spot_img

La publicación agraria líder

viernes, diciembre 9, 2022
spot_img
InicioRemolachaEsteban Sanz: “El cultivo de la remolacha está garantizado, pero Acor no...

Esteban Sanz: “El cultivo de la remolacha está garantizado, pero Acor no puede trabajar sola”

Esteban Sanz ha recuperado el gusto por la lectura, por el cine, por el contacto con la naturaleza. Es el privilegio de haber llegado a la jubilación después de una fecunda vida laboral, en la que ha sido testigo -y actor- de la transformación experimentada por el campo

Su silueta erguida ha podido verse en la última edición de Agraria, en la Feria de Valladolid. Pero esta vez el recorrido por los diferentes pabellones ha podido realizarlo con una mirada diferente: la que otorga el ver los toros desde la barrera.

El tiempo pasa a un ritmo distinto para Esteban Sanz desde que dejó la cooperativa Acor, a mediados del año pasado. La suya es una jubilación privilegiada, ya que afronta la nueva etapa en plenas facultades para regresar a algunos de los placeres que había dejado en segundo plano durante su ciclo laboral, como la lectura, el cine o el senderismo.

Pequeños, y muy sanos, vicios que ha retomado en la localidad en la que nació, Arrabal, situada en las faldas del cerro de Portillo, en la Tierra de Pinares vallisoletana.

Entró en la cooperativa hace algo más 35 años, en tiempos de Fausto Morales como presidente, y desde su Servicio Agronómico y de Cultivos ha sido testigo, y protagonista, de los cambios experimentados por Acor, en buena medida relacionados con la propia evolución que experimentaba la agricultura en la comunidad autónoma.

En estos años el departamento técnico de Acor ha crecido en número de técnicos, pero también se ha ensanchado de forma cualitativa, puesto que la actividad de la sociedad se ha ramificado hacia cultivos como la colza, el girasol o los trigos de calidad. Ya no se trata solo de garantizar la producción de remolacha y azúcar; el objetivo es también que el socio disponga de opciones rentables para su rotación.

Esa apertura hacia otros cultivos ha convertido a la cooperativa en un referente para el conjunto de la comunidad autónoma. En concreto respecto a la colza, un cultivo injustamente dejado de lado y que volvió a entrar en las explotaciones de Castilla y León gracias a Acor; a su empeño por probar variedades y por hacerse con los secretos del cultivo. Hoy la comunidad es la principal productora de colza de España.

Todo por el socio

El resultado de todo este proceso de transformación es que Esteban ha podido dejar su puesto al frente del Departamento Agronómico y de Cultivos con la tranquilidad de que existe un equipo “magnífico”, tanto desde el punto de vista técnico como humano.

Por eso no se moverá un ápice la política del departamento, según la cual “el socio percibe en todo momento que se está a su lado; que todas las decisiones que se adoptan van orientadas a beneficiarle”.

Por cierto, que el discurso del propio Esteban tampoco varía de una etapa a otra, y sigue defendiendo que el trabajo desarrollado desde la cooperativa “no se cobra, sino que se enfoca 100% a ayudar al cooperativista; y nunca se venden productos: solo se aconseja sobre materias activas”.

“El campo tiene futuro”

Para Esteban, el campo “cuenta con mucho futuro” tanto en Castilla y León como en el conjunto de España, si bien necesita incidir en el proceso de concentración de la propiedad, con unas explotaciones más grandes, que garanticen su rentabilidad.

Eso sí, “nuestra agricultura será de regadío o no será”, advierte, para lo que resulta “imprescindible” acceder al agua a partir de energías renovables, ya que “además de contar con un riego moderno hay que reducir la factura energética”, advierte.

También aboga por una actuación de las administraciones que apoye la rentabilidad de la actividad, aunque eso pasa por dignificar el trabajo del agricultor y mejorar la imagen que se tiene de él: “Hay que recordar que las ayudas europeas se establecieron para que se produjeran alimentos baratos y de calidad; hay que desterrar la visión de que el agricultor vive de las subvenciones”, recalca.

Respecto a la remolacha y su futuro en Castilla y León, el ya ex responsable técnico de Acor considera que el cultivo está garantizado en lo que se refiere a la cooperativa, “pero no puede sostenerlo por sí sola; hacen falta más empresas que trabajen en favor de este cultivo”.

 

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img