spot_img

La publicación agraria líder

viernes, diciembre 9, 2022
spot_img
InicioRemolachaCarlos Rico renueva el compromiso de Acor con el futuro de la...

Carlos Rico renueva el compromiso de Acor con el futuro de la remolacha

Como pilar fundamental de actuación durante estos próximos cuatro años, afrontan el estudio e implementación de una fábrica de bioplásticos biodegradables

El actual presidente de Acor, J. Carlos Rico Mateo, presentó el pasado 28 de febrero su candidatura para renovar la confianza de los socios el próximo 8 de marzo “con un proyecto sólido y de garantía para la Cooperativa en el que se defiende el futuro de la remolacha en Castilla y León, la búsqueda de alternativas como la planta de bioplásticos que potencien este cultivo y el desarrollo de una nueva estructura de dirección empresarial”, como aseguran desde la candidatura.

Se apuesta por una gestión profesional y rigurosa que permita mantener a Acor como soporte del sector remolachero regional y referente del sector agrario castellanoleonés. Para ello, se apoya en agricultores que representan a todas las provincias de Castilla y León comprometidos con el cultivo remolachero en los que se mezcla experiencia y renovación. De ellos, la mitad del Consejo Rector accede por primera vez a este órgano social con la ilusión y el empuje necesarios para continuar defendiendo los intereses de los socios.

El proyecto que encabeza Rico propone a los socios de Acor, para los próximos cuatro años, las siguientes líneas básicas de actuación:

  • Pelear por el mantenimiento y el futuro del cultivo de la remolacha para asegurar el equilibro entre los distintos cultivos de regadío de la región, como viene haciendo Acordurante más de una década.

La candidatura de Carlos Rico continuará insistiendo ante la Administración en la necesidad de mantener y apoyar un mínimo de 25.000 hectáreas de cultivo en Castilla y León. Ya en esta campaña 2019/20 la Cooperativa espera recibir la remolacha de más de 15.000 hectáreas -cuya contratación se efectúa estos días- lo que significa más del 60% de esa superficie que se considera necesaria mantener en la región, objetivo que debe ser no obstante tarea de todo el sector productor.

Confirman que en los próximos cuatro años se ejecutarán nuevas inversiones que contribuyan a modernizar aún más la planta, entre ellas, las encaminadas a estabilizar el coste energético y automatizar el proceso de toma y análisis de muestras de la remolacha, para lograr así una mayor competitividad industrial que asegurará el mejor precio de la remolacha de nuestros socios.

  • Mantener la búsqueda de alternativas agrarias e industriales que sostengan la actividad agrícola de los socios o potencien el cultivo remolachero, abran nuevos mercados o colaboren a cubrir los gastos de estructura de la Cooperativa.

El proceso de diversificación de Acor, que se emprendió en el 2006, ha facilitado la optimización de las instalaciones industriales de Olmedo, ha establecido alianzas comerciales estratégicas con multinacionales del sector azucarero y aceitero y, sobre todo, ha puesto en valor las producciones de los socios de la Cooperativa. El proyecto garantiza al cooperativista el necesario equilibrio económico y agronómico de sus explotaciones.

Destacan que esta garantía se consigue porque:

Se ha reforzado la comercialización del azúcar de Acor con los acuerdos e inversiones en refino junto a la cooperativa francesa Tereos, líder del mercado mundial y comunitario.
– Con la Planta de Tratamiento de Aceites y Oleaginosas de Olmedo (que es actualmente la fábrica de producción de aceite alimentario más rentable y mejor ubicada a nivel nacional dentro del sector productor de aceites de semillas oleaginosas), se trabaja a plena capacidad y rendimiento fabril de la mano del líder nacional de este sector de aceites, la multinacional Sovena Oilseeds.
– Mediante la planta de alimentación animal implementada dentro de las instalaciones de la Azucarera de Acor, se aumenta el valor añadido de las melazas que produce la azucarera, junto a una de las mayores multinacionales de comercialización de materias primas agrarias como es ED&F Man.
Igualmente, la planta de energía solar fotovoltaica que los socios acordaron instalar en Tordesillas en 2008, que estará íntegramente pagada este año, está generando una renta para la Cooperativa contribuyendo también de esta forma a mantener el cultivo remolachero de Castilla y León.

Una diversificación de las actividades de la Cooperativa e inversiones y mejoras en la fábrica de Olmedo desde el 2005, valoradas en su conjunto en más de 175 millones de euros, y que se han acometido por la Cooperativa sin solicitar aportación alguna al Socio (mecanismo legal más que habitual en otras cooperativas) y sin tocar el patrimonio de la Cooperativa, que no ha hecho otra cosa que incrementarse durante todos estos años.

En este aspecto, “como pilar fundamental de actuación durante estos próximos cuatro años, se afronta con ilusión -y una vez garantizada la rentabilidad para la Cooperativa- el desarrollo de un proyecto muy atractivo para la región: el estudio e implementación de una fábrica de bioplásticos biodegradables, elaborados a partir de jugos azucarados”. Esta nueva actividad tiene un futuro prometedor en el ámbito de una política de respeto y protección al medio ambiente, promovida por las instituciones comunitarias y de obligado cumplimiento a medio plazo. Con este proyecto, Acor haría su entrada en un mercado al alza, desde la remolacha, pero distinto al agroalimentario, que podría contribuir decisivamente a mejorar el actual precio mínimo de la remolacha de 42 €/t comprometido por Acor con sus socios.

  • Adaptar la estructura de dirección empresarial de la Cooperativa Acor a una gestión moderna, en similitud a la que se encuentra presente en las grandes cooperativas comunitarias.

Desde hace más de 10 años Acor ha trabajado intensamente con la administración regional competente en materia de economía social, para establecer en las Cooperativas un modelo de gestión corporativa basado en la diferenciación de la dirección ejecutiva respecto a las funciones de control propias de un órgano social como es el Consejo Rector.

Apuntan que la última modificación de la ley de Cooperativas regional, recientemente aprobada, no ha recogido en su articulado esta posibilidad, por lo que Acor procederá a recogerlo voluntariamente en la modificación estatutaria que se propondrá en los próximos meses. De esta forma, sería un Comité de Dirección profesional el que llevaría la gestión diaria de la Cooperativa y ejecutase los acuerdos alcanzados por la Asamblea, siendo en todo momento el Consejo Rector el que supervise y controle dicho Comité, así como la correcta ejecución de los acuerdos asamblearios.

“Entendemos que esta diferenciación en la gestión de nuestra Cooperativa nos posicionará en un mejor nivel de profesionalidad y agilidad en la toma de decisiones, y dará un impulso definitivo a la modernización de la Cooperativa Acor en la búsqueda de la excelencia empresarial. Durante el próximo mandato, si los socios así nos lo confían, procederemos a materializar esta nueva organización empresarial”, aseguran.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img