spot_img

La publicación agraria líder

martes, noviembre 29, 2022
spot_img
InicioSectorCooperativa La Carpeña: “Nuestro socio sabe que nunca dejará la patata en...

Cooperativa La Carpeña: “Nuestro socio sabe que nunca dejará la patata en la tierra”

La cooperativa La Carpeña basa su política comercial en establecer relaciones a largo plazo con los clientes

El centro de su actividad sigue siendo beneficiar al socio, con unas ventajas que se notan más en los años difíciles

Los arranques se van realizando de forma ordenada, pero sin pausa, a lo largo de las 500 hectáreas de patata controladas desde La Carpeña, la cooperativa que se ha convertido en uno de los referentes del cultivo en España.

Las primeras variedades en ser arrancadas han sido columba, orchestra y actrice, dentro de las opciones de ciclo corto escogidas por la cooperativa para atender sus compromisos más tempranos. Después corresponderá el turno a los ciclos más largos, dentro de la estrategia de ir al mercado de forma gradual, sin prisas y sin saturar la oferta. Podrá vender hasta marzo de 2018 gracias a su capacidad para almacenar 7.000 toneladas de producto.

La patata que la cooperativa pone en el mercado procede de quince municipios de Salamanca y Valladolid principalmente, aunque también se incluyen explotaciones de Zamora y Ávila.

Estas cifras incluyen tanto al socio de La Carpeña como al agricultor independiente, para el que la sociedad funciona como un operador convencional. “El socio está más comprometido por unas exigencias de calidad y por aspectos como la fecha de siembra”, al mismo tiempo que se beneficia de unos precios medios que se actualizan a medida que avanza la campaña. Así lo señala Enrique Sanz, gerente de la sociedad, para quien dentro de las cooperativas “se mira más por el socio; se vela por su rentabilidad”. Fuera de ellas “se da una relación de oferta y demanda pura y dura, con un operador que quiere comprar lo más barato posible y un agricultor que quiere vender lo más caro que pueda”.

La política de La Carpeña pasa por establecer relaciones a largo plazo con los clientes, que garanticen la venta de toda la producción. Es la ventaja del socio: “Le ayudamos en su trabajo a lo largo de todo el año y está seguro de que nunca deja la patata en el suelo”. Es la principal ventaja de trabajar en el seno de una cooperativa, sobre todo en años difíciles.

Conocer los suelos

La planificación realizada desde La Carpeña se asienta en un profundo conocimiento del territorio. Saber cuáles son las características de cada finca permite realizar un plan de siembra, también apoyado en la demanda de los clientes. “Recomendaremos al socio qué variedades poner y cuándo, y a partir de ahí se le vende la semilla (con los diferentes calibres) y se realiza un seguimiento del cultivo. La cercanía al socio es total a la hora de plantear la fertilización o ante la presencia de amenazas sanitarias, aunque es el agricultor el que actúa en función de su propia experiencia. También se ayuda en la gestión del cuaderno de campo o en el cumplimiento de la norma de calidad global gap, exigida por determinados clientes.

Ante la campaña actual, los responsables de la cooperativa insisten en mantener la calma y no precipitarse en el arranque, puesto que eso solo puede llevar a hundir los precios. Por eso la clave reside en aguantar y esperar al periodo de mayor consumo, “a partir del 20 de agosto, cuando se va regresando de las vacaciones”.


Cooperativa La Carpeña
Ctra. Alaejos-Fuente el Sol, s/n.
El Carpio, Valladolid
983 863 072
ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img