spot_img

La publicación agraria líder

miércoles, agosto 17, 2022
spot_img
InicioColzaEstas son las variedades de colza con mejores rendimientos, según Itacyl

Estas son las variedades de colza con mejores rendimientos, según Itacyl

Ensayos 2021:

La colza es una planta herbácea anual de la familia de las crucíferas que se utiliza como oleaginosa. Desde el año 2007, su evolución en superficie ha sido espectacular, llegando casi a quintuplicarse en 2017. Sin embargo, desde ese año la dificultad de su implantación en secano, debida a la ausencia de precipitaciones en las épocas de siembra, ha hecho que la superficie disminuya año tras año, apreciándose más en Castilla y León, que es actualmente la comunidad autónoma con mayor implantación de este cultivo.

En esta campaña el clima acompañó en la implantación y, animado por los buenos precios, se ha producido un importante incremento de superficie, tanto a nivel regional como nacional.

La colza como cultivo alternativo al monocultivo de cereal se está consolidando en un gran número de explotaciones de Castilla y León, principalmente por la introducción de innovaciones en su agronomía (fertilización, control de plagas y enfermedades, tratamiento de malas hierbas), así como por la aparición de nuevas variedades, más productivas y resistentes a la dehiscencia y al encamado, así como por una mayor calidad y cantidad en el contenido de grasa. Mereciendo un apartado especial las variedades resistentes a herbicidas, conocidas como variedades Clearfield.

En el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl) se vienen realizando ensayos de colza desde el año 2003, evaluándose la adaptación de gran número de variedades a nuestras condiciones agroclimáticas. Debemos tener en cuenta que en la colza existen distintos tipos de variedades.

Variedades línea: aquellas en las que los individuos que descienden de ellas son por autofecundación.

Variedades híbridas: obtenidas a través de cruzamientos de líneas puras.

Asociación híbrido-línea: Se cruza un híbrido sin polen con una variedad que polinice.

Asociación híbrido-híbrido: híbrido donde la mitad de las plantas tienen polen y la otra mitad no. Su fecundación es cruzada.

Híbridos restaurados: híbridos fértiles, que producen polen y se autofecundan.

En la actualidad, prácticamente todas las variedades que se siembran son variedades híbridas, especialmente híbridos restaurados, habiendo prácticamente desaparecido la siembra de variedades línea, por ser menos productivas.

Las variedades que hay actualmente en el mercado están registradas en registros europeos, si bien en 2018, ya se ha comenzado con el registro de variedades de colza en la Oficina Española de Variedades Vegetales, lo que pone de manifiesto el interés de las empresas obtentoras de semillas en este cultivo y su desarrollo en España.

Determinar qué variedad va a aportar más, tanto en rendimiento como en calidad de cosecha, con la mejor adaptación a las condiciones agroclimáticas de cada comarca, es uno de los objetivos de los ensayos realizados por Itacyl, encuadrados dentro del Grupo para la Evaluación de Nuevas Variedades de Cultivos Extensivos (GENVCE).

En esta campaña, las lluvias caídas en todas las localidades, durante la segunda quincena de septiembre, han favorecido la nascencia y por lo tanto la buena implantación de la colza. El invierno muy frío, especialmente el mes de enero, con temperaturas por debajo de los diez grados bajo cero durante muchos días, ha ocasionado problemas de heladas y disminución de rendimientos.

Posteriormente, las escasas precipitaciones y altas temperaturas de marzo también influyeron negativamente, si bien las lluvias de abril y mayo hicieron mejorar los rendimientos finales, aunque muy por debajo de campañas anteriores.

En las últimas campañas, se está observando un importante aumento de plagas, especialmente gorgojos (Ceuthorrhynchus napi), que atacan a tallos y silicuas, y pulgones (Brevicoryne brassicae), muy perjudiciales en los últimos estadios. Ambas plagas han aparecido en los ensayos, afectando negativamente los rendimientos.

En cuanto a enfermedades, los ataques han sido inferiores a la campaña 2019/2020, si bien se ha observado algún ataque de alternaria, causada por Alternaria brassicae y Alternaria brassicicola, si bien no han tenido gran incidencia en los resultados finales. A diferencia de la campaña anterior, no se ha detectado presencia de Phoma, la enfermedad fúngica provocada por el hongo Leptosphaeria maculans (Phoma lingam).

Las producciones se expresan en kilos por hectárea a 9% de humedad y 2% de impurezas. La fiabilidad de los ensayos viene reflejada por su coeficiente de variación. Los ensayos se consideran válidos con un coeficiente de variación máximo del 15%. Cuando un ensayo es válido y fiable, el test de Duncan permite determinar la diferencia significativa de rendimiento entre variedades con un umbral del 5%.

