spot_img

La publicación agraria líder

viernes, diciembre 9, 2022
spot_img
InicioSectorLos cultivos del Bajo Duero vallisoletano se quedan sin agua para regar...

Los cultivos del Bajo Duero vallisoletano se quedan sin agua para regar tras la falta de acuerdos

La reunión de ayer entre los regantes del Alto Duero y los del Bajo Duero, en la Junta de Explotación en la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), no sirvió para llegar a un acuerdo. Los cultivos en más de 4.000 hectáreas de Tordesillas, Pollos, Castronuño y Simancas- Geria- Villamarciel no contarán con agua procedente del embalse soriano de Cuerda del Pozo. Le entrevista de hora y media apenas sirvió para nada.

Los regantes de Almazán justificaron la negativa de ceder parte de su cupo en que la campaña de riego aún no ha terminado para sus viñedos y frutales. También mostraron su empeño en mantener reservas hídricas para 2018, que puede ser asimismo otro año “complicado”.

«No se puede hacer nada más. Ya está todo cerrado», admitió tras la reunión el presidente de la Comunidad de Regantes de Tordesillas, Miguel Ángel Peláez. “La gente va a perder mucho”, advirtió. Hay quien ya ha comenzado comenzado a picar en verde el maíz, ya que apenas dará nada si esperan a la producción en grano.

Lo que marca la ley

En la Confederación Hidrográfica del Duero señalaron que el organismo ha «cumplido escrupulosamente» el papel que marca la ley, que establece que la Confederación o el Ministerio de Agricultura no puede dar a una comunidad de regantes el cupo de agua que ya corresponde a otra. La cesión sólo es posible con acuerdo entre ambas partes.

El comisario de aguas de la CHD, Ángel González, confirmó que «no hay ninguna solución» para los regantes vallisoletanos de Tordesillas, Pollos, Castronuño y Simancas- Geria- Villamarciel. Las peticiones de actuación unilateral de la Confederación y el Ministerio «no eran realistas». «No está previsto en la ley», recalcó González.

Sin lluvias

Por desgracia, las previsiones meteorológicas de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) tampoco son de alivio. No hay nada claro. Para la próxima semana, los modelos informan de una “anomalía positiva” (desviación respecto al valor medio climatológico) en Castilla y León debido a las tormentas que se van a producir este fin de semana y primeros días de la siguiente.

Si tenemos en cuenta que en Valladolid el valor normal de precipitación para el mes de agosto es 16 milímetros cúbicos, basta con que un chubasco deje 8 o 10 milímetros de agua para que se cumpla la predicción. “Pero esto no arregla para nada el déficit de precipitación que llevamos”, comentan en Aemet.

Las predicciones mensuales y estacionales (de septiembre a noviembre) no son tampoco favorables respecto a la precipitación. No hay que perder de vista que todavía las predicciones no son absolutamente certeras (hay dudas). En cambio, no presentan dudas sobre la temperatura: se espera que los valores estén por encima de lo normal.

ÚLTIMAS NOTICIAS
spot_img
spot_img
spot_img