spot_img

La publicación agraria líder

sábado, junio 25, 2022
spot_img
InicioRiegoLos colectivos de regantes se oponen al nuevo plan hidrológico de la...

Los colectivos de regantes se oponen al nuevo plan hidrológico de la demarcación del Duero

El pasado viernes 30 de octubre finalizó el plazo de información pública del Esquema Provisional de Temas Importantes, documento intermedio en la revisión del Plan Hidrológico de la Parte Española de la Demarcación Hidrográfica del Duero.

Desde la opinión de Ferduero, dicho documento perjudica gravemente los intereses de la agricultura de regadío, poniéndola en riesgo en muchos casos, motivo por el que no solamente han presentado alegaciones grandes colectivos como puede ser la asociación Ferduero o el Sindicato Central de Barrios de Luna, sino también las comunidades de regantes integradas en ellas y cientos de regantes adscritos. El resultado es que se han presentado más de 1.000 alegaciones en defensa de nuestros intereses.

Dichas alegaciones no solo se han enviado a la Confederación Hidrográfica del Duero como es preceptivo, sino también a la vicepresidenta cuarta y Ministra para la Transición Ecológica, al Ministro de Agricultura, al secretario de Estado de Medio Ambiente, al director general del Agua, al Presidente de la Comunidad Autónoma de Castilla y León, al consejero de Agricultura, a todos los partidos políticos con representación en las Cortes de Castilla y León y a las Organizaciones Profesionales Agrarias. Tenemos también constancia de que han sido presentadas alegaciones con bastantes similitudes por otras entidades y organizaciones que defienden nuestros intereses.

Las principales reivindicaciones para poder apoyar la aprobación del Plan son las siguientes:

  • Seguir impulsando la modernización de regadíos aumentando la consignación presupuestaria actual, con el fin de optimizar el ahorro de agua y mejorar su gestión, así como conseguir una aplicación más eficiente de fertilizantes y fitosanitarios, con el objetivo no solo de mejorar las producciones, sino también el no menos importante de reducir la contaminación. En Castilla y León hay más de 80.000 hectáreas a la espera de la modernización de sus infraestructuras y cerca de 40.000 de nuevos regadíos que no ven llegar la transformación al regadío de sus zonas. Tanto la modernización de los regadíos existentes, como la transformación de las zonas regables de Payuelos y La Armuña no pueden retrasarse ni un minuto más.
  • Incrementar la regulación en las zonas deficitarias, máxime con la reducción de aportaciones prevista por los efectos del cambio climático. No parece muy lógico que el campo siga invirtiendo en infraestructuras para mejorar la gestión y el medio ambiente y que después no tenga garantizado el recurso, lo que podría suponer su ruina. En este sentido, hoy mismo se ha enviado un escrito a la Vicepresidenta Cuarta y Ministra para la Transición Ecológica, al Secretario de Estado de Medio Ambiente, al Director General del Agua y a la Presidenta de la Confederación Hidrográfica del Duero exigiendo la urgente ejecución de las Balsas de La Rial y Los Morales en el Sistema Órbigo (León), Las Cuezas en el Sistema Carrión (Palencia) y Lastras de Cuéllar en Segovia, así como incorporar al nuevo plan todas las actuaciones que figuran en las alegaciones.
  • Mantenimiento del régimen actual de caudales ecológicos al que se llegó a un importante consenso en las numerosas mesas de concertación celebradas en la elaboración del plan vigente. De igual manera, demandamos que se elimine la propuesta de caudales máximos en 19 ríos regulados, porque pondría claramente en riesgo la satisfacción de las demandas de muchas zonas regables.
  • Mantener el régimen económico-financiero actual que se pretende modificar al alza aplicando nuevos costes y cánones ambientales. La agricultura de regadío no puede asumir más subidas de inputs sin que se incrementen los precios de sus productos, que no han sufrido variación desde hace más de 30 años.
  • Que se deje de demonizar a la agricultura como actividad depredadora del medio ambiente  y se la empiece a valorar como garante de su mantenimiento y de la seguridad alimentaria. Demandamos que se tengan en consideración todos los efectos positivos que genera a nivel ambiental y económico como actividad «esencial».
  • En definitiva, mantener la actividad en el mundo rural y frenar la despoblación. El objetivo del Reto Demográfico debería estar encaminado a restituir todo lo que ha perdido la «España Saqueada» (más que vaciada). Esa sería la «transición justa».

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img