La publicación agraria líder
lunes, noviembre 29, 2021
spot_img
InicioSectorLeón cierra un año correcto en lo agronómico, pero con muchos retos...

León cierra un año correcto en lo agronómico, pero con muchos retos pendientes

El año agrícola 2020 transcurrió con cierta normalidad en la provincia de León alejado de la crisis que asoló y está asolando a otros sectores productivos de la provincia y del país con motivo de la situación sanitaria mundial. La normalidad en la campaña de riego de los cultivos y una climatología razonablemente buena a lo largo de todo el año y en particular lluviosa en los meses de primavera, permitieron cosechas en muchos casos por encima de la media habitual.

No fueron relevantes para el conjunto de la economía agraria de la provincia la incidencia de plagas y enfermedades que de forma habitual o frecuente atacan nuestras producciones. Sin novedades también en la lucha y control de enfermedades animales.

El año en el que el campo comenzó con movilizaciones reivindicando precios justos, no podemos decir que ese problema se arreglara y que se pagara al agricultor y ganadero lo que realmente le corresponde, pero sí hay que decir que se produjo un repunte en el precio mundial de los cereales del que se beneficiaron muchos productores de cereales de invierno y la totalidad de los cultivadores de maíz. Problemas que se temían en la comercialización de ciertas producciones como patatas o uva para vino, efectivamente se produjeron al darse una menor demanda y caída de las cotizaciones, pero la caída no fue tan grande como la esperada, y lo más importante, no quedó mercancía sin salir al mercado.

En las producciones ganaderas, se constata caída del número de ganaderías a pesar de que el volumen de ventas se mantiene o incrementa, con la excepción del ovino de carne y leche que sufre una sangría importante cada año, también en el 2020. En los precios podemos destacar como más relevante un cierto repunte de la leche de ovino, y una caída en las cotizaciones de la carne tanto en vacuno como en ovino.

Es justo reflejar una contención de los costes sobre todo por la vía de la compra de abonos y gasóleo. Los ganaderos obtuvieron forrajes a precios asequibles dada la abundancia de cosecha y pastos, pero han tenido que pagar más caros los piensos en la segunda parte del año debido a la subida de los cereales y sobre todo de los productos altos en proteína como torta de colza y soja que mayoritariamente importamos. Los costes laborales, para quienes tienen asalariados, subieron también como consecuencia de la subida del SMI que situó las nóminas por encima de lo pactado en el Convenio de Actividades Agropecuarias de la provincia de León.

Las ayudas directas al sector de fondos de la PAC llegaron con regularidad y han supuesto una inyección de 105 millones de euros en las economías agrarias de la provincia.

El sistema bancario está respondiendo con normalidad a las necesidades de financiación del sector agropecuario, necesidades que son cada vez mayores debido al mayor tamaño de las explotaciones y a la transformación a nuevos regadíos y modernización de los sistemas de riego. El sector está amortizando con normalidad los préstamos con intereses subvencionados que se concedieron con motivo de la sequía de 2017 y 2019.

ASAJA ha estimado el valor de mercado de la producción agroganadera de la provincia en 2020 en 688.480.000 euros, representando el subsector agrario 378 millones de euros (54,9%), y el subsector ganadero 310,48 millones de euros (45,1%). Venta de producciones (688,48 millones de euros) y ayudas directas (105 millones de euros), han supuesto unos ingresos brutos para el sector agroganadero de la provincia de 793,48 millones de euros.

El cultivo del maíz, que representa el 25,85% de las ventas de todo el sector (el 47% de todas las ventas de productos agrarios), y el vacuno de leche, que representa el 27,38% de las ventas de todas las producciones ganaderas, son los dos subsectores más relevantes desde un punto de vista cuantitativo que mueven la economía agropecuaria provincial.

CEREALES DE INVIERNO

La climatología favorable, sobre todo en los meses de primavera, permitió una cosecha con rendimientos de un 20% superior a la media de las últimas 5 campañas. Se cultivaron 104.831 hectáreas, de ellas 76.155 en secano y 28.676 en regadío (27,35%). La producción ascendió a 425.135 toneladas, representando el trigo el 57,62%.

Respecto a los precios, el arranque de campaña fue de precios muy bajos tanto en los mercados locales y nacionales como internacionales, y se inició una tendencia alcista a finales de septiembre que se mantuvo al menos hasta el cierre del año. En la sesión de la última Lonja de León del año 2020, el trigo cotizó a 190 euros la tonelada, la cebada a 165 euros la tonelada, la avena a 170 euros la tonelada, el centeno a 158 euros la tonelada, y el triticale a 184 euros la tonelada.

