spot_img

La publicación agraria líder

domingo, junio 26, 2022
spot_img
InicioCerealAsaja Castilla y León resume la situación del sector agrario en 2016

Asaja Castilla y León resume la situación del sector agrario en 2016

Para Asaja Castilla y León, «aunque los datos oficiales se esfuerzan por apuntar cada año subidas en la renta agraria, siempre pasan por alto que esas estadísticas se logran a base de reducir el número de activos del sector: menos gente para producir lo mismo o más aún». El incremento real es el de los insumos, ya que los medios de producción se “comen” alrededor de la mitad de la producción final agraria, a costa de «la permanente reducción de beneficios del agricultor y el ganadero».

Tal como resume Donaciano Dujo, presidente de Asaja en la comunidad, 2016 ha sido en Castilla y León un año de buenas producciones y de gran calidad, a excepción del regadío, porque por las lluvias no se pudieron hacer las tareas de siembra a tiempo, y los rendimientos van a ser menores, explica.

Señala que la cosecha de cereal fue buena, los pastos abundantes, nuestras producciones en leche y carne excepcionales, nuestros viñedos magníficos, la patata obtuvo buena producción… “pero los precios, sin embargo, han seguido siendo malos para el sector ganadero, especialmente para la leche y el ovino, y para mayor desastre se ha sumado la bajada de los cereales”, subraya.

Los precios vuelven a ser la preocupación y denuncia principal del sector y de Asaja, ya que produciendo bien y con la máxima calidad, “no sacamos rentabilidad a este oficio del que tan orgullosos nos sentimos, y menos aún los jóvenes, que son los que tienen las inversiones más recientes. Por el contrario, los márgenes comerciales de industria y sobre todo de la distribución, se mantienen cada año”, afirma Dujo.

Otro hecho que ha marcado el año agrícola según Asaja Castilla y León, ha sido «la inacción de las administraciones a la hora de proteger al eslabón más débil de la cadena, el agricultor y ganadero». Apuntan que es una inacción redoblada en este caso por un largo año de gobierno nacional en funciones que ha paralizado cualquier iniciativa, en especial dos vitales como el acuerdo lácteo y el desarrollo de los mecanismos de control de abusos en la cadena alimentaria. “Con el gobierno en funciones, la Unión Europea confusa por el Brexit y la Junta derivando las responsabilidades a Bruselas y a Madrid, ha sido un año en blanco para la política agraria, solo adornado por promesas sin fundamento ni presupuesto real”, lamenta Donaciano Dujo.

¿Comienza 2017 con el cronómetro en el mismo punto que se inició 2016?

Desde Asaja Castilla y León consideran que sí. Además de las medidas encaminadas a la protección del agricultor y el ganadero en la cadena alimentaria, Asaja reclama con urgencia una mayor dotación presupuestaria para «poner en marcha compromisos mil veces vendidos por las administraciones, como el desarrollo de infraestructuras agrarias, en particular regadíos y concentraciones parcelarias, o la recuperación del apoyo al seguro agrario».

En cuanto a la PAC, Donaciano Dujo ha pedido una mayor estabilidad en los marcos de regulación europeos, “con un horizonte mínimo de siete años y no de cuatro, o incluso en la práctica de menos, porque continuamente se está especulando con cambios en las reglas y eso genera incertidumbre en el sector, y no se nos puede pedir que seamos competitivos cuando muchas veces no sabemos ni hacia dónde caminamos”. Lo verdaderamente importante para Asaja es que la comunidad autónoma y el país trabajen tanto en el marco de la negociación europea como en la aplicación de las normas en nuestro territorio, para dar prioridad al agricultor y ganadero profesionales.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img