Las variedades que obtienen la misma letra no presentan diferencias significativas.

Torrecilla de la Abadesa.

En los ensayos de Torrecilla de la Abadesa (Valladolid), los rendimientos, tanto de regadío, como especialmente secano, estuvieron muy por debajo de campañas anteriores, por las razones que se indicaron anteriormente. Destacar el amplio coeficiente de variación en el secano, lo que supone la anulación del ensayo dentro del grupo GENVCE. Se ofrecen los datos por tener una información sobre el comportamiento de algunas variedades a condiciones adversas, además de ofrecer diferencias estadísticamente significativas entre variedades.

En regadío destacan las variedades INV1266 CL, ARTEMIS y AMADEO, todas ellas con rendimientos superiores a 4.200 kg/ha, pero muy por debajo de la media de campañas anteriores que llegaban a los 7.000 kg/ha.

En el ensayo de secano, destacaron DK EXPEDIENT, INV1266 CL y FELICIANO KWS, todas por encima de los 1.700 kg/ha, pero al igual que en regadío, muy alejadas de los casi 4.000 kg/ha de otras campañas.

En ambos ensayos, se aprecia una disminución significativa de la altura de las plantas.

 

 

Fresnillo de las Dueñas.

El ensayo de Fresnillo de las Dueñas (Burgos) también tuvo unos rendimientos inferiores a los de campañas anteriores, a pesar de que las producciones superaron a los otros ensayos en secano.

Las bajas temperaturas del invierno, la escasez de lluvias y altas temperaturas de marzo han influido negativamente en los rendimientos, a lo que se une la falta de homogeneidad en la maduración de algunas variedades. La influencia de plagas y enfermedades fue muy escasa.

Destacan las variedades ARTEMIS con un rendimiento de 3.282 kg/ha, VESTA CL con 3.260 kg/ha y DECIBEL CL con 3.207 kg/ha. Si ha habido diferencias estadísticamente significativas entre variedades y un buen coeficiente de variación. El ensayo muestra la progresión de las variedades Clearfield, con rendimientos semejantes, y en algunos casos superiores a los de las variedades convencionales.

La Bóveda de Toro.

El ensayo realizado en La Bóveda de Toro (Zamora), debido a su alto coeficiente de variación, ha sido excluido de la red GENVCE, si bien se ha considerado oportuno su publicación, debido a que aporta datos sobre la adaptación de las variedades a heladas, estrés hídrico y ataque de pulgones, estos últimos muy agresivos en algunas variedades. Como en todos los ensayos, la altura de la planta ha sido inferior a la de otras campañas.

Los rendimientos, también han sido muy inferiores a los de campañas anteriores, destacando las variedades PT269 CL, INV1266 CL, MUZZICAL, con rendimientos que superan los 1.600 kilogramos por hectárea. Destaca el hecho de que las dos primeras variedades, en cuanto a rendimiento por hectárea, incorporan la tecnología Clearfield.

Ensayos 2019:

Un año más, el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl) ha dado a conocer sus ensayos de variedades de colza con el objetivo de determinar qué variedad puede aportar más, tanto en rendimiento como en calidad, con la mejor adaptación a las condiciones agroclimáticas de cada comarca de producción. Los ensayos de colza se han realizado en la localidad burgalesa de Fresnillo de las Dueñas y en las vallisoletanas de Torrecilla de la Abadesa y Fresnillo de las Dueñas. Se encuadran dentro de la actividad investigadora del Grupo para la Evaluación de Nuevas Variedades de Cultivos Extensivos (Genvce).

Como señalan los autores del estudio, los campos de ensayo de variedades, dadas las dificultades de implantación por la sequía, se realizaron en parcelas con posibilidad de riego, al considerarse que resultaba más interesante tener datos de rendimientos, que tener ensayos que probablemente se hubieran anulado.

Las producciones se expresan en kilos por hectárea a 9% de humedad y 2% de impurezas. La fiabilidad de los ensayos viene reflejada por su coeficiente de variación. Los ensayos se consideran válidos con un coeficiente de variación máximo del 15%. Cuando un ensayo es válido y fiable, el test de Duncan permite determinar la diferencia significativa de rendimiento entre variedades con un umbral del 5%. Las variedades que obtienen la misma letra no presentan diferencias significativas.

