spot_img

La publicación agraria líder

martes, diciembre 6, 2022
spot_img
InicioPortadaLa cosecha se acorta con maíz sin humedad y la remolacha ofrece...

La cosecha se acorta con maíz sin humedad y la remolacha ofrece buena polarización

Ya hay cereal nacido en algunas parcelas, como en el sur de Valladolid

Es necesario que llueva para la nascencia y que los cultivos se implanten y desarrollen

Necesitan llegar al periodo de heladas con el vigor suficiente para afrontar el frío sin acusarlo en exceso

Cuesta arriba. Y con mucha pendiente. El inicio de la campaña suele ser en la mente del agricultor un ‘borrón y cuenta nueva’ si la anterior ha sido mala. Esta que comienza ahora es diferente incluso en eso. Las previsiones son que no lloverá apenas en octubre. Y después, habrá que verlo… El comienzo es muy malo.

La mayor parte de las tierras castellanoleonesas están preparadas, como se ha podido, para la sementera. Algunas ya se han sembrado y en otras pocas incluso empieza a despuntar el cereal, tal como sucede en el sur de Valladolid. La gran incógnita es el recorrido que tendrá todo.

“Necesitamos agua a cubos”, reclama el técnico de Urcacyl José María Santos. La humedad es imprescindible para preparar terrenos, que nazca la siembra y que después se desarrolle el cultivo.

En breve pueden llegar las heladas, que lo apuntillarán todo a menos que antes haya remedio.

La remolacha y el maíz son ahora los mejor parados, solo porque las condiciones para cosechar son buenas.

La reciente prohibición de la Comisión Europea sobre el uso de fitosanitarios en las Superficies de Interés Ecológico (SIE) del pago verde de la PAC es otro nuevo caballo de batalla. Desde Urcacyl reclaman que se posponga flexibilizando o modificando sus condiciones de aplicación de fitosanitarios.

El maíz, muy seco

La falta de agua ha lastrado al maíz, que es tan dependiente de los riegos. Sobre todo en momentos concretos del ciclo. El suministro se acabó en muchas zonas de Zamora ya a mediados de julio. Así es imposible que la planta goce. El peso específico y la producción han bajado sensiblemente.

También se deja sentir en el adelanto de la cosecha. “Nunca se había visto cosechar antes maíz que girasol”, apunta el técnico de Cobadu. Quedará en esta zona solo en torno al 20% de recoger. Había menos superficie.

En León -la provincia maicera por excelencia de la comunidad- ya se ha empezado a cosechar el que solo ha podido recibir entre dos y tres riegos. La media de producción anda de 5.000 a 6.000 kilos por hectárea. Buena noticia es que la humedad, como no podía ser de otra forma, está en un 17%.

Con 30 grados de temperatura ambiente cae la humedad dos grados a la semana, de manera que casi de inmediato entrará ya directamente en el secadero, tal como destaca Matías Llorente, de UPA.

En las parcelas que sí han podido recibir cinco aportes de agua la producción de cosecha será “casi normal”. La espiga presenta humedad “mínima”, así que la recogida terminará este año en un tiempo récord para lo que suele ser habitual en León.

Remolacha; bien de azúcar

Azucarera ya ha iniciado la campaña remolachera en la zona norte. La recepción comenzó en la fábrica de Toro. La estimación de aforo supera 1,8 millones de toneladas, aproximadamente 200.000 más que el año anterior. El cultivo ha evolucionado bien en las zonas que no se han visto afectadas por la sequía debido a que la siembra se realizó en el momento óptimo y con buenas condiciones. Sin embargo, algunas comarcas se han visto afectadas por las restricciones de agua que han influido en el desarrollo de la planta.

“Ante la desaparición de las cuotas de producción de azúcar en la Unión Europea, el sector remolachero azucarero afrontará un nuevo contexto de mercado que sin duda supondrá una oportunidad para crecer y consolidar al sector”, apuntan desde Azucarera.

En Zamora basta con un vistazo a las fincas remolacheras para ver que acusan la sequía: muchas no se han podido regar desde hace casi tres meses. Solo ha bebido de lo poco que ha caído del cielo. Y menos mal que cayó algo, porque necesita sí o sí agua en septiembre. Es un cultivo muy sufrido, de manera que el drama no es el del maíz. “Tendrá menos toneladas, pero ahí está…”, se consuela José Crespo.

