spot_img

La publicación agraria líder

viernes, diciembre 9, 2022
spot_img
InicioRemolacha-Semilla“La investigación ha conseguido una remolacha más rentable, pero también más cómoda”

“La investigación ha conseguido una remolacha más rentable, pero también más cómoda”

Está claro que el precio del azúcar tocó fondo y que se va a ir recuperando. Ha pasado lo peor y hemos sido capaces de aguantar, con lo que podemos estar orgullosos”.

Así lo señala Laureano García, agricultor de Bercero, una localidad vallisoletana situada en las faldas de los Torozos. Junto a su hermano Miguel ha sembrado este año quince hectáreas de remolacha, que ha puesto después de trigo duro.

Para plantear las siembras ha analizado las tierras y tenido en cuenta las características de cada parcela, lo que le ha permitido escoger la variedad de remolacha más adecuada en cada caso.

Una de ellas ha sido Bali porque en Acor le advirtieron de que tenía una infección leve de nematodos y esta variedad es tolerante a esa enfermedad.

Polarización

También ha apostado por la Bercero, una variedad con bastante polarización y de peso equilibrado, para las tierras medianamente arcillosas. En tercer lugar ha escogido la Beetle porque es una variedad con mucha historia detrás, “con unos resultados muy contrastados y que resulta equilibrada”. La ha escogido para las tierras de menor calidad por ofrecer un peso razonablemente alto.

En los tres casos se trata de semillas de SESvanderHave, compañía de la que es cliente desde hace más de 25 años. “Florimond Desprez es una multinacional, pero que no pierde su espíritu modesto, su trato cercano con agricultores y colaboradores”.

La compañía “dedica una parte importante de sus ingresos a la investigación y al desarrollo de nuevas variedades en España. Diversifica su actividad y apuesta por el sector”, recalca.

Es de muchos años también la relación con Clemente Morate, responsable de Remolacha de SESvanderHave, quien destaca que las variedades que ha escogido Laureano ofrecen productividad, pero también comodidad para el agricultor. Poseen características como el tener un menor descuento en fábrica, ya que poseen una corona más estrecha.

Cercospora

“Estas tres variedades demuestran el trabajo de SESVanderHave por ir incrementando la resistencia a cercospora”, subraya Morate. En ese sentido la variedad Beetle se ha convertido en un clásico por su buena productividad, pero sobre todo porque representó el primer escalón en la lucha contra el hongo. Hace tres años, en pleno ataque de cercospora, Beetle destacó en provincias como la de León, donde sus hojas se mantenían de color verde al mismo tiempo que las demás amarilleaban y se marchitaban.

Muy similar es la variedad Bercero, que puede resultar una buena opción para el agricultor pese a que se habla menos de ella porque está “a la sombra de la Beetle”. El segundo escalón contra la cercospora está representado por la Papillon, y Bali supone el último peldaño hasta ahora. Con el añadido de ser resistente a nematodos. Este año Bali suscitó mucha curiosidad en el campo de ensayo de Aimcra en La Rioja. “Estaba en su segundo año y los diferentes técnicos ya nos preguntaban por ella; al tercer año, como preveíamos, saltó a la recomendación de Aimcra”, recuerda.

La prioridad del investigador es que las nuevas variedades sean productivas, que es el baremo por el que se las va a examinar. Pero más allá de ese dato, “la variedad se debe ir adaptando a la realidad. Estamos hablando de mejor conservación en los montones o silos con menor pudrición y menores pérdidas. “La calidad de la semilla es otra de nuestras señas de identidad. Es el objeto físico que tenemos en las manos: vigor germinativo, rapidez en la nascencia…”, remacha Clemente Morate.

 

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img