Al tratarse de ensayos de regadío, la influencia de las condiciones meteorológicas es menor. En esta campaña las especiales condiciones de sequía en el momento de la implantación han condicionado mucho las siembras, si bien con dos riegos de apoyo y la aparición de las lluvias en abril se han conseguido unos rendimientos muy aceptables, aunque inferiores a los de 2018, cuando a pesar de los problemas de implantación las lluvias fueron más abundantes.

Al mismo tiempo, las altas temperaturas y la escasez de lluvias en el mes de febrero han traído consigo un menor desarrollo de la planta, con alturas inferiores a la campaña anterior.

En Torrecilla de la Abadesa (Valladolid) la variedad más productiva ha sido Gordon KWS

En el análisis de resultados, en la localidad de Torrecilla de la Abadesa (Valladolid) la variedad más productiva ha sido Gordon KWS con una media de 6.976 kilos por hectárea, seguida de Memori, con 6.862 kilos, con una media del ensayo de 6.116 kilos, algo inferior al año pasado en esa zona. Casi la totalidad de variedades están cercanas a los 6.000 kilos, lo que pone de manifiesto el potencial productivo de algunas variedades de colza. Sí existen diferencias significativas entre variedades, especialmente entre las más productivas y las que han quedado en las últimas posiciones.

En todos los ensayos destaca la escasa incidencia de las heladas, no habiéndose detectado plantas con afección por helada, ni tampoco plantas con encamado, debido principalmente a que la altura registrada por las plantas ha sido inferior a campañas anteriores.

Ha tenido incidencia el ataque de gorgojos (Ceuthorrhynchus napi), que ataca a tallos y silicuas, por lo que ha habido que hacer tratamientos con Nurelle, todos ellos antes de los ataques, por lo que se ha evitado su influencia en los resultados.

En opinión de los autores, merece la pena insistir en el alto potencial productivo de las variedades, puesto que cada año se observan algunas con buenos rendimientos a pesar de las condiciones meteorológicas no muy favorables. Este comportamiento ratifica los importantes avances que se producen en la genética de las variedades que aparecen en el mercado y no solo en rendimientos, sino también en una menor dehiscencia, mayor homogeneidad de maduración y aumento de las ramificaciones.

La duda de las lluvias en otoño

En su análisis, los autores recuerdan que desde el año 2007 la evolución de la colza en superficie ha sido espectacular, llegando casi a quintuplicarse en 2017. Sin embargo, desde ese año la dificultad de su implantación en secano, debido a la ausencia de precipitaciones en las épocas de siembra, ha hecho que la superficie disminuya año tras año. Donde más se aprecia ese proceso es en Castilla y León, que es la comunidad autónoma con mayor implantación de este cultivo.

De hecho este año continúa el decrecimiento en esta campaña en Castilla y León, cercano a las dos mil hectáreas respecto a la campaña anterior, que ya de por sí había experimentado una reducción muy importante respecto a 2017. De este modo, si continúan las condiciones de falta de agua en la época de siembra, el cultivo tendrá muchas dificultades en los secanos, como indican los autores.

Es una realidad que antes de 2017 la colza como alternativa al monocultivo de cereal se estaba consolidando en un gran número de explotaciones de Castilla y León, principalmente por la introducción de innovaciones en su agronomía (fertilización, control de plagas y enfermedades, tratamiento de malas hierbas), así como por la aparición de nuevas variedades, más productivas y resistentes a la dehiscencia y al encamado. Se iba obteniendo una mayor calidad y cantidad en el contenido de grasa. Además, merecían un apartado especial las variedades resistentes a herbicidas, conocidas como variedades Clearfield.

Campo de ensayo de Fresnillo de las Dueñas

En Fresnillo de las Dueñas el ensayo ha tenido una media inferior al de Torrecilla de la Abadesa, con 5.708 kilos por hectárea, destacando la variedad RGT Trezzor -con 6.725 kilos- como la más productiva, seguida de Umberto KWS, con 6.596 kilos. En este ensayo se aprecian pocas diferencias estadísticamente significativas entre variedades, si bien las últimas son las que han quedado un poco rezagadas respecto a las que figuran como más productivas. Entre unas y otras sí se han registrado diferencias estadísticamente significativas en cuanto al resultado.

