spot_img

La publicación agraria líder

martes, junio 28, 2022
spot_img
InicioRiegoEn Castilla y León el pívot es el rey

En Castilla y León el pívot es el rey

Respecto a la cobertura y el cañón necesita menos presión, riega con más uniformidad y es menos sensible al viento. Todos los cultivos, salvo los leñosos, son aptos para el sistema

No es descabellado, ni mucho menos, que el agricultor aplique algunos riegos incluso antes de la primavera para impulsar la nascencia de los cultivos. Y, con el año agronómico tan atípico que sufre Castilla y León, son hasta más necesarios de lo habitual.

Pero el ajetreo y las preocupaciones del día a día tampoco deben dejar de lado la planificación de la explotación. Los sistemas de riego son el factor determinante si disponemos de agua. El pívot es aquí una herramienta con cada vez más peso.

“El coste de la instalación de un pívot, por hectárea regada, va a ser diferente en cada parcela. Va a depender de la superficie, forma y orografía de la finca. No podemos generalizar. No obstante, si tenemos en cuenta los tres tipos básicos (circular completo, lateral e hipódromo) podremos calcularlo más o menos en función de unos parámetros fijos”, explica Óscar Sobrino, de Riegos del Duero. Esta empresa, con sede central en la localidad vallisoletana de Olmedo, comercializa los pívots de la marca Otech.


Los más extendidos son los de movimiento circular,
de los que procede el nombre genérico de pívot


En el caso de la máquina circular -riega un círculo completo (360º)- el coste de instalación disminuye proporcionalmente al aumento de superficie regada (radio) y tiende a estabilizarse a partir de áreas regadas superiores a 44 hectáreas. Con el pívot lateral – una parcela de 800 metros de longitud (el radio del pívot define el ancho)- tiende a estabilizarse a partir de espacios regados superiores a 30 hectáreas. En el caso del hipódromo, en Riegos del Duero recomiendan no superar las 30 hectáreas de riego intensivo de verano.

En parcelas de más extensión se recomienda hacer dos cultivos, uno de invierno y otro de verano. Es apto para parcelas cuya longitud sea de 400 metros más dos veces el radio del pívot (el radio del pívot multiplicado por dos define el ancho).

Y es que, como describe César Gago (de Ventas en RKD), en la actualidad se dividen en dos grupos según su tipo de movimiento. Los más extendidos son los de movimiento circular, de los que procede el nombre genérico de pívot. Ya son básicamente una línea de riego compuesta por un número de tramos que giran (pivotan) alrededor de un centro.


Según sea la instalación, un pívot supondrá de 800 a 2.000 euros de inversión


En este grupo se diferencian dos tipos. Por un lado, los fijos: el centro está anclado a una base de hormigón permanentemente. Por otro lado, también los hay trasladables o multicentro. Este tipo de máquinas se puede desanclar la unidad central. Así, según Gago, simplemente remolcando todo el equipo con un tractor, o incluso valiéndose de sus propios elementos motrices, un mismo equipo puede cambiar de centro y regar más superficie.

Las máquinas de movimiento lateral o de avance central son menos populares que las circulares, pero no por ello menos efectivas a juicio del experto de RKD. También se distinguen dos grupos principales en función de dónde toman el agua de riego. “Por un lado, están las máquinas que se alimentan mediante un manguera o tubería flexible. Por otro lado, equipadas con un bombeo con aspiración flotante pueden tomar el agua de un canal paralelo al recorrido del equipo”, apunta.

En Farming Agrícola dividen la clasificación en circulares (permiten que el último de los tramos tenga giro adicional), de ataque frontal (para regar de forma rectangular y que puede ser a través de una acequia) e hipódromo. Este último es un pívot con una torre central motriz que permite regar parcelas con formas no regulares.

Para el ingeniero técnico agrícola de Grupo Chamartín Francisco Plasencia, las ventajes que aporta un sistema de riego con pívot son «innumerables». Destaca la excelente optimización del riego en los cultivos, alta eficiencia de riego cercana al 90%, control perfecto de la dosis de riego a aplicar, mínimas necesidades de mano de obra gracias a las posibilidades de automatización y programación y que el terreno de cultivo se encuentra despejado, por lo que se facilitan las labores de cultivo…

Sigue leyendo esta noticia en CAMPO 51

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img