spot_img

La publicación agraria líder

jueves, septiembre 28, 2023
spot_img
InicioRemolacha“Acor está preparada para afrontar con garantías el importante reto de 2017”

“Acor está preparada para afrontar con garantías el importante reto de 2017”

Este año será decisivo tanto para la cooperativa como para el sector de la remolacha en Castilla y León. La liberación y apertura total del mercado azucarero será el día 1 de octubre

Carlos Rico, presidente de Acor

Comenzamos un año histórico que será decisivo para el futuro de nuestra cooperativa y del sector remolachero azucarero castellanoleonés. El próximo 1 de octubre afrontamos la liberalización y apertura total del mercado azucarero nacional y comunitario al mercado mundial, tras más de 50 años de existencia de la OCM del sector remolachero azucarero en la actual UE.

Desde la cooperativa no podemos ocultar el respeto que nos supone enfrentamos a la desaparición de unos precios mínimos garantizados para la remolacha y el azúcar, de la protección arancelaria y la limitación de las importaciones de azúcar que durante décadas han condicionado el mercado de la principal actividad de Acor. Desde la cooperativa, afortunadamente, llevamos años trabajando para este momento, y hoy podemos decir con tranquilidad que Acor se encuentra realmente preparada, y con los deberes hechos, para afrontar con garantías este importante reto.
Para ello desde 2005, anticipándose a la gran reforma azucarera de la UE iniciada el año siguiente y que culminará en octubre de 2017, la cooperativa comenzó a diversificar sus actividades en bioenergía, los cultivos oleaginosos, la producción de harinas alimentarias especiales y el refino de azúcar de caña, ofreciendo una rotación rentable para el agricultor y amparada en contratos con precio mínimo garantizado.
De este modo, Acor ha pasado de ser únicamente productor de azúcar de remolacha y sus derivados (alcohol y pulpa), antes de 2008, a producir y estar presente en el mercado del azúcar (tanto de remolacha como de refinado de caña), en el de aceites alimentarios (girasol y colza), en el de biodiésel, en el de alimentación animal (pulpa de remolacha, alimentación líquida a través de melazas enriquecidas, harinas de colza y girasol), en el de energía eléctrica renovable y en el de harinas de trigo duro y fuerza.

157 millones en dos años

En conjunto Acor ha invertido en la región entre 2005 y 2016 en torno a los 157 millones de euros, destinando 105 millones a la diversificación de sus actividades y 52 a las mejoras de su azucarera de Olmedo (22,3 millones solo en los tres últimos ejercicios). Y en este mismo periodo ha constituido tres empresas coparticipadas en tres ámbitos distintos de la actividad azucarera, buscando un mayor músculo económico y comercial para afrontar los próximos años sin cuotas.

Así, en 2009 constituimos las sociedades Rolsa y Atisa junto con el grupo cooperativo francés Tereos, para la producción y refino de azúcar de caña en Olmedo y para la comercialización conjunta de toda la producción de azúcar de ambas cooperativas en la Península Ibérica y, más recientemente en el 2014, constituyó con ED&F MAN, la empresa Iberlíquidos, para la producción y comercialización en todo el territorio nacional, de melaza y melazas enriquecidas para alimentación animal.

Todas estas actuaciones de Acor sobre la comercialización del azúcar y sus productos derivados y las mejoras realizadas en Olmedo, tanto en la optimización de su rendimiento y del consumo energético como en la automatización y modernización de la recepción de remolacha, son las que han permitido a la cooperativa garantizar una renta mínima para la producción remolachera a sus socios.
Así el precio percibido por el socio por su remolacha de cuota más las ayudas oficiales, junto a las aportaciones y retornos pagados por Acor, han situado siempre ese valor por encima de 42 euros por tonelada. Importe es que nuestros socios tienen asegurado hasta el 2020, gracias a que la Administración garantiza hasta esa fecha las actuales ayudas existentes (ayuda asociada del Mapama y ayuda procedente del PDR regional de Castilla y León), y al compromiso de la cooperativa para complementar ambas ayudas hasta alcanzar un precio equivalente de 42 euros por tonelada de remolacha, y que consideramos el mínimo necesario para garantizar la continuidad del cultivo remolachero en la región.
Al mismo tiempo no podemos olvidar que la existencia de las cuotas azucareras comunitarias han representado históricamente para Acor una limitación productiva y una escasa utilización industrial, que nos han impedido beneficiarnos de la economía de escala por incurrir en un déficit competitivo frente a las principales azucareras comunitarias.

Una buena ocasión
Por tanto, la inminente eliminación de este encorsetamiento industrial, representa una gran oportunidad para la cooperativa Acor, cuya fábrica de Olmedo está diseñada para superar las 180.000 toneladas anuales de azúcar pero que, desde la anterior reforma de la OCM del 2006, se encuentra limitada a tan sólo 120.000. Por tanto, como esperamos desde Acor, a partir del mes de octubre de este 2017 seremos capaces de recibir y transformar la remolacha necesaria para producir esas 180.000 toneladas en aproximadamente 125 días de campaña, dando un salto importante en la competitividad de nuestra producción azucarera.

Este salto de competitividad en Acor debe coincidir con la normalización del mercado azucarero europeo. Que este se sitúe en un nivel de precios suficiente para asegurar la rentabilidad de la industria azucarera, no sólo nacional, sino también comunitaria. Dejando atrás, por tanto, los valores que se han registrado los dos últimos años, que sólo han servido para poner en riesgo la producción de toda la UE, arrastrando a una industria y a un sector agrario con muchos años de historia, muy arraigado en determinadas comarcas agrícolas y que genera gran cantidad de puestos de trabajo en el entorno rural, como son nuestros pueblos, zonas siempre con especiales dificultades.

NOTICIAS RELACIONADAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img