La publicación agraria líder
lunes, noviembre 29, 2021
spot_img
InicioPortada APPNuevas herramientas para un viñedo sano y de calidad

Nuevas herramientas para un viñedo sano y de calidad

Los fitosanitarios basados en la defensa natural de las plantas están cada vez más presentes en la viticultura. Comercialmente están desarrollando mayor evolución, lo que abre nuevas oportunidades en el control integrado de enfermedades

Los productos fitosanitarios con acción basada en la defensa natural de las plantas están cada vez más presentes en nuestra agricultura y, por ende, en la viticultura actual.

Pese a que en el ámbito científico es algo estudiado desde hace más de 50 años, comercialmente están desarrollando mayor presencia en los últimos tiempos, abriéndose nuevas oportunidades en el control integrado de enfermedades, obteniéndose eficacias similares o incluso mayores a los tratamientos estándar.

Pese a que el uso de productos basados en la defensa natural de las plantas no es nuevo, necesita de un mayor desarrollo, ya que en la actualidad solo están disponibles unos pocos agentes de control biológico a nivel comercial. La empresa española AgrichemBio está apostando fuerte por este tipo de productos y recientemente ha incluido dos referencias en su catálogo con gran interés para el control de enfermedades del viñedo.

Actileaf, activación sistémica natural

Derivada de la cepa Saccharomyces cerevisiae LAS117 se obtiene un compuesto denominado Cerevisane®, que es el ingrediente activo de Actileaf. Mediante un proceso específico se obtienen las paredes celulares de la levadura S. cerevisiae cepa LAS117 sin sus componentes citoplasmáticos.

El modo de acción de Actileaf se basa en la activación de la defensa endógena de las plantas. Su aplicación produce la inducción de los genes de defensa PR1 y PR4, dependientes del ácido salicílico y del ácido jasmónico y etileno respectivamente, que están relacionados con las respuestas de defensa a los hongos patógenos y otros estreses, tanto a nivel físico como químico.

Esta sobrexpresión de los genes tras el tratamiento lleva consigo un refuerzo de sistemas estructurales celulares (engrosamientos de lignina) que genera una barrera física directa, la estimulación de fitoalexinas (moléculas de bajo peso molecular con propiedades antimicrobianas ante un amplio espectro de hongos y bacterias patógenas) y una aceleración del metabolismo oxidativo de la planta que conlleva el establecimiento de estrés oxidativo en las hojas (la producción de H₂0₂ es tóxica para los patógenos). Tras la aplicación de Actileaf, el nivel de defensas aumenta rápidamente hasta alcanzar el máximo en las siguientes 24-48 horas. El nivel defensivo se conserva 7-10 días durante los cuales irá disminuyendo paulatinamente. Concatenando 2-3 aplicaciones se consigue un efecto acumulativo de defensa.

En un reciente artículo (de Miccolis et al., 2019) se describe detalladamente el modo de acción de Cerevisane frente a mildiu, oídio y botrytis en vid. Una conclusión de gran importancia en esta publicación es el excelente control de mildiu.

Los formulados a base de Cerevisane, al ser células de levadura no vivas, ofrecen las ventajas de la microbiología (eficacia, sin residuos, buen perfil para aplicador y medioambiente, mínimo estrés sobre el cultivo) pero sin sus limitaciones (restricción en mezclas, degradación por UV, dependencia de temperatura y humedad relativa, limitaciones en la conservación). Actileaf está autorizado en viña para el control de oídio, mildiu y botritis y se recomienda aplicar preventivamente en fases críticas del cultivo (tejidos jóvenes), fechas proclives a la infección, fenología sensible a fitotoxicidad (floración, cuajado) o cerca de vendimia. Se aconseja en alternancia o mezcla con programas convencionales para disminuir el número de materias activas.

Efectos del Cerevisane en-el control de mildiu.

Polyversum, prevenir la botrytis

Pythium oligandrum es un hongo oomicete del suelo micoparásito obligatorio de más de 20 géneros de hongos patógenos de interés.

Actúa a cuatro niveles: (i) efecto curativo-erradicante por micoparasitismo: penetra dentro del tejido del patógeno, del cual obtiene energía y alimento; (ii) antibiosis: coloniza el tejido vegetal restando espacio y alimento a los patógenos; (iii) efecto bioestimulante sobre raíces y parte aérea de la planta, al contrario que como suele ocurrir con varios antibotríticos de síntesis que deprimen el cultivo; (iv) inducción de la defensa natural de las plantas.

Pythium oligandrum es capaz de generar diferentes metabolitos secundarios como la proteína oligandrin que actúa como potente elicitora frente a multitud de patógenos. Su contacto con el cultivo activa las rutas metabólicas del etileno y del ácido jasmónico responsables de que la planta produzca cambios morfológicos y bioquímicos que restringen la viabilidad del patógeno.

Están autorizados los tratamientos foliares con Polyversum para el control de Botrytis cinerea en vid, pero una reciente publicación de los investigadores franceses Yacoub et al. (2016), mediante la inoculación P. oligandrum en la raíz de plantas jóvenes de Vitis vinifera L. cv. en cabernet-sauvignon, constató una reducción del 40-50% en la necrosis producida por el hongo de la madera de la vid Phaeomoniella chlamydospora (necrosis alrededor del 80% en plantas no tratadas). Para el control de botritis se recomienda aplicar preventivamente durante los periodos de mayor sensibilidad (final de floración, cierre de racimo, envero y previo a recolección). También es un microorganismo con interesante acción curativa y sin plazo de seguridad, ideal para aplicaciones previas a vendimia.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img