La publicación agraria líder
lunes, diciembre 6, 2021
spot_img
InicioCerealLas lluvias previstas para esta semana podrían dar al cereal el empujón...

Las lluvias previstas para esta semana podrían dar al cereal el empujón que necesita

El agricultor de secano está muy pendiente de cómo serán las lluvias y tormentas anunciadas para la primera mitad de la semana que viene. Una cantidad de agua importante podría ser el empujón que necesitan unos cultivos para los que ya se anuncian buenos resultados, por encima de la media de la última década y del último sexenio.

Las lluvias de abril fueron desiguales, unos días cayó más en unas zonas de Castilla y León y otros en algunas diferentes. Sin embargo, hubo bastante homogeneidad y uniformidad en lo que se refiere a la cantidad de lluvia acumulada. “Esto fue muy beneficioso para los cultivos de toda la Comunidad”, recalca Javier Rodríguez, técnico de Cultivos de Grupo AN.

El agua llegó en el momento justo, a excepción de aquellas zonas donde se sembró con antelación y las que tienen un terreno más ligero. Estos cultivos sufrieron de “estrés hídrico” en marzo y las precipitaciones les han llegado tarde. Sobre todo ha afectado a las cebadas.

Fue bueno porque el agricultor tiró el nitrógeno, pero las plantas no lo habían podido aprovechar por la falta de agua.

De estos quince últimos días, lo más destacable, de nuevo, han sido las lluvias porque han aliviado ese estrés hídrico. “Y las temperaturas suaves han beneficiado a los cereales”, confirma Rodríguez. Aunque, también es cierto que el girasol y el maíz de regadío se desarrollan mejor con temperaturas más altas.

Estas condiciones de humedad y lluvia han favorecido la aparición de hongos en trigos. Sobre todo septoria. También se están viendo pequeños daños en trigos y cebadas por las noches más frías de finales de abril y principios de mayo. Pequeños, no grandes. Esto ocurre porque las partes delicadas de la espiga, con el hielo, puede quemarse y al florecer los granos afectados están secos y son “enanos”, según señala el experto de Grupo AN.

Otro problema que ha llamado la atención, o al menos ha sido algo más destacable, han sido las plagas de bichos, especialmente de lema.

Todavía no se puede aventurar a decir que será una cosecha récord hasta que haya recogido, pero los cereales están en condiciones óptimas para que haya una buena producción. Falta ver cómo concluye mayo, porque seguramente suban las temperaturas, algo que también es bueno porque, de lo contrario, el girasol y el maíz estarían en muy malas condiciones, advierte Rodríguez.

En general, la producción se espera buena salvo en esas zonas de cebadas extra tempranas.

Los cereales castellanoleoneses apuntan que la cosecha de esta campaña puede ser buena, siempre que el agua no se haga esperar mucho más. Ese es el problema más inminente a juicio de José María Santos, responsable del departamento de Agricultura e Innovación de Urcacyl.

“Va todo bien, pero hace falta agua en los próximos días, antes de que acabe mayo”, repite varias veces. “Si hubiera llovido más podría aguantar un tiempo, pero faltan precipitaciones”, añade. “Todavía tiene buena pinta”, matiza sobre trigos y cebadas.

Las primeras siembras son las que mejor están ahora mismo. La ventaja de que la primavera no esté siendo especialmente húmeda es que la sanidad es buena, sin que haya problemas significativos que reseñar.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img