spot_img

La publicación agraria líder

lunes, diciembre 5, 2022
spot_img
InicioColzaLa ausencia de lluvias castiga otro año más las siembras de colza...

La ausencia de lluvias castiga otro año más las siembras de colza en los secanos de Castilla y León

No hay tractores en el campo. Y si, por alguna inexplicable razón, trabaja uno hay que buscarlo en medio de una densa nube de polvo. Mientras que el cerealista clama al cielo para que llueva algo, el viticultor está encantado con este tiempo. Tampoco le preocupa demasiado al que cosecha el girasol ni al que tiene maíz ni patatas. Al revés que le sucede a quien tenía planificado poner colza en algunos secanos, que ya lo ha descartado.

Ahora el panorama es muy similar al del año pasado en estas mismas fechas, cuando la sequía amenazaba de manera dramática la sementera. Y no hay garantía de que la primavera se vaya a portar tan bien. “Casi seguro que no quedará más remedio que sembrar en seco. Ya tenía que haber llovido…”, dice apesadumbrado el responsable del departamento de Agricultura e Innovación de Urcacyl, José María Santos. este fin de semana apenas ha dejado cuatro gotas según qué zonas de la región.

A principios de semana pasada las previsiones daban algo de lluvia para este último domingo. De cualquier manera, hacen falta entre 40 y 60 litros para hacer las labores y que el cereal pueda germinar. Y que no comience a helar. “La última campaña hubo un cosechón a pesar de hacerlo todo mal, pero…”, comenta Santos en busca de un resquicio de esperanza.

Sin margen de tiempo

A la colza apenas le quedan ya opciones para sembrar en los secanos. La falta de precipitaciones, en este caso, pone en jaque a este cultivo. “Hay gente que ya lo ha descartado hace tiempo”, lamenta José Antonio Blanco, delegado de Sebla. Ya había menos intención de apostar por este cultivo por el desánimo que han dejado las dos campañas precedentes, con sendos meses de septiembre similares a este pasado. El tiempo manda. “Si se siembra más tarde de mediados de octubre puede tardar en nacer y si se hiela…”, comenta.

Francisco Sánchez, de Acor, señala también que los “agricultores consultan a diario las previsiones meteorológicas y actúan en consecuencia”. Así, en los primeros días de octubre, una gran mayoría todavía no ha sembrado las colzas de secano ya que no dan previsiones inmediatas de agua. 

Los secanos que se han sembrado no han nacido salvo en las zonas donde han caído tormentas. La variabilidad en los regadíos va desde parcelas en las que está germinando la semilla hasta parcelas con plantas en cuatro hojas verdaderas; pasando por cotiledones y dos hojas verdaderas, constata el técnico de Acor.

Habitualmente la fecha límite se sitúa a mediados de octubre. “En los últimos cuatro años no ha helado, prácticamente, hasta final de año y los que sembraron con posterioridad a esa fecha límite corrieron el riesgo pero acertaron”, dice Sánchez.

“Según esto, a las siembras que se realicen a final de mes no les afectarán las heladas de forma inmediata, aunque tendrán menos desarrollo porque la temperatura del suelo es menor. Las horas diarias de luz solar se han reducido mucho y por tanto el potencial de rendimiento final será más bajo”, avisa.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img