Una apreciación que se realiza desde el equipo responsable del estudio es que desde el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León se vienen realizando ensayos de colza desde el año 2003, evaluándose la adaptación de un gran número de variedades a las condiciones agroclimáticas de Castilla y León. También se advierte de que en la colza existen distintos tipos de variedades:

  • Variedades línea: son aquellas en las que los individuos que desciendes de ellas son por autofecundación.
  • Variedades híbridas: obtenidas a través de cruzamientos de líneas puras.
  • Asociación híbrido-línea: se cruza un híbrido sin polen con una variedad que polinice.
  • Asociación híbrido-híbrido: híbrido donde la mitad de las plantas tiene polen y la otra mitad, no. Su fecundación es cruzada.
  • Híbridos restaurados: híbridos fértiles, que producen polen y se autofecundan.

Variedades registradas en España

En la actualidad, prácticamente todas las variedades que se siembran son híbridas, especialmente híbridos restaurados, habiendo casi desaparecido la siembra de variedades línea, por ser menos productivas. Las variedades que hay actualmente en el mercado están registradas en registros europeos, si bien en 2018 ya se ha comenzado con el registro de variedades de colza en la Oficina Española de Variedades Vegetales, lo que pone de manifiesto el interés de las empresas obtentoras de semillas en este cultivo y su desarrollo en España.

En consonancia con la función divulgativa de Itacyl, el informe hace hincapié en diferentes consideraciones sobre el cultivo de la colza para obtener buenos rendimientos. En relación con los suelos, son los sueltos, francos, que no se encharcan, son los más apropiados para esta especie, si bien se adapta a cualquier tipo de suelo. Lo más importante es tener una buena implantación. Es muy importante pasar un rulo antes de la siembra y una vez conseguida el cultivo aguantará muy bien las bajas temperaturas y soportará la ausencia de precipitaciones, al poder aprovecharse de las reservas del suelo.

Para la siembra, lo primero que se debe tener en cuenta es el ciclo de cultivo de la variedad. Para ello existen variedades de invierno, que se cultivan en las regiones con mayor superficie, como Castilla y León y Cataluña, reservándose las variedades de primavera para Andalucía. Antes de sembrar, hay que realizar una labor de fondo con chísel o cultivador pesado, realizar el abonado de fondo, pasar un cultivador, aplicar herbicidas de preemergencia o postemergencia temprana, pasar el rulo y después sembrar.

Para las variedades de invierno, la época recomendable de siembra es la última semana de septiembre, sobre todo si se dispone de un riego de implantación o el terreno tiene humedad suficiente. Si no es así, habría que retrasar un poco la siembra. Se podría retrasar hasta noviembre, lo que conlleva menor rendimiento y mayor riesgo de heladas. La dosis de siembra para semillas de 4 gramos sería de 6,5 kg/ha en secano y 3,5 kg/ha en regadío, lo que nos debe llevar a 650..

La colza en Villafranca de Duero

En cuanto a los resultados de Villafranca de Duero, la variedad más productiva fue Conrad CL, con un rendimiento de 5.642 kilos por hectárea, seguida de Melodie, con 5.048 kilos. La media del ensayo fue de 4.184 kilos por hectárea, algo inferior a los otros ensayos, pero con rendimientos que los técnicos de Itacyl consideran buenos.

En las variedades ensayadas se hace referencia a que algunas llevan la tecnología Clearfield. Se trata de un sistema integrado en algunas variedades, en este caso de colza, aunque también existe en otras especies como el girasol, para el control de malas hierbas. Está basado en el desarrollo de variedades tolerantes a las imidazolinas, mediante técnicas tradicionales de inducción de mutaciones y mejora genética convencional, sin introducción de genes de otras especies; por tanto se trata de semillas no transgénicas.

Las variedades que incorporan esta tecnología son tolerantes a Imazamox, una materia activa con efecto herbicida. En las parcelas sembradas con híbridos Clearfield es posible la aplicación del herbicida Cleranda (imizamox 1,75%+metazacloro 37,5%) en posemergencia. Esta tecnología tiene interés en parcelas con una fuerte presencia de determinadas malas hierbas, principalmente crucíferas, que presentan un déficit de control con los herbicidas habitualmente más utilizados.

Los datos de los ensayos muestran que los resultados son semejantes a variedades que no utilizan esta tecnología. Incluso en el ensayo de Villafranca de Duero la variedad más productiva llevaba esta tecnología, por lo que complementan a la aparición de nuevas variedades cada vez más productivas, lo que para el equipo redactor del estudio contribuirá a consolidar el cultivo de la colza como una alternativa al monocultivo de cereal.


Autores del estudio:

Gabriel Villamayor Simón
Mª del Carmen Díez Fraile
Rosa María Fdez. de la Fuente
José Ramón Valles Rodríguez

Foto: Itacyl

 

La recomendación de colza de Acor incluye once variedades de secano y otras tantas de regadío

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img