spot_img

La publicación agraria líder

domingo, noviembre 27, 2022
spot_img
InicioCerealLas lluvias permiten que la sementera de cereal aproveche el final de...

Las lluvias permiten que la sementera de cereal aproveche el final de campaña con ciclos cortos

Las últimas lluvias han servido para que ahora estén rematando las siembras de cereal que restan. “Lo importante es que, en las próximas semanas, llueva. La sementera terminará bien”, adelante José María Santos, de Urcacyl. Estas urgencias de última hora han supuesto que incluso falte semilla de primavera en algunos lugares. De la de invierno, al contrario, hubo excedente de grano.

Hoy no luce mucho el campo, pero un nitrato a tiempo, un poco de agua y unos grados más volverán a hacer el cambio de panorama. “En solo dos días cambiará totalmente el color de las parcelas”, recuerda Santos.

En el valle del Esgueva (Valladolid) han terminado de poner incluso los guisantes. Tratan contra el bromo y están pasando el rodillo y empiezan a fertilizar. “Estamos un poco en compás de espera…”, dice el presidente de la cooperativa, Honorato Calleja.

Por Benavente (Zamora) el campo se deja ver en los dos extremos. Las primeras siembras de cereal, en seco, tienen ya muy buen aspecto al haber sido espoleadas después por las lluvias, según explica el técnico de Cobadu Fernando Miguel. Al contrario, las parcelas que se dejaron hasta hace poco en busca de las nubes están naciendo ahora. En algunas se ha empezado a ver la nascencia hace quince días y, todavía, alza poco la planta.

Se ha acabado de sembrar en las tierras zamoranas apenas hace dos semanas. En León siguen poniendo cebadas de ciclo corto y algo de trigo fuerza, según detalla Luis de Juan, Técnico de LESA. No queda nada de cereal por sembrar desde hace ya tiempo en Salamanca. Apenas faltan cebadas por nacer. Y los agricultores están “a tope” con los abonos y fitosanitarios, tal como describe José Antonio Marcos, responsable del departamento Agrícola de Campal. En los secanos están comenzando con las siembras de garbanzos. El agua caída esta semana en algunas zonas ha mitigado, al menos en parte, la necesidad que se empezaba a percibir.

En algunos otros lugares, como en tierras palentinas, están tratando ya los cereales de invierno contra vallico, bromo y hoja ancha. También se había empezado tímidamente la semana pasada a abonar “con grandes NPK para después rematar con nitrato”, según señalaban desde Cooperativa Agrícola Regional (CAR).

En Miranda de Ebro dan por concluidas las siembras. Solo queda alguna parcela puntual, en las últimas de las que han arrancado la remolacha. “No va mal, no va mal…”, dicen en la cooperativa Virgen de Altamira. La mirada la tienen puesta a más largo plazo, en que los próximos meses traigan agua.

La zona del Arlanza, también en Burgos, está ya acabada en cuanto a cereal. Hay bastante menos superficie de trigo que otras campañas. La cebada tardía -por las fechas de siembra por las que el profesional ha optado- abunda. Lo que se puso en seco está bien nacido casi todo. Peor le ha ido a la siembra directa, sobre todo sobre residuos de rastrojo y en zonas en las que apedreó el año pasado. El exceso de masa vegetal ha incidido para mal, a juicio de Sandra Hernando, técnica de Arlanza Cooperativa.

Casi no queda nada para concluir con el cereal en Soria. José Antonio Gonzalo, responsable de Cultivos de Copiso, cifraba a finales de la pasada semana en un 5% lo que restaba de poner de cebada. De agua está bien el terreno, pero tampoco le hacen ascos a unas gotas para que tire para adelante lo que está recién plantado.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img