spot_img

La publicación agraria líder

viernes, julio 1, 2022
spot_img
InicioSectorLa aplicación de la industria 4.0 al sector agroalimentario

La aplicación de la industria 4.0 al sector agroalimentario

la Asociación de la Industria Alimentaria de Castilla y León (VITARTIS) ha organizado un encuentro para para buscar el desarrollo de proyectos innovadores
La aplicación de la industria 4.0 al sector agroalimentario es uno de los retos a los que se enfrenta el sector para mejorar su eficiencia, que además supone una oportunidad para mejorar los procesos productivos y para ajustar la producción a la demanda, con una inversión relativamente pequeña.

Así lo expusieron el vicerrector de Investigación y Transferencia de la Universidad de Salamanca y director general del Parque Científico, Juan Manuel Corchado, y Javier Prieto, de FIW Consulting, que participaron en una reunión de trabajo organizada por la Asociación de la Industria Alimentaria de Castilla y León (VITARTIS) con el objeto de ofrecer una visión global del beneficio de la industria 4.0 en el sector y buscar un camino para el desarrollo de proyectos innovadores en este ámbito.

Según Corchado, se trata de un “cambio de cultura que implica un análisis muy profundo de los sistemas productivos”, para lo que hay que hacer un trabajo de planificación “muy exhaustivo”.

La tecnología ofrece muchas posibilidades y hay que analizar las necesidades concretas de la empresa, pensando en el futuro, para construir sistemas que sean operativos, que aprendan y sean capaces de adaptarse a la evolución de la sociedad, de los procesos productivos, de la maquinaria que aparecerá en el mercado y a los hábitos de consumo en el futuro. “Los líderes lo son porque han invertido en tecnología. Es básico para ser líderes”.

Análisis de datos

Este proceso consiste en “transformar e incorporar las ventajas de las nuevas tecnologías” a través de la “mejora de los procesos para hacerlos más eficientes”. Para ello, hay que incorporar el análisis de datos en tiempo real con inteligencia artificial, con Big Data, con sistemas de almacenamiento en la nube, con informática distribuida, con internet de las cosas aplicadas a las empresas a través de sensores.

“Y con todo ese conocimiento desarrollar un sistema que haga que las cadenas de producción sean mucho más eficientes y que el personal también pueda utilizarlo para mejorar los sistemas productivos, para hacer que las empresas crezcan y para sacarlos incluso de tareas rutinarias”.

Tecnología barata

“Hay mucho hecho, pero queda mucho por hacer, porque nos encontramos en un momento en el que la tecnología es muy barata, los sensores son baratos, el hardware, el software… Antes era una inversión prohibitiva, pero hoy en día no”.

Además, recordó Juan Manuel Corchado, los grandes sistemas de almacenamiento se pueden alquilar a través de sistemas de pago por uso muy económicos, de manera que la inversión hay que hacerla sobre todo en conocimiento, más que en elementos físicos. Es decir, aprovechar la inteligencia del ser humano de la mejor manera para automatizar todas las actividades posibles y dar el mejor servicio al cliente, “optimizando así la relación tanto con proveedores, como con clientes y con competidores”.

La idea, según expuso Corchado, es conocer todo lo que sucede y utilizar la informática para sacarle el mayor partido a ese conocimiento, con el fin de crear una industria “mucho más eficiente, más competitiva y más amigable incluso para el trabajador”.

Subrayó que Castilla y León cuenta con unos empresarios de los que sentirse “muy orgullosos”, que cuentan con unas plantas de producción “extraordinarias” y que están “apostando claramente por esta tecnología”.

Aunque advirtió que incorporar esta tecnología obliga a su actualización permanente, por lo que constituye un proceso continuo, que se tiene que producir de forma sistemática y permanente en las empresas.

Ciberseguridad

Por su parte, Javier Prieto abordó las ventajas que tiene para la industria la digitalización de los procesos para mejorar la productividad. Y se refirió a algunas de las tecnologías que se pueden introducir en la industria agroalimentaria, como la fabricación aditiva que se utiliza por ejemplo para la fusión de leche en polvo, o la extrusión de material con las impresoras 3D.

También destacó los sistemas ciberfísicos, que entremezclan lo digital y lo físico, la robótica colaborativa, internet de las cosas, la realidad virtual y la visión artificial, como algunas de las tecnologías que existen y que pueden aprovechar por las empresas.

“Con poco más de lo que estamos haciendo y poca inversión vamos a conseguir reducir mucho nuestros tiempos”, aseguró.

Además, citó el Big Data y el cloud computing como opciones para el almacenamiento de datos, al tiempo que indició en que la ciberseguridad tiene que formar parte de ese planteamiento global de las empresas. “Hay que crear unos estándares comunes de seguridad y las industrias tienen que ser sus abanderados”.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img