spot_img

La publicación agraria líder

martes, marzo 21, 2023
spot_img
InicioRiegoLas dotaciones para el riego en Carrión y Pisuerga-Bajo Duero se quedan...

Las dotaciones para el riego en Carrión y Pisuerga-Bajo Duero se quedan en dos tercios del máximo

Pisuerga-Bajo Duero y Carrión tienen dotaciones de agua para los riegos inferiores a las deseadas. La CHD, una vez que se han celebrado las últimas juntas de explotación esta semana ha fijado la disponibilidad de agua para las comunidades de regantes por debajo de lo que demandan Geria-Simancas, Tordesillas y Canal del Pisuerga tienen, de momento, 4.000 metros cúbicos por hectárea. Los regantes del Bajos Carrión, según sea la pluviometría, dispondrán en teoría de 4.400 metros cúbicos por hectárea.

Nadie está satisfecho. Un invierno sin lluvias lo ha condicionado todo. Si en la primavera cae agua aún puede haber margen e incrementar la asignación. La dotación teórica para una campaña normal sería para muchas de estas comunidades 6.000 metros cúbicos como máximo, pero ahora se ha quedado en dos tercios. A mediados de abril hay programadas otras juntas de explotación, después de las comisiones de desembalse.

El caudal circulante es el caballo de batalla, a juicio de algunos presidentes de los regantes. Ahora mismo hay ríos, como el Duero a su paso por Toro, que llevan cinco veces más que el agua necesaria para mantener el caudal ecológico. Consideran que eso debiera de tenerse en cuenta para regar y que la Confederación no lo hace al haber cambiado el criterio que seguía hace unos años.

“Este año no tendría que haber problemas, pero la CHD ha empezado una política nueva que no entiendo”, censura Mariano Blanco, el presidente de Geria-Simancas. “Tienen datos desde hace sesenta años… Este sistema era deficitario cada cinco años y ahora va a serlo todas las campañas porque ya no se tiene en cuenta el caudal circulante”, añade.

A Miguel Ángel Peláez, el presidente de Canal de Tordesillas, no le salen las cuentas mientras hace las cuentas de la dotación, hectáreas y cultivos sobre el propio terreno. “Para el maíz lo veo mal y ya estamos regando el cereal… Si no llueve va a ser como 2017…”, vaticina. Su última esperanza es que puedan tirar del canal circulante y que no les compute en la dotación.

En Canal del Pisuerga no lo ven mejor. Tendrán 500 metros cúbicos por hectárea más si llueve, pero eso está por ver. El presidente, Luis Alberto Nebredo, pone énfasis en que el regante debe planificar muy bien los cultivos en función de la dotación de agua. “Francamente es escasa para una campaña normal”, lamenta

En el Carrión no están mucho mejor. En la comunidad de regantes Bajo Carrión no tiene un volumen de agua fijo. Prefieren esperar un mes a conocer ya la disponibilidad para repartir entre los regantes de esta comunidad no modernizada el agua. Este domingo próximo tendrán asamblea para debatir la situación.

La incertidumbre implica que no sepan cuánto maíz podrán poner, explica José María Sánchez, el gerente. Como previsión, ya han dedicado el 60% de las 6.640 hectáreas al cereal con el fin de reservar agua para el resto.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img