spot_img

La publicación agraria líder

domingo, mayo 29, 2022
spot_img
InicioSectorEuropa aprueba el programa de desarrollo rural (PDR) de Castilla y León

Europa aprueba el programa de desarrollo rural (PDR) de Castilla y León

Con el fin de mejorar la competitividad del sector agrícola, casi 5.000 explotaciones agrícolas recibirán ayudas para la reestructuración y la modernización, y 3.600 jóvenes agricultores percibirán dinero para poner en marcha sus empresas
El programa de desarrollo rural (PDR) de Castilla y León fue adoptado oficialmente por la Comisión Europea el 25 de agosto de 2015, y en él se presentan las prioridades de Castilla y León en lo que respecta a la utilización de los más de 1,82 billones de euros de fondos públicos que están disponibles para el septenio 2014-2020 (969 millones de euros con cargo al presupuesto de la UE, 687 millones de euros de cofinanciación nacional y 191 millones de euros de complementos adicionales de la financiación nacional).

El PDR de Castilla y León se centra muy principalmente en dos prioridades. Con el fin de mejorar la competitividad del sector agrícola, casi 5 000 explotaciones agrícolas recibirán ayudas para la reestructuración y la modernización y 3.600 jóvenes agricultores recibirán ayuda para poner en marcha sus empresas. A fin de aumentar los niveles de competencias, el programa dará apoyo a la formación de cerca de 8.500 participantes y 12.500 personas o empresas recibirán asesoramiento personalizado. El 32 % del total del gasto público está presupuestado para dichos fines.

Con el 27 % del gasto total presupuestario, la restauración, preservación y mejora prioritarias de los ecosistemas relacionados con la agricultura y la silvicultura también se considera importante, con un 23 % de superficies agrícolas (y casi un 1 % de superficies forestales) sujetas a contratos de gestión para mejorar la biodiversidad. Cerca de 3.700 participantes recibirán formación relacionada con la protección medioambiental.

La ayuda al desarrollo rural, que constituye el segundo pilar de la política agrícola común, proporciona a los Estados miembros una dotación financiera de la UE cuya gestión se realiza, a escala nacional o regional, al amparo de programas plurianuales cofinanciados.

En total, están previstos 118 programas en los 28 estados miembros. El nuevo Reglamento de desarrollo rural para el periodo 2014-2020 aborda seis prioridades económicas, medioambientales y sociales, y los programas fijan claramente los objetivos que se desea alcanzar. Además, con el fin de coordinar mejor las actuaciones y maximizar las sinergias con los demás Fondos Estructurales y de Inversión Europeos (Fondos ESI), se ha celebrado con cada Estado miembro un Acuerdo de asociación que plasma su estrategia global de inversión estructural financiada por la UE.

Situación y desafíos

En España, el desarrollo rural se ejecuta a través de dieciocho PDR diferentes (uno a escala nacional y diecisiete, a escala autonómica), no obstante, los elementos comunes a los programas se presentan en un marco nacional. Además, la red rural nacional proporciona la financiación para la conexión en red de los agentes del desarrollo rural en España.

Castilla y León tiene una superficie de 92 226 km², de los cuales más del 96% es rural. Se trata de la región más extensa de España y adolece de su situación periférica, de la extensión de su territorio, de una baja densidad de población, de largas distancias entre los núcleos de población y de la dificultad de acceso a las zonas montañosas.

El clima se caracteriza por los grandes contrastes, con largos y fríos inviernos, veranos secos y calurosos, y un déficit hídrico general. El clima hace posible una biodiversidad extraordinaria en la región, pero tiene un impacto negativo en la producción agraria.

Con una densidad de población muy baja de 17 habitantes/km2 en las zonas rurales – el 25 % de la población es de edad avanzada, mientras que solamente el 12 % es de edad inferior a los 24 años- Castilla y León padece el éxodo de su juventud. En la región viven 2,5 millones de personas, el 25 % de las cuales en zonas rurales. La tasa de desempleo es del 22 % (2013), y casi del 50 % en la población joven. No obstante, la juventud goza de un alto grado de formación, lo cual es una baza de la región que debe aprovecharse.

La agricultura es de la máxima importancia en la economía de Castilla y León, ya que proporciona empleo al 7,3 % de su población activa. Se caracteriza por dos subsectores principales: los cultivos herbáceos y la ganadería, que entre ambos suponen el 94 % de la producción agraria total (el 46 % para los cultivos herbáceos y el 47 % para el ganado).

