spot_img

La publicación agraria líder

martes, junio 28, 2022
spot_img
InicioRemolacha"El cultivo de remolacha sobrevivirá si se optimiza la producción"

«El cultivo de remolacha sobrevivirá si se optimiza la producción»

El cultivo de la remolacha se enfrenta a un nuevo escenario tras suprimirse el sistema de cuotas. En las condiciones de cultivos de la zona norte de la península la competitividad pasa por optimizar la producción, y un cultivo sano es fundamental para profundizar en esta línea.

Así lo señala José Ignacio Tobalina, de Bayer, para quien el grado de tecnificación de la remolacha “no se ve en otros cultivos”. Hay cuestiones sanitarias que preocupan al sector, si bien “las plagas que se presentan en el cultivo están controladas con las estrategias actuales”.


El factor que más ayuda a mejorar la sanidad “es la selección de un material vegetal que aporte tolerancia o menor sensibilidad a los distintos problemas


Las amenazas son varias y conocidas por parte del agricultor, dado que se manifiestan cada año con mayor o menor virulencia. Tobalina destaca algunos aspectos que afectan a la sanidad de cultivo, y que preocupan al sector en general:

En el capítulo de enfermedades, Rhizoctonia Solani sigue teniendo dificultades de control, también preocupa el repunte de ataques de Cercospora beticola que ha aparecido esta última campaña.

Desde el punto de vista del control de malas hierbas, la situación es muy variable dependiendo de cada zona productora, pero siguen apareciendo especies de mayor dificultad de control como Datura Stramonium, Abutilon theophrasti, Daucus sp, y altas poblaciones de Poligonum aviculare, sin olvidar las dificultades que se encuentran en ciertas zonas para controlar  Chenopodium opolifolium.

En cuanto a las prácticas culturales, el técnico de Bayer destaca que el factor que más ayuda a mejorar la sanidad “es la selección de un material vegetal que aporte tolerancia o menor sensibilidad a los distintos problemas que se presentan en  cada zona”. “Tampoco hay que olvidar un correcto manejo del riego, tratamientos preventivos y rotaciones”, remacha.

Por su parte Borja Clemente, de Dow AgroSciences, subraya que el futuro de la remolacha pasa por aumentar la productividad, “algo en lo que la sanidad vegetal juega un papel fundamental”, sobre todo para una correcta implantación y protección del cultivo.

 

 

Según su análisis, el agricultor remolachero combina el cultivo de remolacha con otros como el cereal. Sin embargo, “la rentabilidad viene, en la mayoría de los casos, de la remolacha”. Por esa razón “la desaparición de este cultivo significaría la inviabilidad económica de la explotación, por lo que la tecnificación y mejoras del subsector productor de remolacha es muy elevado”.

Jesús Román, delegado de Massó para el noroeste de España, destaca que el agricultor de remolacha, es hoy el más tecnificado. Incluso que las producciones en este cultivo no se asemejan a ninguna otra fuera de España. “Esto es revelador de la dedicación del agricultor”, que ha contado con un apoyo importante de entidades como Acor o Aimcra.

Entre las principales amenazas destaca el oídio, que está extendido por toda la geografía española. Suele manifestarse a partir de primeros de julio en la zona norte, cuando se aprecia en la superficie de las hojas con manchas algodonosas y de un color ceniza blanquecina.


«Desde Aimcra se establecen recomendaciones de dosis de materias activas y sus mezclas para el control de diferentes malas hierbas»


Con condiciones meteorológicas favorables, se extiende rápidamente por todo el cultivo: humedad relativa por encima del 70% y temperatura de 21 grados centígrados.

En cuanto a la cercospora, “aparecen en el limbo de las hojas pequeñas manchas, redondeadas de color marrón, con el desarrollo de la enfermedad”. Estas manchas se extienden por toda la hoja y acaban desecándose las mismas. Las condiciones más favorables para su aparición son una humedad relativa mayor del 80% y un periodo de incubación que depende de la temperatura ambiente: de 7 a 8 días si nos encontramos a 28 grados y dos semanas si estamos a 20 grados.

Alfredo Alameda, de BASF Agro España, recuerda al respecto de la sanidad vegetal que desde Aimcra “se establecen recomendaciones de dosis de materias activas y sus mezclas para el control de diferentes malas hierbas”.

Desde el sector obtentor, Gonzaga Hernández Zaballos, de KWS, apunta que son varios los aspectos que el agricultor tiene en cuenta a la hora de elegir la variedad, como su experiencia en campañas anteriores, las recomendaciones de Aimcra y de Acor y el asesoramiento que los técnicos comerciales.

“Es de vital importancia elegir la variedad que mejor se adapta a nuestras necesidades, eligiendo tolerancias adicionales que nos aseguren una buena protección frente a los problemas que el cultivo pueda encontrar durante todo su ciclo. Una vez sembrada una determinada variedad, no hay vuelta atrás; por lo tanto debemos asesorarnos bien a la hora de elegir qué vamos a sembrar”, destaca.

Para Gonzaga, “quizá la remolacha sea el cultivo más seguro de todos los que se implantan en regadío en cuanto a su rentabilidad; por eso el agricultor dará prioridad a la remolacha frente a las otras alternativas”.  Sin embargo, “es evidente que, si hay problemas en la disponibilidad de agua, todos los cultivos de regadío se verán afectados y la remolacha, por supuesto, también, aunque esperamos que en menor medida”.


La mejora genética de la remolacha mantiene un buen ritmo. Se está trabajando en variedades menos demandantes de agua, “con resultados prometedores”


Desde Florimond Desprez, Clemente Morate se felicita porque la mejora genética de la remolacha mantiene un buen ritmo. Destaca la buena noticia de que se está trabajando en variedades menos demandantes de agua “con resultados prometedores”. “Deberían probarlas el agricultor clásico para ahorrarse riegos o uno que disponga de menos agua”, propone.

Respecto a la relevancia de las recomendaciones que acaban de hacer públicas Acor y Aimcra, Morate destaca que existe una relación entre el resultado de estos ensayos y las ventas de semilla.

Pero con matices. “Porque la recomendación agrupa los resultados de tres años; los más informados miran los resultados de cada uno de los tres. Al mismo tiempo, el dato de cada año viene del reagrupamiento de cuatro o cinco campos de ensayo y algunos agricultores miran cada campo. Cada uno de ellos tiene su fecha de siembra y recolección, y ellos las comparan con sus propias fechas habituales”, apunta.

De este modo, “hay cultivadores que están esperando la lista para sembrar la que aparece en primer lugar; otros prefieren complementar este dato estadístico y añadir el criterio de su experiencia y ver la trayectoria de la variedad y de la empresa en más de un año y su comportamiento estable”, recalca.

 

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img