spot_img
La publicación agraria líder
lunes, enero 24, 2022
spot_img
InicioPortadaEl campo hace control de daños tras una semana de trombas de...

El campo hace control de daños tras una semana de trombas de agua y granizo

La sucesión de tormentas no ha finalizado y el campo de Castilla y León sigue pendiente de esta amenaza, que puntualmente puede tener efectos severos para las producciones.

Mientras tanto, agricultores y técnicos siguen pendientes de hacer un ‘control de daños’ por lo ocurrido en la última semana.

José Ignacio Barasoáin, director territorial de Agroseguro, destaca que el peor día fue el sábado 30 de mayo, con una sucesión de tormentas que afectaron de forma seria a diferentes municipios de Burgos y Valladolid, en su mayoría pertenecientes a la Ribera del Duero.

El cultivo más afectado ha sido el cereal en términos de cantidad, pero desde el punto de vista cualitativo el más perjudicado ha sido el viñedo, que en muchos sitios ya estaba con el racimo visto, con muchos viticultores realizando tratamientos, haciendo la poda en verde tras calcular la producción que daría cada planta para este año…

Por eso la prioridad de los técnicos de Agroseguro en los próximos días va a ser entrar en la viña, después de que sus responsables dieran unos días de margen a la planta, de modo que ahora se puedan analizar con rigor las consecuencias de las tormentas, ver qué partes de la viña afectada pueden ser viables.

Viñedo asegurado

Las oficinas de Agroseguro han recibido partes por 2.500 hectáreas de viñedo, pero esa cifra se podría ampliar en otras mil. Evidentemente, la entidad solo recibe datos de fincas aseguradas y la cifra real de viñedo afectado podría ser el doble.

Barasoáin destaca que la mitad del viñedo de la comunidad está asegurada, un porcentaje que sube en la parte más afectada por las tormentas, que forma parte del corazón de la DO Ribera del Duero.

14.000 hectáreas de cereal

También se han recibido partes por 14.000 hectáreas de cereal, aunque se podría llegar fácilmente a las 25.000, y por unas mil hectáreas de forrajes. En el caso de la alfalfa, el problema ha sido que se ha mojado el corte, que estaba reciente.

Los cultivos hortícolas han dado parte por algo menos de 300 hectáreas y se ha informado de unas 400 hectáreas en remolacha y adormidera.

Como agua de mayo

Al mismo tiempo, las tormentas de esta semana han traído un agua que en determinadas zonas ha sido beneficiosa, como en el sur de la provincia de Valladolid, que estaba muy cerca de las cifras de sequía, y en áreas de Burgos que también necesitaban el agua con urgencia. En puntos del sur de esa provincia han caído 32 litros por metro cuadrado, lo que ha salvado muchas cosechas.

Los beneficiarios han sido cultivos como el cereal, la remolacha o las leguminosas.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img