegas José Pariente)

Aquí la bodega, con más capacidad de innovación y más acceso al conocimiento, tiene que mostrar el camino a los viticultores. En este sentido, Martina traslada una anécdota: “A nosotros nos costó un mundo explicar a nuestros viticultores el porqué de la conversión a la agricultura ecológica porque no conocían la tendencia. Es imprescindible que vayamos de la mano en absolutamente todo, que seamos un equipo. No se trata solo de producir más a menores precios, con menores costes. Se trata de ir todos un poco de la mano”, concluía Prieto.  

Encuentros como este muestran que productor e industria pueden realizar una reflexión conjunta y pausada que aporte soluciones e impulse un sector estratégico para Castilla y León como es el agroalimentario.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img