La publicación agraria líder
martes, noviembre 30, 2021
spot_img
InicioNuevos cultivosProducción ecológica, una realidad en crecimiento con mucho potencial

Producción ecológica, una realidad en crecimiento con mucho potencial

Por provincias, Valladolid es en la que mayor incremento se ha producido (160,26%), seguida de Soria (150%), mientras que Zamora, es en la que se ha producido un menor crecimiento desde 2015, según los datos que manejan en el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl).

En el último año, en todas las provincias ha aumentado el número de operadores en un 14,90%. En números absolutos, supone 192 nuevos el ejercicio pasado, frente a los 233 de 2019. La subida de este año ha sido algo inferior a la de 2019, que fue del 22,06%.
Por sexto año consecutivo (desde 2014) se ha incrementado la superficie dedicada a producción ecológica en la comunidad autónoma castellanoleonesa. En 2014 no hubo convocatoria de ayudas a la incorporación a la producción ecológica, posible causa por lo que ese año se produjo un descenso de la superficie.

En este ámbito, hay un 16,95% más superficie que en 2019 (algo menos que el año anterior, que fue del 18,17%). Así, el número de hectáreas asciende a 69.916. Aunque el incremento de 2020 sea inferior al del ejercicio precedente, en valor absoluto la lectura es otra: en 2020 son 10.133 hectáreas, mientras que el anterior fueron 9.196 hectáreas las incorporadas.

Por lo que se refiere a los cultivos, en todas las superficies es ahora mayor, a excepción de la dedicada a aromáticas y medicinales, que se ha reducido levemente. Tomando como referencia 2015, el incremento es del 96,31%, lo que suponen 34.301 hectáreas más.

En ganadería

El número de ubicaciones ganaderas en Castilla y León asciende a un total de 136, un 115,87% de incremento respecto a cinco temporadas atrás. El aumento del número de ubicaciones ganaderas en Castila y León con respecto a 2019 ha sido del 1,49%, mientras que en Salamanca, Segovia, Soria y Zamora ha disminuido en el último año. En el resto de provincias el crecimiento ha sido moderado o no ha habido.

Este año la evolución del sector ganadero ecológico ha sido mínima. Al hecho de que se han incorporado solo dos ubicaciones nuevas, hay que tener en cuenta que existen operadores que no tienen instalaciones como tal, porque son trashumantes hacia otras comunidades. Este es el caso de un operador ovino de León, dos operadores ovinos de Palencia y un apicultor de Segovia.

Las únicas provincias en las que se incrementa de forma discreta el número de instalaciones ganaderas son Ávila, Burgos, León y Valladolid, destacando Ávila como la provincia en la que se ha producido el mayor aumento de forma proporcional.

El número de instalaciones dedicadas a la elaboración y transformación de alimentos ecológicos ha tenido un crecimiento constante desde 2015, un 87,67% más, lo que ha supuesto incorporar a la categoría de producción ecológica 185 instalaciones nuevas, llegando a las 396 instalaciones en 2020.

Con respecto a 2019, el crecimiento también ha sido positivo, con la incorporación de 42 instalaciones nuevas, lo que se traduce en casi un 12% más.

Castilla y León es una comunidad en la que tanto los consumidores como los productores están sensibilizados con qué son los productos de calidad diferenciada. Existe un gran número de zonas naturales con algún grado de protección ambiental en las que la agricultura y ganadería deben de manejarse de forma muy próxima a la producción ecológica. “En comparación con otras comunidades autónomas de España, en las que el sector está más desarrollado, en Castilla y León tenemos bastante margen para crecer”, afirman desde Itacyl.

Cometido social

La producción ecológica es un sistema general de gestión agrícola y producción de alimentos que combina las mejores prácticas en materia de medio ambiente y clima, un elevado nivel de biodiversidad, la conservación de los recursos naturales y la aplicación de normas exigentes sobre bienestar animal y sobre producción. Responden a la demanda, expresada por un creciente número de consumidores de productos obtenidos a partir de sustancias y procesos naturales.

La producción ecológica desempeña un papel social doble aprovisionando, por un lado, a un mercado específico que responde a una demanda de productos ecológicos por parte de los consumidores y, por otro, proporcionando al público bienes que contribuyen a la protección del medio ambiente, al bienestar animal y al desarrollo rural.

Identificación

Todos los productos alimenticios transformados (con un 95-100% de ingredientes de origen agrario ecológico) se identificarán con el logotipo ecológico de la UE. Además, deberá indicarse en la lista de ingredientes, los que son ecológicos.

Este logotipo debe de ir acompañado del código numérico de la autoridad u organismo de control que lo certifica y de la indicación del lugar en el que se han producido las materias primas agrarias que lo componen.

Indicaciones del origen del producto: Acrónimo que identifica al Estado Miembro de la UE o tercer país. Este apartado especifica el lugar de obtención de las materias primas (‘Agricultura UE’, ‘Agricultura no UE’, etc.).

La indicación del lugar adoptará:

  • ‘Agricultura UE’, materias primas agrícolas obtenidas en la UE.
  • ‘Agricultura no UE’, materias primas agrícolas provenientes fuera de la UE o extracomunitaria.

La mención ‘UE’ podrá ser sustituida por el nombre de un país.

  • Método de producción del producto: En la etiqueta también deben aparecer los términos ecológico o biológico, o en su defecto las abreviaturas ‘bio’ y ‘eco’.
  • Código organismo de control que certifica el producto: el logo de aval europeo se acompaña con el código de la entidad que certifica el producto.
  • Acrónimo de la comunidad autónoma en la que se ha controlado ese producto: ‘CL’ en el caso de los productos controlados en Castilla y León.
ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img