En León hay 6.300 hectáreas, de las cuales 2.900 no se han regado desde agosto. “Están machacadas; con solo tres hojas en el cogollo”, describe Matías Llorente, de UPA. La previsión es que el día 25 de este mes se pueda empezar a arrancar las cerca de 3.000 hectáreas que han recibido agua de Riaño.

La cruz es que las 2.900 hectáreas leonesas de este cultivo peor irrigadas, y en peor estado, quedarán para el arranque en la tanda de marzo. En general, está bien de riqueza: la media está por encima del 16%, de manera que podría arrancarse con un 17% de polarización según el experto de UPA.

El fuerte ataque de cercospora que ha sufrido ha obligado a tres tratamientos fitosanitarios, a pesar de que todo iba bien hasta hace pocos meses. Se sembró pronto y la nascencia fue excelente. Hay 100.000 plantas por hectárea.

Mal para la colza

Para la colza no se ha podido acondicionar el terreno de la mejor manera y, además, estamos en los últimos días para la siembra. Es posible que nazca muy mal y que no llegue protegida a los hielos invernales.

“Hay una indecisión tremenda. Se revolvería todo si fuera a llover, pero no hay ninguna previsión. Los agricultores tienen los sacos de semilla en casa, aunque son los menos los que se han atrevido a sembrar en polvo”, comenta el técnico de la cooperativa de Zamora Cobadu José Crespo sobre la sementera de colza. La nascencia es vital para este cultivo, y ahora mismo pinta muy mal para los secanos.

“Aunque después de haber podido preparar bien las parcelas para albergar este cultivo, nos han faltado 20 litros para haber podido sembrarlo con más garantías”, argumenta el técnico de Monsanto Anxo Valiño.

Los agricultores con más experiencia con el cultivo, han sembrado en seco, esperando las lluvias de finales de octubre, y otros esperan con ansia unas precipitaciones que les anime a dar el último paso. “Siempre hablamos del límite para sembrar colza, de mediados de octubre por el riesgo de las heladas, aunque podemos asegurar que la colza aguanta más de lo que pensábamos en un principio”, apunta Valiño.

El de Monsanto opina que la superficie subirá en Zamora, se mantendrá en Valladolid y bajará en el resto de provincias, concluyendo que en el total de la comunidad disminuirá ligeramente con respecto a la campaña de colza pasada.

El desastre de la patata

“La campaña ya era un desastre hace un mes, y sigue siéndolo”. Marco Martín, presidente de la Asociación de Operadores de Patata en Origen de Castilla y León (Asopocyl), es así de claro y rotundo. “Muy mal. La campaña es dramática”, respalda Cosme Catalán, director de Intersur. El productor vende ahora a solo 2, 3 céntimos… hasta 12 el kilo como mucho. ‘Cada uno, a como pueda’, parece la consigna. No está escrita, pero sí asumida por el agricultor. Por la cuenta que le trae en su economía.

La producción está valorada por debajo de los costes y la venta, a pesar de todo, flojea. Los males se los achaca Martín a que hubo poco escalonamiento en la siembra, lo que ha propiciado mucho arranque simultáneo. “No se puede dar salida a la patata de 20.000 hectáreas a la vez”, censura.

Tampoco hay que desdeñar los tubérculos franceses han estado en el mercado español desde el inicio. Y a precios muy bajos. La calidad de la producción castellanoleonesa está en la media de otros años, aunque al principio hubo poco tamaño y el calor ha afectado; algunas patatas están manchadas.

Se ha arrancado cerca del 70% en Castilla y León, a un ritmo similar al de otras cosechas. Quizá algo menor. Exceptuando la de Segovia, que se caracteriza por su buena calidad para lavar, parece ser que se abandonará mucha patata en el campo para evitar la pérdida de más dinero con los costes del arranque. “La que queda, excepto la de industria, es de mala calidad. Esta es de las peores campañas que recuerdo. Se puede dar por finalizada”, sentencia Catalán.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img