spot_img

La publicación agraria líder

sábado, mayo 28, 2022
spot_img
InicioActualidad cultivosYa se puede contratar el seguro de primavera para herbáceos extensivos

Ya se puede contratar el seguro de primavera para herbáceos extensivos

Es el momento para suscribir el conocido como ‘módulo de pedrisco’, oficialmente Módulo P. Cubre frente a pedrisco, incendio y riesgos excepcionales por parcela

José Ignacio García. Agroseguro.

España se puede considerar como un país tradicionalmente cerealista, sobre todo ciertas comunidades autónomas como Castilla y León, Castilla-La Mancha, Aragón, Andalucía y Cataluña. Castilla y León es la principal zona productora de cereales y así queda reflejado también en los resultados del seguro agrario. Además, la región cuenta con buenos registros en uva de vino o en cultivos industriales no textiles (remolacha y otros como el lúpulo o la adormidera).

Durante la última campaña, en Castilla y León se firmaron más de 84.500 pólizas que dieron cobertura a 2,14 millones de hectáreas y a 9,95 millones de toneladas. Los seguros de cultivos herbáceos representan el 80% de esta producción asegurada, con más de 8 millones de toneladas, 51.600 pólizas y una superficie protegida de 2,03 millones de hectáreas. Al sumar la producción de los cultivos industriales no textiles, el porcentaje aumenta a más de un 92% y al incluir a la de uva de vino, se supera el 94%.

A través de la línea de cultivos herbáceos el agricultor puede asegurar producciones de arroz, cereales de invierno, cereales de primavera, leguminosas grano y oleaginosas cuyo destino sea, exclusivamente, la obtención de grano o semilla certificada; y cuenta con coberturas frente a los daños provocados por los riesgos de pedrisco, incendio, no nascencia y no implantación, riesgos excepcionales (fauna silvestre, inundación-lluvia torrencial, lluvia persistente y viento huracanado) y resto de adversidades climáticas.
Esta herramienta ofrece a los agricultores una amplia variedad de alternativas de aseguramiento, con diferentes niveles de garantías y coberturas, pudiendo escoger la que más se ajuste a las necesidades de su explotación.

Esta herramienta ofrece a los agricultores variedad de alternativas de aseguramiento

Actualmente es el momento para contratar lo que coloquialmente los agricultores conocen como “módulo de pedrisco”-denominado, a efectos del seguro, Módulo P-, que cubre pedrisco, incendio y riesgos excepcionales por parcela, lo que significa que en el momento en el que ocurra un siniestro, la cobertura se realiza por parcela y por lo tanto la indemnización se calculará igualmente a nivel de parcela. Además, el seguro incluye una garantía a la paja de cereales de invierno que cubre los riesgos citados.

La línea de seguros para cultivos herbáceos extensivos cuenta con otras alternativas de aseguramiento, que son los que incluyen el riesgo de sequía (a través del denominado “resto de adversidades climáticas”) cuyo periodo de contratación se sitúa en meses de otoño.

Se trata de los Módulos 1 y 2. El primero ofrece al agricultor garantías básicas frente a todos los riesgos a nivel de explotación, por lo que supone una opción más ajustada en precio para los agricultores. El módulo 2, o módulo “todo riesgo”, como lo apodan los asegurados, también tiene todos los riesgos garantizados, pero ofrece coberturas por parcela y por explotación.

Ahora, también es el momento de contratar el seguro de primavera (módulo P) de uva de vino con cobertura por parcela frente a pedrisco y los riesgos excepcionales de fauna silvestre, incendio, inundación-lluvia torrencial, lluvia persistente y viento huracanado.
Hay que recordar que, desde el punto de vista de los siniestros, el año 2021 ha finalizado como el segundo peor en la historia del seguro agrario a nivel nacional, con 722 millones de euros en indemnizaciones. En el caso concreto de Castilla y León, los siniestros producidos durante el año se elevaron por encima de los 67 millones de euros, un 53% más que en el año anterior.

Por producciones, fueron importantes los daños registrados en los cultivos herbáceos extensivos (cereal de invierno, cereal de primavera, oleaginosas, legumbres o arroz) que cerraron la pasada campaña con 29,6 millones de euros en indemnizaciones, principalmente a causa de las fuertes tormentas de pedrisco sufridas durante la primavera y el verano en la región.

Destacan los daños que se registraron en producciones de uva de vino (9,7 millones) y hortalizas (3,6 millones). El resto de indemnizaciones correspondió a cultivos asegurados en otras líneas de seguro: frutales, remolacha, lúpulo o cultivos forrajeros, entre otras.

Por su parte, los ganaderos castellanoleoneses asegurados han registrado siniestros por valor de 21 millones.

La realidad es que en los últimos años se han alternado graves sequías, con fuertes tormentas de pedrisco o nieve a destiempo, lo que ha ayudado a consolidar la utilidad y solvencia del seguro agrario.

Y es que hoy, contar con un seguro agrario otorga una buena dosis tranquilidad que los diferentes sucesos de este año 2022 (meteorológicos, económicos e incluso geopolíticos) no están concediendo.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img