spot_img

La publicación agraria líder

jueves, diciembre 1, 2022
spot_img
InicioRiegoLos regantes ven la derogación del impuesto al sol como un impulso...

Los regantes ven la derogación del impuesto al sol como un impulso para la competitividad

“Es el momento propicio para invertir en esta tecnología”, aseguran algunos expertos

El presidente de la Federación Nacional de Comunidades de Regantes (Fenacore), Andrés del Campo, considera la reciente derogación del impuesto al sol como un impulso para la competitividad del sector agrario, que podrá reducir sus costes energéticos a través de la autoproducción de energía sin peajes ni cargos.

De esta forma, Del Campo salió al paso de la aprobación en Consejo de Ministros del real decreto con el que el Ministerio de Transición Ecológica persigue hacer más llevaderos los costes eléctricos tanto de los hogares como de la industria y con el que da carpetazo a la reforma sobre autoconsumo eléctrico que aprobó el Gobierno en 2015.

Consumidores estacionales como los regantes han visto cómo en los últimos ocho años estos costes fijos regulados por el Gobierno se han incrementado “más de un 1.000% con la excusa de cubrir el déficit de tarifa, lo que ha provocado que el aumento medio de la factura de la luz para el regadío haya sido superior al 110% en este periodo”, según afirman en Fenacore. La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (Coag) y la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica (Anpier) se felicitan también por la derogación.

Buena inversión

Esto ha llevado a que buena parte de los regadíos modernizados, que ahorran agua pero demandan más energía, no resulten económicamente viables; algo que mediante esta modificación legal se podrá mitigar siempre que los regantes dispongan de medios económicos y recursos naturales para poder producir energías renovables para autoconsumo, ya sin penalización.

Jesús Ángel García, director técnico de Ingeniería Garmon, asegura que están recibiendo muchas consultas de los agricultores de Castilla y León sobre este sistema de producción propia de energía.

García justifica el interés del sector en que a la eliminación del impuesto -ya fijada antes por la UE para 2020- hay que sumar el descenso de precios de los paneles solares. “Es un momento muy propicio para que se planteen hacer esta inversión y que optimicen con ella sus explotaciones”, argumenta el experto de Ingeniería Garmon.

El dinero que se dedique a esta tecnología para generar energía solar queda amortizada en seis años solo con el ahorro que repercute en la factura eléctrica. Además, la vida útil de estas instalaciones es de 25 años, de manera que una vez cubiertos los gastos iniciales aún están en funcionamiento al menos otros veinte años. Al agricultor le supone estabilidad en la demanda de energía a un precio constante y reducido.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img