El valor de la cosecha, a un precio medio de mercado, se situó en 74 millones de euros.

MAÍZ

A finales de año la campaña de recolección de maíz se encontraba en su ecuador en la provincia de León, una de las regiones de Europa en la que más tarde se hace esta labor. El cultivo ha seguido creciendo en superficie y ha alcanzado en 2020 la cifra de 71.837 hectáreas de maíz con destino a grano, frente a las 69.013 del año anterior, lo que representa un crecimiento del 4,01%. Los rendimientos provisionales están en 12.450 kilos por hectárea, lo que representa una producción global de 894.371 toneladas de grano, alcanzando un nuevo récord al superar las 862.663
del año anterior.

Los precios han sido favorables al coincidir el repunte de precios mundiales con el inicio de la campaña en León a mediados de octubre, y se han situado casi inamovibles en 200 euros por tonelada, lo que supone un incremento importante respecto a los 180 euros por tonelada de 2019 y 2018.

León se mantiene como la principal provincia productora de maíz de España, y este cultivo representa aproximadamente 25% de la producción final agraria de la provincia con una facturación de 178 millones de euros.

REMOLACHA

Se han sembrado en la provincia de León 3.823 hectáreas de remolacha, lo que supone una caída del 13,40% respecto a las 4.415 del año anterior. El retraso en la recolección, que no se espera su inicio antes de finales de febrero, hace que no haya datos sobre rendimientos reales, pero la Comisión Provincial de Estadística los estima en 85 toneladas por hectárea, por lo que la producción total ascendería a 324.955 toneladas, la más baja en toda la historia del cultivo en la provincia. El valor de esta producción escasamente alcanzará los 10 millones de euros.

Una parte importante de esta superficie, que podría rondar el 25%, es remolacha producida directamente por la empresa AB Azucarera o con contratos de integración entre dicha empresa y los agricultores.

PATATAS

Este cultivo ocupó una superficie de 1.479 hectáreas, ligeramente inferior a las 1.514 hectáreas del año anterior. Con unos rendimientos de 38,7 toneladas por hectárea, la producción total alcanzó las 57.447 toneladas, muy lejos de las 70.552 toneladas del año anterior. Los precios evolucionaron a la baja aunque se evitó un desplome gracias a que una mayoría de la producción estaba con contratos de precampaña. El valor de la producción alcanzó los 6,8 millones de euros.

ALUBIAS

La superficie de siembra fue de 4.275 hectáreas, con unos rendimientos bajos de 2.450 kilos por hectárea, lo que supone una producción global de
10.474 toneladas. Esta producción supone un incremento de 41% respecto a las 7.420 toneladas del año 2019.

La escasez de oferta en el mercado internacional hizo que hubiera una buena demanda por parte de las empresas envasadoras radicadas en la
provincia de León, pero esa mayor demanda no se tradujo en mejores precios, pues “casualmente” todas pagaron al mismo precio, por lo que no
se ejerció una libre competencia. En las variedades más comunes el precio se incrementó unos cinco céntimos respecto al año anterior,
representando un incremento entre el 5 y el 6%.

El valor de la producción alcanzó los 9,9 millones de euros.

LÚPULO

Se ha declarado una superficie de 545 hectáreas, con unos rendimientos de 1.635 kilos por hectárea, alcanzando la producción total las 891 toneladas, el 6,8% más que en 2019.

La calidad del producto fue inferior, lo que se ha traducido en un menor precio al estar este muy relacionado con dicha calidad.

El valor de la producción se ha situado en unos 3,6 millones de euros.

VIÑEDO

La Comisión Provincial de Estadística ha cifrado la producción de uva en 20.500 toneladas, un 4,6% inferior a las 21.500 toneladas de 2019. En la DO Bierzo el 90% de la cosecha se ha vendido dentro de la propia DO y los rendimientos declarados han sido de 6.800 kilos por hectárea, muy bajos para esa región productora. En la DO León el 50% de la producción se ha vendido dentro de la propia DO y el otro 50% como vino de mesa o amparados por otra figura de calidad. El rendimiento declarado por estos viticultores de la DO León ha sido de 5.000 kilos por hectárea.

El la DO Bierzo se recibieron un 14,8% menos de uva que el año anterior, y en la DO León un 19,1% menos.

