spot_img

La publicación agraria líder

domingo, mayo 22, 2022
spot_img
InicioSectorLa fuerte bajada del precio del petróleo no se traslada al gasóleo...

La fuerte bajada del precio del petróleo no se traslada al gasóleo agrícola

Mientras el precio del petróleo Brent retrocede más de una década y toca mínimos de 2004, este descenso no se traslada a los carburantes, uno de los principales gastos de la explotación agrícola
El precio del petróleo sigue derrumbándose y este lunes el barril de Brent ha llegado a retroceder hasta los 36,5 dólares, un nivel que no se observaba desde hace más de una década. En concreto, el crudo de referencia en Europa ha caído hasta mínimos de 2004 en la que supone su séptima sesión consecutiva a la baja.

Asaja Valladolid denuncia que esta bajada no se traslada en la misma proporción al gasóleo agrícola y carburantes, lo que provoca no sólo una situación injusta si no una perdida de competitividad de todo el sector.

El gasóleo B de uso agrícola es junto con el riego, uno de los costes de explotación más caros que tiene que afrontar los agricultores, ganaderos y cooperativas. Mientras que el petróleo ha vuelto a los precios de 2004, el del gasóleo agrícola apenas se ha movido.

El precio medio del gasóleo B se situó en 2004 en 0,464 €/l mientras que hoy mismo esta a 0,637 €/l. En lo que va de año, el Brent ha perdido más de un 36% de su valor y ha pasado de rozar los 70 dólares en el mes de mayo, hasta los mencionados 36 dólares. A pesar de estas diferencias, el gasóleo B solo ha descendido 0,17 céntimos.

Para Asaja, los grandes operadores, están inflando los márgenes porque hay poca presión competitiva, baja presión social y nula voluntad política para bajarlos. Para esta organización es urgente que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) abra una profunda investigación para aclarar cuanto antes esta anómala situación.

Gasóleo B
Este escenario injusto no solo afecta al gasóleo agrícola sino también al resto de carburantes. “Nuestras principales materias primas como la leche, el cereal o la remolacha, por ejemplo, viajan en camión y eso también repercute al sector y al precio que perciben finalmente los agricultores y ganaderos. Si no se adecua proporcionalmente la bajada del petróleo a los carburantes se ocasiona un grave perjuicio económico que no nos permite competir en igualdad de condiciones”, denuncia Lino Rodríguez, presidente de Asaja. Mientras que el precio del barril de petróleo ha caído un 41% en un año, la gasolina sigue costando 1,13 euros por litro, solo dos céntimos menos que hace un año.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img