En Castilla y León hay 98.300 explotaciones agrícolas de un tamaño medio de 55 ha. Las explotaciones se caracterizan por sus equipos ineficientes y antiguos de bajo rendimiento en términos económicos y medioambientales. En particular, los sistemas de riego son frecuentemente demasiado ineficientes para resolver adecuadamente la tensión entre las necesidades de agua y la escasez de la misma.

La agricultura desempeña un papel clave en el mantenimiento del medio ambiente y de los paisajes, así como en el estratégico sector agroalimentario que persigue ser competitivo y estar orientado a la exportación. De hecho, el sector alimentario ocupa un puesto importante en la economía de la región, ya que da empleo al 27 % de la población activa y representa el 4,3 % del PIB. Se trata de un sector en crecimiento en Castilla y León, y uno de los más dinámicos.

Los principales retos a los que se enfrenta la región son la baja incorporación de agricultores jóvenes al sector primario y la necesidad de retener a los jóvenes en las zonas rurales ofreciéndoles oportunidades de empleos innovadoras y dinámicas, así como el marco de formación y asesoramiento indispensables necesario.

Las mujeres constituyen un activo fundamental para ayudar a retener a la población, y tanto la agricultura como la industria alimentaria son factores determinantes para promover su desarrollo económico y social. Debe fomentarse la transferencia de innovación y conocimientos en el sector alimentario.

Otro de los retos es el riesgo de abandono de las tierras de cultivo. En términos medioambientales, la región se enfrenta a problemas de vulnerabilidad al cambio climático (riesgo de inundaciones, sequía e incendios) y a la escasez de agua. El desarrollo económico sostenible va en consonancia con una política sostenible en cuanto a la adaptación al cambio climático y a la protección de los recursos naturales.

Actuaciones

Para hacer frente a estos desafíos, el PDR de Castilla y León financiará actuaciones con arreglo a todas las prioridades de desarrollo rural establecidas, haciendo especial hincapié en la competitividad del sector agrícola y de la silvicultura sostenible, así como en la restauración, conservación y mejora de los ecosistemas relacionados con la agricultura y la silvicultura.

Con un enfoque transversal centrado en la innovación en la base de los principios de selección de los proyectos de apoyo en el marco de numerosas medidas, el programa debería servir para lograr los objetivos de la región.

  • Fomentar la transferencia de conocimientos y la innovación en la agricultura, la silvicultura y las zonas rurales.
  • Mejorar la competitividad de la agricultura y promover la silvicultura sostenible
  • Fomentar la organización de la cadena alimentaria, incluyendo la transformación y la comercialización de los productos agrícolas, el bienestar animal y la gestión de riesgos en el sector agrícola
  • Restaurar, preservar y mejorar los ecosistemas relacionados con la agricultura y la silvicultura
  • Eficiencia de los recursos y clima
  • Inclusión social y desarrollo local en las zonas rurales
Las cuatro mayores medidas del PDR en términos presupuestarios (financiación pública total) son las siguientes:

816 millones EUR asignados a la medida 4: Inversión en activos físicos
219 millones EUR asignados a la medida 10: Agroambiente y clima
197 millones EUR asignados a la medida 8: Inversiones en el desarrollo de zonas forestales y aumento de la viabilidad de los bosques
175 millones EUR asignados a la medida 13: Ayudas a zonas con limitaciones naturales o específicas

PRINCAL

La Federación para la Promoción Rural Integral de Castilla y León (PRINCAL), que representa al 70% de los grupos de acción local de la comunidad, considera “positivo” el planteamiento del Programa de Desarrollo Rural de Castilla y León. Sin embargo, matiza que existen limitaciones presupuestarias que condicionarán el desarrollo de algunas medidas que serían “muy interesantes para la comunidad” autónoma con mayor superficie de la UE, con una características orográficas y climatológicas complejas, con importantes desigualdades espaciales, y sobre todo con tasas de desempleo y de despoblamiento preocupantes en algunas comarcas rurales.

En lo referente a LEADER, y a las medidas para la diversificación económica y mejora de la calidad de vida, en una región con un acusado problema de despoblamiento del medio rural y con deficiencias tanto en el tejido económico como en la disponibilidad de servicios, el PDR regional hace una apuesta por el trabajo de los grupos de acción local como conocedores principales de las potencialidades endógenas de sus territorios de actuación, y con experiencia en diseñar y poner en marcha estrategias de desarrollo en el medio rural.

Recientemente finalizó el plazo para la presentación de candidaturas de la convocatoria de selección de Grupos de Acción Local para el periodo 2015-2020, y PRINCAL considera que una vez aprobado el PDR regional, no debe demorarse la aprobación de los respectivos Programas de Desarrollo Locales que suponen la selección de los grupo que operaran en el medio rural de Castilla y León durante los próximos cinco años.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img