spot_img

La publicación agraria líder

miércoles, mayo 18, 2022
spot_img
InicioSectorLa fertirrigación en extensivos

La fertirrigación en extensivos

Un equipo de fertirrigación adecuado debe ser preciso, fácilmente regulable, resistente a los productos químicos y capaz de inyectar los caudales solicitados a la presión del sistema. También debe contribuir a la reducción de los costes para que el cultivo resulte rentable

Departamento técnico de ITC

El proceso de dosificación de abonos líquidos en el agua de riego aporta grandes ventajas frente a otros métodos tradicionales de fertilización, sobre todo cuando hablamos de cultivos extensivos.

Entre ellas, destacamos:

– Mayor eficacia de los abonos, al aplicarlos ya disueltos al cultivo: el abono se aplica en los momentos más adecuados; no existe tránsito de vehículos sobre el cultivo; y se reducen las pérdidas por lavado (nitrógeno) e inmovilización (fósforo), propias de los abonados de fondo, al aplicar el fertilizante en los momentos de necesidad del mismo y en las cantidades precisas.
– Permite un mejor control de la aplicación.
– Incrementa el rendimiento del cultivo.
– Reduce las horas de trabajo invertidas en el abonado: el fraccionamiento del abonado apenas incrementa los costes de operación y permite al cultivo disponer del nutriente de manera continuada, sin picos ni momentos de baja disponibilidad.
– Permite adaptar la estrategia de abonado a la evolución del cultivo y a las condiciones ambientales.

Para instalar un equipo de fertirrigación, debemos contar con una bomba dosificadora que inyecte los abonos líquidos en la red de riego y que permita un control preciso de las unidades aportadas al cultivo. Un equipo de fertirrigación adecuado debe ser preciso, fácilmente regulable, resistente a los productos químicos, capaz de inyectar los caudales solicitados a la presión del sistema, y debe contribuir a la reducción del coste de cultivo. En agricultura extensiva, se aconseja el uso de plásticos, debido al ataque que los abonos producen sobre los metales.

Existen dos tipos de dosificación de fertilizantes: en pívot y en cobertura. El pívot se suele emplear con dosificadoras eléctricas trifásicas y en cobertura también las bombas con motor monofásico o motor 12VCC (baterías). También es posible dosificar aprovechando la energía del agua a presión, usando bombas dosificadoras hidráulicas.

En el mercado existen bombas especialmente diseñadas para ser altamente eficientes en cultivos extensivos. Por ejemplo, la DOSTEC 40 de ITC, que es apropiada para caudales de 2,5 a 500 l/h, y la nueva bomba EFR, para caudales mayores, de 207 a 3200 l/h. Además, ITC es referente mundial de la fertirrigación, gracias a la máxima eficiencia de sus bombas en la dosificación y en el control de fertilizantes y otros aditivos.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img