La publicación agraria líder
lunes, diciembre 6, 2021
spot_img
InicioForrajeBuen año para los cultivos forrajeros en Castilla y León

Buen año para los cultivos forrajeros en Castilla y León

La familia de los cultivos forrajeros confirma que estamos en un año de producciones correctas, en muchos casos por encima de la media de los últimos años.

La alfalfa se ha comportado bien este año, con carácter general, tanto en secano como en regadío. Estamos ante un cultivo “estable, en producción”, que se consolida como alternativa al monocultivo de cereal, en palabras de Fernando Garrachón, responsable de Cultivos de Lidea.

Este año se está pagando al agricultor en torno a los 140 euros por tonelada, aunque lo previsible es que el precio se recupere cuando se sosiegue el panorama internacional.

Para Garrachón, el buen año del cereal da la medida de cómo ha ido la alfalfa de secano. Tiene en común con otros cultivos de raíz pivotante -como la colza o el girasol- que aprovecha bien el agua disponible en el suelo y este año las lluvias de finales de primavera y principios del verano le han venido muy bien. La planta ha dado un estirón y ha tenido un buen segundo corte.

Estas características son las que justifican que en determinadas zonas la alfalfa se haya implantado como alternativa al cereal. Es lo sucedido por ejemplo en Palencia y Valladolid, de forma muy especial en la comarca de Tierra de Campos.

Uno de los puntos fuertes de la comarca reside en sus suelos duros, arcillosos, con capacidad para retener agua. También en contar con un pH muy adecuado para este cultivo, lo que favorece a los agricultores locales frente a los de zonas consumidoras de forraje, como Galicia.

Pero el panorama cambia a peor cuando acercamos la lupa a otras partes del mapa. Raúl Alonso, de Villanueva del Campo (Zamora), este año ha dado tres cortes a la alfalfa de secano, pero más por limpiar y dar un empujón a la planta que porque hubiera producción. En su comarca ha sido un mal año para la alfalfa por las heladas de mayo.

En todo caso destaca que el compaginar la actividad agrícola con la ganadera le ha permitido mantener la rentabilidad de su ganado ovino. Otros ganaderos no se han beneficiado de la subida en el precio de la leche porque al mismo tiempo le han subido el precio del pienso, reflexiona Alonso.

Ya en la vecina Salamanca, en la Tierra de Peñaranda Rubén Bueno ha cosechado guisante para grano y ha obtenido entre 3.500 y 4.000 kilos por hectárea. Es un resultado adecuado, teniendo en cuenta que se trataba de un regadío en un buen terreno.

Buen año también para la alfalfa en El Carpio (Valladolid). Juan José Calleja ha dado tres cortes y planea dar otros dos en torno al 15 de agosto y el 15 de septiembre. La previsión es muy buena.

También ha puesto veza para forraje, con parcelas “muy buenas” de 4.000 kilos por hectárea, mientras otras fueron arrasadas por los temporales de finales de la primavera.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img