El valor de la producción de uva en la provincia de León alcanzó los 9,7 millones de euros.

En resumen, la producción no ha sido buena, pero tampoco desastrosa, y los precios no se desplomaron tanto como se temió en un momento determinado.

FORRAJES

Debido a esa climatología de primavera lluviosa, como ya ocurriera con los cereales, la campaña de cultivos forrajeros en secano fue buena y en contraste con la de 2019 que fue muy mala. El forraje de cereal de invierno o cereal de invierno mezclado con vezas tuvo unos rendimientos superiores a las 5 toneladas por hectárea. Buenas producciones también tanto para la veza forrajera como para la alfalfa cultivadas tanto en secano como en regadío.

En veza forrajera se cultivaron 9.035 hectáreas en secano y 1.009 en regadío, con una producción de 56.251 toneladas. En alfalfa, se cultivaron 4.970 hectáreas de secano y 6.451 de regadío, con una producción total de 111.685 toneladas.

Respecto al maíz forrajero, se consideran con este destino 2.930 hectáreas con una producción de 210.000 toneladas de cosecha destinada en su totalidad a la elaboración de ensilado.

La campaña también fue buena respecto a la cosecha de hierba en prados naturales para su transformación en heno o en microsilos. La Junta estimó una superficie de 29.376 hectáreas de prados de secano y 17.434 en regadío, con una producción total de 198.607 toneladas de heno.

Como por lo general corresponde a años de abundante cosecha y por lo tanto mayor oferta, los precios fueron inferiores a los de años anteriores.

También influyó en estos precios la menor fluidez de la exportación de la alfalfa.
Los forrajes es una producción muy importante en la provincia de León. El forraje de cereal, la alfalfa, la veza, el heno de prados naturales y el maíz forrajero, tienen un valor, un año como el 2020, que estimamos en 51 millones de euros.

Por otra parte ha sido un buen año de pastos debido a una climatología lluviosa y suave en todas las zonas de montaña y con escasa presencia de la nieve, lo que ha permitido el pastoreo durante prácticamente todo el año.

GARBANZOS Y LENTEJAS
Son dos cultivos vinculados al secano y con una superficie poco representativa. Ambos cultivos tienen problemas de comercialización y por lo tanto no son cultivos estables en el plan de siembra de los agricultores leoneses.

Se cultivaron 473 hectáreas de garbanzos con una producción de 442 toneladas, y tan solo 44 hectáreas de lentejas con una producción de 42 toneladas.

CULTIVOS DE HUERTA

Destacamos el cultivo de la lechuga con 4 hectáreas y 104 toneladas; tomate 8 hectáreas y 552 toneladas; pimiento 48 hectáreas y 1.200 toneladas; ajo11 hectáreas y 126 toneladas; cebolla 32 hectáreas y 1.159 toneladas; puerro 39 hectáreas y 897 toneladas; zanahoria 18 hectáreas y 1.170 toneladas; brócoli 25 hectáreas y 300 toneladas; col repollo 38 hectáreas y 1.439 toneladas; y coliflor 11 hectáreas y 264 toneladas.

El valor de la producción hortícola lo estimamos en 3,7 millones de euros.

GIRASOL Y COLZA

Es un cultivo en aumento en las tierras de secano de mayor calidad, pero por el contrario no resulta interesante para cultivar en regadío. Los rendimientos han sido razonablemente buenos, alcanzando los 1.200 kilos por hectárea en secano. La siembra total –secano y regadío- ascendió a 12.427 hectáreas, similar a la de 2019, con una producción total de 23.486 toneladas.

Los precios arrancaron a niveles bajos, pero mejoraron a lo largo de la campaña impulsados por el alza de los cereales y las oleaginosas a nivel mundial.

Respecto a la colza se cultivaron 2.322 hectáreas con una producción de 6.325 toneladas, con unos rendimientos razonables.

El valor de mercado de estos cultivos oleaginosos ascendió a 10,4 millones de euros.

OTROS CULTIVOS

· Vezas para grano: se cultivaron 1.494 hectáreas con una producción de 1.536 toneladas.

· Guisantes consumo animal: se cultivaron 453 hectáreas con una producción de 548 toneladas.

· Altramuces: cultivo de 72 hectáreas con una producción de 57 toneladas.

· Soja: Se cultivaron 64 hectáreas en regadío, con una producción de 192 toneladas, y se estima que haya ido destinada al consumo humano.

El valor de mercado de estas producciones ascendió a 0,6 millones de euros.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img