spot_img

La publicación agraria líder

lunes, junio 27, 2022
spot_img
InicioRemolacha-FitosanitariosPosible repercusión negativa en la remolacha de la prohibición europea de tres...

Posible repercusión negativa en la remolacha de la prohibición europea de tres insecticidas

La Alianza UPA-COAG teme las repercusiones que sobre el cultivo de la remolacha de Castilla y León, la región más productora del país, tendrá la decisión adoptada por la Unión Europea de prohibir el uso de tres insecticidas neonicotinoides. Estos productos se utilizan para el tratamiento de la semilla de remolacha, estando acreditada su efectividad en la protección del cultivo frente a insectos, virus, parásitos y plagas. «Por otra parte, al ser la remolacha un cultivo que se recolecta antes de su floración, no es una planta atractiva para las abejas y su incidencia sobre la actividad de pecoreo es prácticamente nula», argumenta la organización agraria en un comunicado.

Aseguran ser sensibles ante la problemática de la pérdida de colonias de abejas y apuestan por el trabajo conjunto de agricultores, apicultores, industria fabricante de fitosanitarios y administraciones para buscar soluciones a la disminución de la población de las colmenas. Los cultivos agrícolas necesitan de los polinizadores para su desarrollo, «por lo que nos sentimos plenamente identificados y comprometidos con el mantenimiento de las abejas y con la impagable labor que realizan los apicultores», indican.

En este sentido, considen «que no puede criminalizarse a los agricultores por todos los problemas que afectan a la salud de las abejas cuando está demostrado que la pérdida de colonias se debe a la existencia de múltiples elementos, como el cambio climático, enfermedades como la varroasis o la nosemosis, o especies invasoras como la avispa asiática, entre otras».

Para UPA-COAG, la prohibición de las tres materias insecticidas no solo va a abocar a los remolacheros a asumir mayores costes económicos sino que puede producir el efecto contrario, al tener que realizar varios tratamientos distintos para controlar los insectos que atacan a la remolacha.

«El incremento derivado de la utilización de más sustancias químicas en múltiples tratamientos, además de ser discutible desde el punto de vista medioambiental, significa un encarecimiento de costes que puede suponer la puntilla para un sector productor y para los miles de puestos de trabajo que ocupa», advierten.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img